La COP22 deja para 2018 las acciones contra el cambio climático

Como ya contábamos en este artículo, hace tan solo unas semanas llegaba la COP22. De nuevo el medio ambiente se colocaba en la agenda política y mediática, en una nueva cumbre internacional sobre el clima que sucedía a la, ya marcada como histórica, Cumbre de París, donde se pactaron nuevos acuerdos a nivel mundial que debían dejar muy atrás el fracaso que supuso el Protocolo de Kyoto desde finales del siglo pasado hasta estas fechas. De esta manera, durante estos días han vuelto a juntarse los líderes mundiales -algunos, simplemente de facto- para dotar a los acuerdos parisinos de una materia, así como seguir luchando por la contribución de un futuro alejado de emisiones contaminantes.

Si bien es cierto que esta nueva COP no ha causado tanto revuelo mediático como la anterior, en esta ocasión se han realizado diferentes conferencias que han dejado un titular indiscutible: los gobiernos aplazan las acciones al próximo 2018. De esto se pueden hacer muchas lecturas, pero la propia organización aclara que esto se ha decidido así para “completar las normas de aplicación del Acuerdo de París con el fin de asegurar la confianza, la cooperación y su éxito en años y décadas venideros”. Toca recordar también que la propia organización había definido esta nueva Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático como “la COP de la acción”.

“Debe ser la reunión de la acción para llevar a cabo las diferentes prioridades recogidas en el Acuerdo de París, incluidas las relativas a la adaptación, la transparencia, la transferencia de tecnología, la atenuación, la creación de capacidad, las pérdidas y los daños”, según señala la organización como el principal reto. El pasado viernes, la Conferencia de las Partes firmó la “Proclamación de Marrakech”, que recoge el compromiso de los países a idear acciones para implementar antes del horizonte 2020. Es decir, el Acuerdo de París, ratificado, puesto ya en vigor, está ahí, pero los países ya tienen que ponerse con las medidas para alcanzar los objetivos. Con esto parece que el problema del cambio climático viene de antes de ayer.

Una amarga “consolidación”

Salaheddine Mezouar durante la COP22. Fuente: Agencia EFE
Salaheddine Mezouar durante la COP22. Fuente: Agencia EFE

En Marrakech se han firmado nuevos compromisos que se suman a los alcanzados en París, pero la acción, que supone otro paso, todavía no acaba de llegar. Con la eliminación de las emisiones contaminantes como meta fundamental, así como la implantación de nuevos modelos energéticos y económicos, tendremos que esperar y comprobar que los gobiernos -por lo menos el nuestro- cumplen con su palabra. Salaheddine Mezouar, presidente de la Conferencia celebrada en el país marroquí, expresó que “nuestra visión ha quedado consolidada en los resultados de estos últimos quince días y estamos trabajando para realizar progresos concretos y acciones revolucionarias desde ahora hasta el final de 2017”, año que tiene que ser “de los proyectos a gran escala, de la movilización de financiación, y del acceso a los fondos financieros que serán necesarios para la adaptación” (aunque algunos ya creíamos que esto se comenzaría a hablar este año).

Según expresa Ecologistas en acción, la COP22 ha hecho oídos sordos de la “urgencia del cambio climático”, ya que no han conseguido un consenso ni unos avances “útiles”. De esta manera, han planteado la necesidad de concretar varios instrumentos de acción, como la financiación del Fondo Verde, o la eliminación de los mecanismos de compensación que “se han seguido desarrollando”. Ante estas denuncias y otras demandas anteriores, también compartidas por otros organismos, colectivos y plataformas internacionales, durante la celebración de la cumbre oficial, se desarrolló una paralela, llevada a cabo en la Univ. Cadi Ayyad de la misma ciudad, donde se presentó finalmente la Declaración de Marrakech [por el cambio climático].

En esta lucha por la “justicia climática”, respaldada por la declaración alternativa a la Proclamación de Marrakech y a la que se han suscrito decenas de redes de acción y cambio de todo el mundo (solo Ecologistas en Acción por parte de España), se proponen luchar por la transformación de los modelos energéticos, así como por derechos fundamentales y por el “empoderamiento de toda la gente”.

Queda evidencia, por lo tanto, de la profunda brecha que existe, y con amplios horizontes, a la hora de plantear las medidas para frenar el calentamiento global, un problema que llevamos viviendo desde hace años, y seguimos viendo sus efectos sobre nuestro planeta. Un calentamiento que seguirá en aumento, propiciando un mayor cambio climático -a peor, claro-, mientras los actores internacionales que se reúnen año tras año tras la gran bandera azul de las Naciones Unidas, siguen sin bajar los pies a la tierra.

La reducción de estos efectos seguirá siendo un tanto utópica, en cierto modo, al menos, hasta 2018.

Ante un cambio de paradigma energético

El cambio climático sugiere un debate que se regenera sobre la sostenibilidad del planeta en un futuro cada vez más próximo. Nos encontramos en un momento en el que ya conocemos muchos de los avances que se han llevado a cabo para frenar esta alteración climatológica, y muchos de ellos bien sabemos que se han empezado a llevar a cabo. Hace tan solo unos meses, se celebró en parís la 21ª Cumbre del Clima, a la que asistieron cerca de cuarenta y cinco mil asistentes y estuvieron presentes los dirigentes y altos cargos de un total de 195 países de todo el mundo. Allí, tras años de falta de pactos que se llevaran a la realidad, se llegó a un acuerdo ya proyectado, que en palabras del presidente de la COP21, Laurent Fabius, es “diferenciado, justo, duradero, dinámico, equilibrado y jurídicamente vinculante”. Recientemente, las Partes que participaron en el Acuerdo han ratificado dicho convenio multilateral en Nueva York, lo que se ha señalado como el punto de partida hacia la consecución no solo de la reducción de emisiones y el aumento de eficiencia energética, sino hacia un nuevo modelo y un paradigma totalmente distinto.

Objetivos necesarios, quizá demasiado tardíos.

Sin duda, las resoluciones que se plantearon en esta histórica Cumbre contra el cambio climático merecen gran importancia, por lo cual los países asistentes deben avanzar juntos hacia un objetivo común. En muchos de ellos ya se han llevado a cabo grandes medidas, y en otros, donde sigue reinando la economía del hidrocarburo, no tanto; pero ello no tilda de imposible la consecución de unos objetivos más que necesarios si se quiere poner remedio a lo que cada día, a pesar de que no nos demos cuenta, sigue azotando a nuestro planeta, y es ese calentamiento global que ya trae numerosas consecuencias en un buen número de puntos del planeta. Pero también debemos hablar de las consecuencias de ese acuerdo. Muchas entidades, compañías, así como partidos políticos y otras organizaciones no tardaron en criticar dicha Conferencia con carácter global, basándose en unos argumentos justificados y en una serie de promesas, convenios y acuerdos que han tardado en llegar. No podemos evitar pensar en las medidas que se han anunciado en años anteriores en países como España, al igual que no podemos olvidarnos de la persistencia -cada vez más frágil- de los combustibles fósiles.

Nuevos planes estratégicos
Es necesario reflexionar sobre los pilares que sostienen el modelo de vida actual y por ende, el modelo de consumo energético que se lleva a cabo en los diferentes países. Países como China, que ya hace varios años lanzó diversos proyectos centrados en aumentar la presencia de la energía nuclear en su territorio y sigue con un alto nivel de consumo de carbón en la actualidad, han decidido elaborar diferentes planes estratégicos para aumentar la presencia de las energías renovables. Sin ir más lejos, el gigante asiático ya plantea una red global que use nuevas tecnologías con inversiones millonarias para aportar su ayuda en esta lucha común contra un mayor calentamiento global. También en América Latina, en 2014 se produjo un incremento del 25% en la capacidad de energías renovables, y de 352GW instalados, el 11% ya provenía de energías ‘limpias’. El precio del petróleo también incide en este cambio de paradigma, dado que últimamente ha habido también una mutación en la tendencia del importe del petróleo debida a la disminución de la producción. Recientemente, el Banco Mundial ha dado a conocer el pronóstico que hace en cuanto al precio del barril en este año, el cual subirá hasta los 41 dólares.

En el caso de la Unión Europea, en 2013 los niveles de importación de energías primarias superó los 900 millones de TEP -toneladas equivalentes de petróleo-, aunque con una tendencia a la baja respecto a los años anteriores. En el caso de la tasa de dependencia, en 2013 se mantuvo el ratio del anterior año, aunque si ponemos la mirada en la década anterior, ha subido hasta cuatro puntos dicha relación en la importación, cuyos principales productos son los combustibles fósiles, así como el crudo y el gas natural.
eurostat
Fuente: Eurostat.

A pesar de estas cifras que denotan unos altos niveles de importación de recursos fósiles en la Unión Europea, desde hace varios años se han marcado varios objetivos desde los veintiocho países para “evitar los peligros del cambio climático”. Entre ellos, se han marcado varios plazos para el cumplimiento de estos requisitos, con la mirada puesta en la consecución de reducir las emisiones en 2050 hasta un 95% con respecto a 1990. Ya en la década pasada, la UE propuso disminuir las emisiones (2013-2020) en un 18%, aunque ahora ha aumentado el ratio y se ha propuesto llegar hasta el 20% en los próximos cuatro años, y hasta un 27% en la siguiente década. Entre estos objetivos también están el aumento de consumo de energía derivada de energías renovables, así como el incremento de la eficiencia energética.

Ello lleva consigo también una modificación de las políticas energéticas en el marco de la Unión, así como en los países miembros. Es importante recalcar que la Unión Europea no puede conseguir un objetivo si esa meta no se hace común y extensible a los Estados miembros, que deben tener en cuenta también este cambio de paradigma y aumentar su papel en la cooperación internacional en este sentido.

Ante este escenario mutante y los acuerdos que recientemente se han ratificado sobre la lucha común ante un cambio climático cada vez más latente, queda pensar en cuáles van a ser las medidas que se van a llevar a cabo en los diferentes países que han firmado el convenio. Hoy, debemos tener la mirada puesta en este cambio de paradigma y de modelo tanto de vida como económico que desatará la transición hacia las energías limpias, que cada vez son más reivindicadas y acabarán dejando a la industria de los recursos fósiles en un segundo plano. También hemos de tener la mirada fijada en las relaciones políticas entre las grandes potencias, que son clave en este aspecto. A pesar de que Estados Unidos y China parece que recientemente han acercado posturas en esta parte del tablero, tendremos que esperar al cambio en la Casa Blanca para ver cómo evolucionan estas posturas. La Unión Europea tampoco debería esperar a poner en marcha nuevas medidas y nuevas políticas en el marco energético, así como ampliar el consenso entre los países miembros. Europa puede ser líder en el amplio campo de la industria de las energías renovables y, como señalan muchos expertos, debe mover ficha cuanto antes.

Políticas energéticas en común
Poner freno al calentamiento global tiene una gran implicación geopolítica. El primer paso en firme ya se dio en París y ahora se ha firmado en Nueva York. Ahora toca analizar cómo se va a llevar a cabo ese tránsito hacia las energías limpias y cómo van a actuar los países importadores de petróleo ante esta deriva que sin duda acabará causandoles perjuicio. Cada vez es más importante asumir nuevas responsabilidades y no hemos de olvidar a cada una de las partes que juegan en este terreno. Se trata de un reto que cambiará el modo de vida en todo el mundo, así como las prácticas energéticas en todos los hogares, con un fin común que no ha llegado demasiado temprano y tiene unas perspectivas quizá demasiado lejanas, como ya se ha apuntado. Los países que recientemente han firmado este acuerdo deben avanzar de un modo unánime hacia la consecución de los objetivos que se han marcado. Las relaciones internacionales cambiarán en los próximos años, previsiblemente, debido a las permutaciones que se realicen en las políticas energéticas, que derivarán en nuevas relaciones, así como convenios.

Vanesa Saiz: “hay mucho trabajo por hacer, no solo en RTVCM, sino con respecto a los medios públicos”.

Fuente: twitter @saizechezarreta
Fuente: twitter @saizechezarreta

Además de ser profesora de la Facultad de Periodismo de la Universidad de Castilla-La Mancha (donde es vicedecana), ahora desempeña una nueva labor en todos los sentidos: nunca antes un profesor o profesora de esta Facultad había formado parte del Consejo de Administración del Ente Público Radio Televisión Castilla-La Mancha. Ésta docente, natural del norte de la Península, ha llevado a cabo diversas investigaciones sobre temas como la sociosemiótica de los discursos mediáticos, el espacio público y las lógicas mediáticas o la semiótica de las emociones, además de la comunicación en el ámbito del cambio social y los movimientos sociales.

Desde hace unos meses forma parte de este organismo de la Radio Televisión regional, al ser designada por Podemos, organización política a la que pertenece. Nos reunimos con ella en su ‘hábitat natural’, la Facultad, para que nos cuente su experiencia en este nuevo trabajo, los parámetros de mejora y de cambio y si es posible el mantenimiento de un medio de comunicación público. Lo primero que tratamos que nos explique es cómo se siente en el Consejo, con su nueva función de secretaria. Saiz admite que siente la sensación de que siempre trabaja “en todos los lados” y no esconde que se siente también “un poco abrumada”, ya que ahora mismo “hay mucho trabajo por hacer, no solo en RTVCM sino con respecto a los medios públicos”. Se trata, según sus palabras, de un “tiempo de cambio con muchas hoces, muchos proyectos”.

Preguntamos a la profesora qué supone, tanto para ella como para la Facultad en su conjunto, este nuevo puesto, a lo que nos contesta que “es una posición un tanto ‘rara’, en el sentido en que yo estoy nombrada por Podemos y el nombramiento tiene este doble carácter“, en referencia a “haber decidido participar en política, con este partido”, y también al otro tipo de vinculación entre el medio público y dicha Facultad. Vanesa Saiz se postula optimista en el punto de considerarse “una persona que puede tender puentes entre estas dos instituciones“, aunque matiza que no es la primera, ni la única. También piensa que será “interesante” su trabajo en un organismo más político, mientras que su experiencia siempre se ha desarrollado en un entorno docente e investigador, “un entorno donde el debate se hace de otras maneras, más vinculado a lo técnico”, lo cual para ella es un buen síntoma a la hora de “abrir la brecha para entender este ámbito de decisión de otra manera, no como se había venido entendiendo hasta ahora”, como una “prolongación de los partidos políticos”.

Sobre la ‘escasa’ relación entre Universidad y Radio-Televisión autonómica estos años anteriores, nos corrige y explica que “la UCLM ya tuvo durante dos años un programa semanal en el que se hablaba de casos de investigación, investigación científica”, por lo que ya existía esa colaboración, a la que se une  la presencia de estudiantes en prácticas.  “Lo cierto es que los últimos años esa relación no se ha dado, y lo que hay que hacer ahora es reforzarla“, matiza la docente, y “hay muchas vías para reforzar esa relación“. Uno de los focos es la Facultad de periodismo, “cantera de los que puedan entrar en los próximos años para reforzar la plantilla del medio”, aunque ese no es el único vínculo, ya que cree en el refuerzo de la presencia de la Universidad pública “a través del Derecho de Acceso” para así “generar programas interesantes” para que el ente público sea un órgano también de cohesión regional. “Juntos pueden ser un foco para potenciar otro tipo de contenidos de servicio público que ahora mismo no se dan”, por lo que “hay cosas que hacer y cosas que pensar”, según nos cuenta, y defiende que la UCLM también puede dar la posibilidad de pensar “cómo cambiamos la filosofía y las estrategias” del medio de comunicación, al tener las herramientas adecuadas: “Creo que nosotros tenemos también esa función de investigar sobre cuál va a ser su futuro y cuáles son las posibles vías de actuación con respecto a la RTVCM”, determina.

Para pensar en el futuro, hay que tener en cuenta también el pasado. Saiz piensa que el panorama de los medios públicos “todo el mundo está de acuerdo en que ha sido bastante malo“, y marca como excepción la primera etapa del gobierno de Zapatero, junto a las propuestas que se hicieron. “En España no se han acabado de creer que los medios públicos tienen que estar al servicio de la ciudadanía”. Se muestra tajante a la hora de decir que “todos los gobiernos, casi sin excepción, han entendido a los medios públicos como una especie de espacios de control y en muchos casos de manipulación muy burda”, y lo considera un error cuya consecuencia es “que los medios públicos no acaben de despegar en nuestro país como se merece la ciudadanía” porque cree que ha sido muy grande la falta de transparencia, junto a las malas gestiones realizadas y la falta de datos “para saber qué se estaba haciendo”. La profesora centra los ‘errores’ en el hecho de que “no se hayan implantado los contratos-programa, que no haya habido sistemas para evaluar tanto desde el punto de vista económico como el de rentabilidad social la programación que se estaba haciendo y que se estaba cumpliendo con la emisión”. La cultura sobre la calidad y la orientación a la mejora que hay en empresas y en instituciones, explica la investigadora, “no llegó a los medios públicos, y lo estamos pagando” y espera que no sea demasiado tarde para superarlo.

Sus ingredientes para llevar acabo este objetivo son claros, y están encabezados por una sugerencia: “que la voluntad política de todos los partidos que ahora dicen que están a favor de la regeneración democrática, por la transparencia, por la mayor participación, etc. sea efectiva y se lo crean”. Y si eso no sucede, “no servirá absolutamente de nada”, deja zanjado la actual secretaria del Consejo de Administración. Añade, a continuación, la necesidad de audacia “por parte de los que gobiernan y de los que van a marcar el paso de los medios públicos” para saber que la Radio-Televisión “no puede seguir con un modelo lineal” en un entorno que marca justamente lo contrario. Al plantearle que ese planteamiento suene un poco utópico, ella no se retracta: “puede ser utópico pero la utopía es aquello que todavía no está, que está por venir” y tiene en cuenta una serie de condiciones de posibilidad, porque lo que concierne a la comunicación y lo multimedia es ahora “un núcleo central para la participación política y para el desarrollo económico“. “Hay un interés por el cambio democrático y por las formas de hacer política, por los modelos de ciudadanía, más participativa, más involucrada” nos cuenta Saiz, “la gente se ha acostumbrado a poder hablar, a realizar sus contenidos a través de Internet, y todo eso hace más fácil que se imagine ejerciendo el derecho de acceso en los medios públicos“, y añade ejemplos de estudiantes que puedan presentar sus producciones para que sean emitidas. “Te parece más factible y crees que ya tienes ese derecho y lo puedes ejercer”, sentencia.

A continuación le marcamos un nuevo tema: la independencia que tanto se desea hoy en día entre los medios públicos y los gobiernos. Vanesa Saiz mantiene que hay que desgubernamentalizar el Consejo de Administración para que así “no dependa del ciclo electoral, sino tener otros tiempos”, y consecuencia directa de esa independencia debe ser “escoger al Director general por mayorías cualificadas en el Parlamento”. Pero antes, los candidatos, según matiza, “deben venir con un Plan Estratégico debajo del brazo” para poder valorarlo”. También deja clara su postura sobre los Consejos Asesores: deben desaparecer tal y como los conocemos ahora mismo, “porque no tienen mucha capacidad de decisión”. Su solución, y la de su partido en su conjunto es la idea de pasar a generar consejos sociales que tengan atribuciones que hasta ahora tienen los Consejos y “que sean mucho más ágiles en la toma de decisiones”, a la par de efectivos. “El Consejo de Administración no tiene las cualificaciones profesionales para ejercer una verdadera labor de fiscalización”, a lo que añade una falta de transparencia y de formación. “Hay que hacer mucho más porque si son medios públicos que manejan tanto dinero y tienen una incidencia simbólica tan grande en la ciudadanía, aunque las audiencias sean ínfimas, si queremos que vayan a más, tiene que ser otro tipo de gente los que ocupen esos puestos: Profesionales independientes escogidos por el parlamento que puedan demostrar una experiencia y un conocimiento adecuados”. La miembro de Podemos considera ese como su objetivo y el de su formación.

No menos importante es la postura de los trabajadores del medio regional, quienes siguen manifestándose a pesar de la llegada de una nueva dirección. “No piden nada fuera de lo normal, sino los mínimos”, considera la docente, quien nos cuenta que la dirección se reunirá con los trabajadores y se llevarán a cabo algunas decisiones. También es tajante su crítica hacia las acciones que hemos conocido en el entorno del Ente Público sobre la elección de la directiva,  las cuales considera como “muy polémicas”. “Ahora mismo se están reuniendo para ver que pasa con las mesas de contratación, con el Estatuto de redacción o con el Consejo de Informativos”. La secretaria del Consejo de Administración se muestra cautelosa al respecto: “a mí me consta que hay una cierta voluntad de que las cosas sean distintas, pero no sabemos qué recorrido va a tener esa voluntad”. “Todo lo que solicitan los trabajadores es en la línea que viene trabajando no solo Podemos, sino también otras organizaciones profesionales, y académicos que se centra en la necesidad de un Consejo de Informativos y transparencia en la gestión de los medios públicos”, y añade que “son cosas que cuesta poner en marcha”.

Sobre la defensa de los servicios públicos, la profesora admite esa acción “si este cumple la misión que le ha sido encomendada”. “Los medios comerciales no se van a preocupar de ciertas informaciones, porque no van a tener audiencia, y además, es muy difícil decir esto, pero un medio público no debería estar sujeto a la manipulación política y empresarial, sino ligado a los valores de imparcialidad, de honestidad, de desarrollo del periodismo”, deja sentenciado.  Vanesa Saiz mantiene que “si conseguimos desgubernamentalizar el control de los medios públicos y formamos buenos profesionales, podríamos lograr una información que tenga sentido y que la gente quiera ver”, para así cubrir una información que no tendría un valor de mercancía, sino un valor de la cohesión social “que podría cumplirse”. “Hay todo un entramado en la sociedad de organizaciones que tienen cosas que contar y que quieren ejercer ese derecho, y que tienen que encontrar su amparo en los medios públicos”. La importancia para esta investigadora también está en “experimentar con formatos, modos de contar que no quepan en medios que están muy ligados a cuentas de resultados y audiencias”, a lo que añade que “nosotros tenemos ese margen y es importante ver un poco todo eso que parece que da sentido a los medios públicos”.

Por último le preguntamos si un medio público que no se cuida está condenado al fracaso, y responde afirmandolo sin ninguna duda. “Por eso decía que estoy abrumada, porque es un momento en el que nos jugamos el futuro de los medios públicos y hay que pensar para qué lo queremos y explicar muy bien a la gente que están en una cultura de la convergencia con acceso a multitud de contenidos accesibles en cualquier momento, por qué tiene que seguir sosteniendo los medios públicos”. Saiz cree que se debe hacer una pedagogía y “dar una explicación de qué sucedería si nos quedamos sin ellos”. “Si no hacemos bien nuestro trabajo, las audiencias irán a cero y será insostenible”, comenta. También habla sobre publicidad en un entorno regional para las empresas, las pymes y los autónomos con el objetivo de hacer alfabetización mediática en la región y crear más cohesión.

 

Análisis 24-M

En esta pieza trataremos de hablar del panorama electoral de la primera mitad de este 2015. Los comicios Andaluces, celebrados el 22 de marzo dejaron entrever el nuevo panorama político al que se sometía la democracia de nuestro país, a lo que varios autores llaman una nueva transición. Los resultados, aún así, no mostraron una ruptura total del bipartidismo, ya que tanto PSOE como PP aglutinaron más de la mitad de los votos (en total casi dos millones y medio), a pesar de que entraron en el tablero dos ‘nuevas’ formaciones (Ciudadanos se creó en 2009, pero ahora su ámbito es estatal. Podemos nació en 2014) que alteraron el orden hasta ahora establecido. Susana Díaz junto a sus compañeros del PSOE resultó ganadora de las Elecciones, por número de votos, aunque no consiguió la mayoría absoluta. Y es que de esta palabra casi que nos deberíamos ir olvidando, por lo menos en este momento. Díaz tendría que pactar bien con Podemos o Ciudadanos para conseguir acceder, de nuevo, al Gobierno andalúz. Pero eso no sucedió. Ya se han realizado 3 votaciones para la investidura, que han tenido como resultado la negativa ya no solo del principal partido de la oposición: el Partido Popular, sino de las dos formaciones antes nombradas, que para que Díaz pudiera acceder al poder, deberían, por lo menos, abstenerse en la votación. Si bien eso no ha sucedido, sonó bastante en el panorama andaluz -antes de que llegara la campaña de las Elecciones Municipales y Autonómicas al resto del Estado- la posible repetición de votaciones, que es un aspecto que por el momento, sigue en el aire.

Con la llegada del mes de mayo se produjo también la llegada, de la precampaña y campaña más adelante de los comicios en el ámbito Local y Autonómico, en todos los Entes Autonómicos a excepción de Cataluña (emplazadas para el próximo mes de septiembre), Euskadi y Galicia, Comunidades que por su tratamiento especial realizan las elecciones en otro momento. Tanto la campaña como la precampaña dejaban claras las aspiraciones de los partidos al poder. En este ámbito también entraban en juego nuevas formaciones, las anteriores citadas y nuevas coaliciones ‘populares’ como Barcelona en Comú, con Ada Colau a la cabeza o Ahora Madrid, con una candidata independiente hasta la fecha no muy conocida: Manuela Carmena. A ellas se unían también otras coaliciones de izquierdas, como Ganemos. Las encuestas ya empezaban a mostrar a semanas antes de las Elecciones la más que posible ruptura del ya caduco -por lo demostrado en los resultados- bipartidismo PP-PSOE. Aún así, tras las reformas y ajustes llevados a cabo por el Ejecutivo nacional y los múltiples casos de corrupción que rodeaban al partido de gobierno, el PSOE parecía en una posición más adecuada para recibir un mayor número de votos. Así lo reflejaban las encuestas también.

Como sabemos, hay buena diferencia entre el panorama electoral local y el autonómico. Los resultados han demostrado que tener un ámplio número de concejales, muchas veces no significa tener o conservar el poder. Las Elecciones, tras un escrutinio bastante lento en comparación con otros años (a la 01:00h de la madrugada aún no había finalizado), afirmaron lo que las encuestas antes habían anticipado. España se encuentra, más que probablemente, ante una nueva situación política en la que ‘indignados’ y ‘renovadores’ han tomado partido. Por un lado, Podemos, tachado en múltiples ocasiones como partido de extrema izquierda y de influencias ‘chavistas’ y bolivarianas, se ha consolidado en el mapa político, al igual que Ciudadanos, que nació en el ámbito catalán para después pasar al panorama nacional, también con múltiples comentarios acerca de su ideología.

 

Elecciones Andaluzas

Celebradas en 22 de Marzo, estas elecciones fueron las primeras en celebrarse en este 2015 en el que
habrá cinco tipos de comicios diferentes: -por orden cronológico- Elecciones al parlamento de Andalucía,
Elecciones Locales, Elecciones Autonómicas, Elecciones al Parlamento de Cataluña y Elecciones
Generales. Sin duda un año en el que cambiará la política y el rumbo de nuestro país durante los
próximos cuatro años.

Varias cuestiones hay en juego como es el caso de la soberanía catalana, y la segunda etapa o nueva etapa en la recuperación socio-económica de nuestro país. En el panorama andaluz, hemos visto como también los problemas de corrupción empujaron a Susana Díaz (presidenta tras la dimisión de su antecesor Jose Antonio Griñán) a adelantar las elecciones, que serían para 2016. Los primeros comentarios acerca de este adelanto electoral dejaban ver el verdadero caos e inestabilidad política que había -y sigue habiendo- en Andalucía tras los escándalos de los ERE y otros casos que concernían a la ejecutiva del PSOE-A, en el poder desde varias décadas en el territorio meridional de la península. Así, Susana Díaz accedió a llevar a cabo el adelanto electoral para intentar mejorar la situación política en andalucía, a lo cual se ha encontrado dos meses sin gobierno estable en Andalucía (todavía sigue siendo Presidenta en funciones), pero con el Parlamento ya constituido desde la sesión de apertura de esta nueva Legislatura. Susana Díaz se ha tenido que enfrentar no solo a la fuerte oposición que ha hecho el Partido Popular en Andalucía, con el pretexto de los casos de ilegalidad antes mencionados, si no a los nuevos factores que han entrado en juego desde el último experimento electoral de las pasadas Elecciones al Parlamento Europeo que ya dejaron claro que cambiaría el mapa político estatal, produciéndose una ‘agitación’ bastante importante que produciría el retroceso (en votos) a las fuerzas mayoritarias. Con una mirada retrospectiva a esos pasados comicios en el ámbito europeo, hemos visto como las previsiones publicadas por los medios tras analizar los resultados obtenidos no se alejaban de la realidad que vino a extenderse, primero en el territorio andaluz. Así, los resultados de las elecciones fueron los siguientes:

 Elec2015-1   Fuente: El País

 El Partido Socialista Obrero Español seguía obteniendo la mayoría de los votos, pero no la mayoría absoluta (55 de 102 escaños), quedándose finalmente en 47, los mismos que en las pasadas elecciones de 2012. El Partido Popular también se desplomó en cuanto a votos y escaños, bajando hasta los 33. Casi 20 menos que en 2012 (obtuvo 50), cuando tampoco pudo acceder al poder debido al pacto que se produjo entre PSOE-A y IULV-CA, que fue fruto de polémicas y diversos problemas en el ámbito político. En definitiva, un pacto sin resolver entre ambas formaciones de izquierdas. Tras tres votaciones, con las noticias publicadas por los medios al respecto plasmadas en el foro por
parte de nuestros compañeros, que no fueron pocas, Susana Díaz no ha conseguido aún formar gobierno tras las negativas de Podemos y C’s. Estas situaciones deberían darse para que el PSOE consiga de nuevo gobernar Andalucía:

Elec2015-2
Fuente: Eldiario.es

Así, Susana Díaz tendrá que realizar las condiciones o no atravesar las ‘líneas rojas’ que le han impuesto tanto Podemos como Ciudadanos para que se pueda producir la abstención o el apoyo en el voto. Esas condiciones han tenido como ‘regla’ principal la supresión de Chaves y Griñán del panorama político (son senadores). La próxima votación se producirá en las próximas semanas. No sabemos si los posibles pactos entre PSOE y Podemos en algunas Comunidades Autónomas tras las Elecciones del 24-M harán posible ese pacto andaluz. Más de un gobierno está en juego con las negociaciones entre estas dos formaciones, ya que los medios no han dejado de relacionar al partido de Albert Rivera con el Partido Popular en el tema de los pactos (si bien C’s se define como ‘socialdemócrata’), algo que en algunas situaciones no se consigue entender.
Elecciones Municipales y Autonómicas
La precampaña electoral marca que los próximos comicios se acercan, y dura, como su propio nombre
indica, hasta que se celebra la Campaña, que dura dos semanas hasta el día anterior a las elecciones, que es la ‘Jornada de reflexión’ en la que no se puede pedir el voto, según establece la Ley Electoral, para que los votantes hagan una evaluación de los mensajes políticos y decidan -si no tenían decidido- su voto, para poder ejercer el derecho a depositarlo en las urnas. 13 Comunidades Autónomas (todas excepto Cataluña, Galicia, Euskadi, Ceuta y Melilla) y 8122 Municipios y Entidades inferiores se sometían al criterio de las urnas para renovar o cambiar su gobierno. Además en Euskadi se celebraron Elecciones a las diputaciones forales. Tras cuatro años en los que el Partido Popular consiguió gobernar en la mayoría de Parlamentos y Ayuntamientos, este año la situación ha cambiado.

La campaña electoral comenzó el día 9 de mayo, día en el que comenzaron a emitirse los particulares anuncios electorales en las televisiones públicas y a plagarse las calles de municipios y ciudades de carteles y propaganda electoral: el camino al poder había empezado. Las encuestas fueron apareciendo en los medios y comenzaba a vislumbrarse la posible pérdida masiva de votos tanto del Partido Popular -que perdería algunos de los gobiernos autonómicos que poseía, de ellos había unos cuantos que gobernaba desde hace décadas- como del PSOE, aunque
este último se veía menos perjudicado. ¿Por qué? La respuesta es simple: Podemos. La formación que nació en marzo del año pasado y a los dos meses consiguió un buen número de Eurodiputados, es considerada por algunos medios como de ‘extrema izquierda’, por otros como ‘izquierda populista’, aunque ellos también se han denominado en ciertas ocasiones como ‘social-demócratas’ (no sabemos si como juego de palabras o como partido dentro de esta corriente política). En Europa están dentro del Grupo de la Izquierda Europea.

Si hay algo que vinculamos a este partido es la palabra y calificativo de ‘populista’, con la que lo han identificado tanto PP como PSOE, como otros partidos minoritarios. Como pudimos ver en el temario de Análisis de la Actualidad, el populismo se puede entender de dos maneras; de manera positiva (populista, que es un partido cercano al pueblo) o negativa (populista como demagogo). Claramente, las críticas se referían a Podemos como esta segunda, y este adjetivo ha sido una de las palabras más repetidas durante la campaña electoral, ya que tanto Podemos como las coaliciones municipales que apoyaba o integraba, en las encuestas apuntaban a dar el campanazo del cambio político, de esta ‘nueva transición’ de la que se habla en los medios (eso sí, con diferentes posturas).

En el caso de Barcelona, Ada Colau, líder del movimiento antidesahucios en Cataluña, se propuso meses atrás formar un partido de unión popular para ‘asaltar democráticamente’ el Ayuntamiento de Cataluña. Pablo Iglesias mostró
su apoyo a esta candidatura, pero no fue la única. La otra destacada fue Ahora Madrid, que iría encabezada por una mujer de avanzada edad que poca gente conocía. Su nombre es Manuela Carmena y quería gobernar Madrid para ayudar a los ciudadanos, ya que consideraba que la Capital estaba desgobernada. Múltiples comentarios se han generado en los medios acerca de este posible cambio en el ámbito local y autonómico, con la más que probable inestabilidad democrática que podía crear. Esos han sido los argumentos principales que han utilizado, sobre todo el PP, ya que PSOE, podríamos suponer, que debería empezar a entender la situación a la que tendría que enfrentarse: pactos. La campaña política nos ha dejado múltiples titulares, entre las que quiero destacar las siguientes, en el aspecto autonómico:

“Arrancan en Madrid las elecciones más disputadas de los últimos tiempos”
                                                                                                        La Vanguardia

“Rivera: “Es posible pactar con el PP y con el PSOE, incluso con Podemos””
El País

“Hasta los votantes del PP en Madrid prevén un batacazo de su partido en las autonómicas”
Público.es

“El PSOE cree que gobernará en media docena de autonomías”
El País

“El Gobierno aprueba una batería de ayudas y gasto a una semana de las elecciones”
La Vanguardia

“Cospedal se queda al filo de la mayoría absoluta en Castilla-La Mancha”
                                                                                                                    El Mundo

Los resultados que fueron llegando a partir de las 21:00h del domingo 24 de Marzo tras haber ejercido casi 23 millones de ciudadanas y ciudadanos su derecho a voto (64.94 %) reflejaban lo que las encuestas y gráficos de aproximación habían denotado semanas atrás: el Partido Popular acumularía la mayoría de votos y de concejales, por lo cual se podría decir que había ganado las elecciones, por encima del Partido Socialista:

Elec2015-4
Fuente: El País (Municipales)
Pero los resultados prácticos bien fueron otros: el Partido Popular perdía casi todas las mayorías absolutas en las Comunidades Autónomas, a pesar de que conseguía mayorías simples. Salvo llegar a posibles pactos con Ciudadanos -ya que Podemos han sido objeto de crítica por parte del Partido Popular, de forma constante-, no conseguirían gobernar prácticamente en ningún Parlamento Autonómico. El PSOE sería el mayor beneficiado en este aspecto, ya que a pesar de haber disminuído también en votos, podría llegar a pactar con las nuevas formaciones para así conseguir llegar al poder y “cambiar” el panorama político, siguiendo los deseos de “cambio” que marcaban los eslóganes tanto de Ciudadanos como de Podemos. Un ejemplo de ello se puede dar en Castilla-La Mancha, donde Cospedal, a pesar de conseguir mayoría simple con 16 escaños (tras la reforma electoral, calificada como pucherazo en muchos aspectos) no conseguiría llegar al gobierno ya que se daba por hecho el pacto entre PSOE y Podemos tras las reuniones entre el lider socialista en la región, Emiliano García Page, y los dos máximos exponentes de Podemos: Pablo Iglesias e Íñigo Errejón. Aún así, el pacto todavía no se ha consolidado, pese a la alegría de Page en el momento de recuento. Podemos asegura que pondrá condiciones al Partido Socialista para que pueda gobernar, aunque tras la pérdida de un escaño tras la suma de votos de dos municipios de Albacete, que ha ido a parar al PSOE, todo apunta a que ese pacto sea más que factible.
En definitiva, 2015 será (ya se han cumplido dos actos) el año en que cambió el sistema político de nuestro país. Los resultados existen, ahora falta que se desarrollen los efectos y veamos si ese cambio es material o no lo es. La ciudadanía en muchos aspectos ha conseguido saciar el hambre de democracia que se pedía en ciudades hace unos años con el 15-m, aunque no se dá por completada esa revolución democrática, ya que hay muchos factores por desarrollar y muchas políticas por consolidar. En las dos ciudades más grandes de nuestro país todo indica a que gobernarán candidaturas populares (Carmena-Ahora Madrid y Colau- BCN en Comú), lo que también puede suponer un cambio en el municipalismo de nuestro país, factor no menos influyente en la política estatal que el ámbito autonómico.

El TTIP (Acuerdo Transatlántico para el Comercio e Inversión) continúa sus negociaciones pese a las crecientes oposiciones.

No ha sido noticia en los grandes medios, no ha estado presente en la agenda mediática. Actualmente, se conoce relativamente poco en la esfera pública sobre este tema, el Tratado de Libre Comercio que lleva negociándose durante bastante tiempo entre la Unión Europea y Estados Unidos. Cómo puede afectarnos este acuerdo bilateral en el ámbito económico y social. En toda la Unión Europea hay diversas plataformas que muestran su rechazo a esta medida que dicen, se está negociando con total opacidad.

Fuente: albertoalemanno.eu

¿Qué significa el acrónimo TTIP?
TTIP son las siglas de Trasatlantic Trade and Investment Partnership, que traducido a nuestra lengua materna es “Asociación/Tratado Trasatlántico para el Comercio e Inversión”. Su sinónimo sería Área de Libre Comercio Trasatlántico, y en estos momentos tanto la Comisión Europea como los Estados Unidos siguen con la negociación de este acuerdo bilateral tras varios meses. A pesar de ello, generalmente se conoce bastante poco acerca de los motivos, objetivos y medidas que traen consigo esta asociación occidental.

Con este tratado, se supone que desaparecerían las barreras, los límites comerciales entre las dos grandes potencias, lo que acercaría a la Unión Europea aún más al bloque Norteamericano y viceversa. En 2013 comenzaron las negociaciones entre Estados Unidos y Europa. Al principio, se filtraron documentos de las negociaciones sobre productos transgénicos -que tienen veto en Europa-. La Comisión Europea lanzó un informe sobre Empleo y Crecimiento tras lo cual se propuso la negociación de una serie de directrices, en el mismo momento en que publicaban una evaluación sobre el futuro de la Unión Europea y, además, de Estados Unidos y los posibles efectos de un también futuro Tratado de Libre Comercio entre ambos bloques, sobre lo que se lleva especulando durante varios años. Según los estudios realizados por expertos de la Comisión Europea, y comprobándolo históricamente, este acuerdo en caso de sancionarse, podría llegar a ser el mayor acuerdo comercial y de inversiones bilateral que se hubiera realizado.

En el caso de España, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, hizo referencia a este convenio durante el último debate sobre el Estado de la Nación, que fue en febrero de este mismo año. En esta referencia, quiso dejar claro que España apoya ese acuerdo en negociación, pero sin dar demasiados detalles acerca de dicho tratado ni explicar al resto de diputados en qué consistía tal negociación. A pesar de la falta de información tanto en la Página de la Unión Europea (además sin traducir) y del Gobierno de España, no hemos querido quedarnos en la superficie de esta cuestión que en apenas unos meses, según los expertos, puede acabar aprobándose.

Con el Tratado Trasatlántico, se supone que pueden venir un buen número de medidas y subrayamos dicha suposición, ya que conocemos más bien poco relativamente acerca de este acuerdo que podríamos considerar que se teje en las tinieblas y de un modo más bien opaco, cosa que ya hemos podido ver en el modo de acceso de los eurodiputados a la sala que acoge los documentos de este tratado que sigue en periodo de negociaciones. Una vez que los eurodiputados han tenido acceso, no han podido apuntar nada, ni hacer fotografías, y además disponían de un tiempo limitado.

La falta de transparencia en el aspecto es de especial relevancia. El objetivo principal de dicho tratado, según explica la Comisión Europea, es eliminar cualquier barrera comercial que exista. Dichas barreras en la actualidad pueden ser aranceles o contingentes, y la realidad es que son unos de los impuestos más bajos en el mundo, pues en muchas ocasiones (actualmente) están por debajo del 5%. Un objetivo secundario sería en primer lugar reducir, y si es posible, eliminar, toda barrera no arancelaria. Lo que podemos entender como barreras jurídicas más que fiscales y cuyo objeto podría ser poner unos “límites” a la competencia, algo que es demasiado complicado y que puede no llegar a ser así.

Otro de los objetivos sería proporcionar al sector privado un derecho de ir a juicio contra las leyes, disposiciones legales y regulaciones de los Estados, en caso de que se considere que pueden ser un obstáculo a la hora de continuar con la actividad comercial. Lo singular es que en vez de ser juzgados, en todo caso, por la jurisprudencia nacional, sería a través de unos mecanismos privados o comités de “resolución de conflictos”. Habría que tener en cuenta que existirá una homologación normativa, lo que significa que cualquier norma que regule la producción de un determinado producto en Estados Unidos, podría ser también ejecutable en la Unión Europea, y el veto que existe en ciertos productos (véase transgénicos) podría disolverse.

Todo esto traería consigo que en un Estado como bien puede ser el nuestro, no se podrían aplicar políticas económicas que sobresalieran o que se enfrentaran a las políticas establecidas en este Tratado. Recordemos que la primera reforma constitucional se debía a una exigencia del Tratado de Maastricht, y este Tratado que estamos tratando de Libre Comercio entraría en el Marco europeo.

Como en cualquier política o acuerdo económico, hay posturas a favor y en contra. Las que están por que se realice este acuerdo, consideran que esto potenciaría el crecimiento económico, la liberalización económica y mejoraría la expansión de los mercados. También consideran que puede verse favorecido el empleo y bajarían las tasas de paro. Los argumentos en contra se basan en que con el TTIP se produciría un aumento de poder de las grandes empresas y grupos, lo que traería consigo una inclinación de la balanza hacia un extremo. Si, como se considera, crece el poder de las grandes empresas y grupos empresariales, crecería con ello el control que ejercieran, o presión hacia la Administración. Aquí cumplirían una gran función los llamados lobbies.

El Acuerdo Transatlántico que puede sancionarse en los próximos meses apuntaría, según han señalado algunos expertos económicos, a una ruptura del proteccionismo económico, lo que quiere decir que se dejarían de proteger los productos del país, omitiendo toda limitación a la entrada de productos extranjeros, como hemos visto ya, en muchas ocasiones de bastante peor calidad. Por otro lado, podrían crecer los mercados de los productos españoles, y la exportación podría aumentar, según se cree. Para poner un ejemplo de proteccionismo en el Marco europeo, hablamos de la Política Agraria Común, que ha sufrido una reforma en el curso vigente. Un dato que hemos consultado es que a fecha de 2012, Estados Unidos solo suponía un 3,85% del origen de las importaciones, y un 4,05% del destino de exportaciones, lo que significa que el bloque del MERCOSUR (Mercado Común del Sur) unos puntos por delante. Esto significa que España destina mayor número de exportaciones a países como Chile, Colombia o Bolivia que a Estados Unidos (en bloque). Con estos datos, por lo tanto, nos surgen muchas preguntas.

Según Jeronim Capaldo, en un estudio realizado para el Global Development and Environment Institute, “el TTIP llevaría a pérdidas netas en términos de exportaciones netas” posiblemente hasta diez años después de ser aprobado. Así, las economías del Norte de Europa serían las que sufrieran las mayores pérdidas. También habría pérdidas netas en términos del Producto Interior Bruto, también de manera especial en los países del Norte. Los ingresos de los trabajadores tendrían pérdidas -en contraste con lo que dicen los partidos que apoyan dicho tratado-, con mordidas de hasta 5.500 € por trabajador -en caso de Francia, por ejemplo-. Las visiones de la Unión Europea y de los partidos políticos que defienden este Acuerdo son las siguientes:

No existe versión en castellano de este video de la Comisión Europea, que forma parte de la campaña de concienciación para conocer de manera superficial el TTIP. También han publicado una serie de mitos y realidades sobre este Tratado:

Y estas son, de un modo muy resumido, las posturas de los principales partidos políticos de nuestro país sobre el TTIP, lo que lleva a la típica y necia identificación de que “la izquierda no quiere un TTIP”.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

De vuelta al trabajo de Capaldo, y con las posibles repercusiones -según su estudio- del Acuerdo Transatlántico de Comercio e Inversión en la economía, dicho Tratado provocaría pérdidas de puestos de trabajo, unos 600.000 empleos en total.  Además, se estima una reducción de la participación de salarios en los PIB, lo cual “contribuye al actual estancamiento”. Por contra, habrá transferencia de rentas del trabajo al capital. El TTIP llevaría a “una pérdida en los ingresos públicos de los Estados”. Así, los déficits públicos podrían incrementar su porcentaje en el PIB de cada país. En general, según Capaldo, se crearía una mayor inestabilidad financiera en la que se acumularían los desequilibrios de todos los países miembros. Los ingresos de exportaciones bajarían, por lo que la recaudación disminuiría. Por ello, la demanda debería sostenerse por los beneficios y la inversión, pero, al poder darse un crecimiento de consumo por debajo de las estimaciones, los beneficios no serían de incrementos en ventas.

Según Verónica Gómez, de la Comisión Internacional de ATTAC y uno de los miembros fundadores de la plataforma nacional ‘NoalTTIP’, además de Doctora en Socioeconomía; “si se crease este acuerdo y el Consejo de Cooperación Regulatoria que ellos pretenden, aquellos sectores sobre los que no se hubiera extendido el acuerdo sí que podrían salir adelante”. Dicho ‘Consejo de Cooperación Regulatoria’ es un organismo en el que estarían representadas autoridades, funcionarios y representantes tanto europeos como estadounidenses que se dedicaría, según Gómez, a “detectar nuevos sectores donde se podría seguir ‘desregulando'”. Sería el organismo que estudiaría los nexos creados en este Tratado, los ámbitos donde se deberían aplicar las legislaciones y así llevar a cabo las regulaciones que realice el Acuerdo.

Dicho Consejo sería un lobbie en toda regla mediante el cual las multinacionales podrían -según denuncian activistas y plataformas en contra del Acuerdo- acceder a mayores presiones hacia los Parlamentos y gobiernos de los países de Europa e incluso del Europarlamento.

 

-2ª Entrega, 24-Abril a las 19:00 h-

Huelga estudiantil del 24M en Cuenca

Sindicatos y movimientos de estudiantes, junto a los sindicatos profesionales convocaron para este 24 de marzo huelga general de educación, la cual se ha secundado también en el Campus conquense. A primera hora de la mañana los estudiantes han realizado un pasaclases informativo para trasladar la convocatoria al alumnado y animar a secundar la jornada de huelga, cuyo objetivo principal vuelve a ser la petición de derogación del Real Decreto de ordenación de grados aprobado por el Gobierno el pasado mes de enero sin contar con la aprobación ni el consenso de la comunidad educativa. También la LOMCE y el no rotundo a la privatización de la educación han sido las consignas generales de la lucha protagonizada hoy en las calles.

A las 10:45 la Delegación de Estudiantes del Campus de Cuenca había programado una asamblea, a la que en un primer momento asistirían el secretario general de Podemos en Castilla-La Mancha, José García, y la candidata a la alcaldía conquense por VOX, Inma Sequí. Tras haber diversos comentarios en las redes sociales que pedían que esa asamblea no se convirtiera en un mitin electoral, la Delegación procedió a cancelar la intervención de ambos políticos, para que fuera una asamblea de estudiantes sin voces políticas. Aún así, el secretario de Podemos, José García, ha estado presente en la charla junto al recientemente elegido delegado de alumnos de la UCLM, Alberto Castellanos, donde han comentado sus puntos de vista -como profesor y estudiante, concretamente- sobre esta y otras medidas que se han llevado a cabo en el ámbito educativo, pero teniendo en especial mención la devaluación de los grados universitarios:

 

Entre los asistentes al acto se econtraba Alberto Castellanos, delegado de alumnos de la UCLM que dijo que “volvemos al caciquismo de que sólo tengan acceso a la educación unos cuantos. No debemos ser tajantes contra el 3+2, pero sí debemos decir que el sistema, tal y como lo plantea el gobierno, no debe ser así”. Castellanos critica las formas y el planteamiento “elitista”

También participaron profesores de la universidad como José García, profesor de Educación Social en Talavera de la Reina que dijo que “es verdad que el 3+2 tiene algunas ventajas sobre el 4+1,pero no tiene por qué ser mejor. Nos lleva a una situación parecida a la de una FP y la cualición profesional que te da no es la misma. Para las profesiones relacionadas con personas esa formación tan técnica no es suficiente”. Considera que en España se da una particuaridad, ya que el grueso de los másteres los acaban dando profesores “de la casa”, por lo cree que no tendría que aumnetarse justificadamente el precio de los másteres. García también ha matizado en que la reducción de los grados, podría ser buena si hubiera una mejor planificación y planteamiento, y si se hubiera tomado en consideración a las universidades para conjuntar un proyecto que fuera eficaz. En opinión del también miembro de Podemos CLM, para los grados de carácter más técnico puede ser bueno el 3+2, pero para los grados que se consideran “más teóricos” no, ya que la materia sería la misma, pero el tiempo se reduciría.

Demás profesores y alumnos también han comentado la situación en la que se halla la Universidad pública, comentando que los grados se están convirtiendo en formación profesional y sesgada, a la voluntad de unas empresas que poco a poco están encontrando sitio y poder en las Universidades públicas. También se ha criticado la poca actitud crítica por parte de la ciudadanía, por la cual se llevan a cabo reformas sin consenso por las que luego se hacen huelgas y manifestaciones. Profesores han admitido hablar a sus alumnos sobre este tema, y animarles a que sean factores de cambio ya que “desde el sofá no se cambia la realidad, y esto tendrían que escucharlo los estudiantes que no están aquí”, tal y como comentaba una de las profesoras que ha asistido a la asamblea.

Además se ha comentado que apenas el Plan ‘Bolonia’ está consolidado en la universidad, cuando ya se quiere hacer otra reforma, lo cual es considerado en general una equivocación que va a llevar a que los Estudiantes no sepan qué se van a encontrar cuando decidan pasar por las puertas de la formación superior.  “No podemos permitir que los másteres sean una continuidad de la formación generalista”, comentaba el profesorado, ya que, tal y como han explicado, los másteres exigen menor número de alumnos, y deberían estar enfocados a la especialización en áreas concretas, no en continuar la formación académica generalista del grado.

Otro de los temas importantes en la asamblea ha sido el encarecimiento sistemático de los Grados. “Si los precios no son bajos, la gente se va a tener que ir fuera. Como planteamiento general está bien, pero que no se nos olvide la realidad que tenemos en Castilla-La Mancha”, explicaba una de las profesoras de Trabajo Social presentes.

Estudiantes del Grado en Derecho han dejado claro que “una carrera de cinco años reducida a cuatro nos perjudicó notablemente”. “No se puede, no es viable”, ya que consideran que no existen los medios posibles. También han preguntado a los profesores que han asistido si podrían matizar algunas ventajas de ese decreto que hoy ha sacado a cientos de miles de estudiantes a las calles en todo el Estado, a lo que José García ha contextado con una síntesis de la historia de la UCLM, la cual, según ha comentado, se funda con el objetivo de formar a los profesionales que van a trabajar en el Estado. También se creó con voluntad investigadora, para que se aprenda en el colegio y en la universidad se pase a estudiar, tal y como ha dado a entender el secretario general de Podemos en Castilla-La Mancha.  “Si alguien quiere hacer un grado de 3 sería mejor hacer una FP”, ha zanjado, ya que para él es un engaño reducir los grados y decir que va a ser una formación de calidad.

Cruz Ruiz, delegado de campus, que al comienzo de la asamblea propuso los temas a debatir y comentar, ha explicado que “la universidad no debería ser sólo estudiar para trabajar, sino estudiar para formarte o estudiar para ser ciudadano”, lo cual sería una contradicción con planes como el 3+2 o el Plan ‘Universidad 2015’.

El año pasado, 450 estudiantes de la UCLM cancelaron su matrícula por motivos económicos, ya que no se pudieron permitir el pago de tasas, material o transporte, ni tampoco pudieron esperar una beca que les ayudara a sufragar estos gastos y que podía no llegar.

Minutos más tarde, en los aledaños del Vicerrectorado de Cultura y Extensión Universitaria, cerca de un centenar de profesores y alumnos, junto a una representación del sindicato Comisiones Obreras que ha estado también en el lugar, se han reunido en concentración y lectura de manifiestos, a la cual se ha procedido por parte tanto del profesorado como del estudiantado (Junta Estudiantil de Secundaria y Movimiento Estudiantil Universitario de Cuenca). Desde las escaleras, que ya se han convertido en balcón oficial en las concentraciones para compartir los manifiestos, se ha hablado de las reformas que ha llevado a cabo el Gobierno del PP en contra de la comunidad educativa ya que, se considera, no están hechas con un ánimo de consenso sino de imposición, sin contar con el apoyo de la mayoría y de aquellas personas que van a sufrirlas. Se ha instado también a la derogación de las mismas, que afectan al ámbito educativo en todos los sectores, tanto a docentes como alumnos. No se entiende cómo sin aún haberse consolidado el Plan Europeo de Universidades, se quiere llevar a cabo una disminución de los Grados, que obligaría a reformar las titulaciones. A pesar de que aquí en la UCLM el rector, Miguel Ángel Collado expresara la voluntad de no imponer la reforma, momentáneamente, se considera que es un error que no se ha pagado y que tiene al sector educativo en vela, ya que no se sabe lo que puede pasar próximamente.

Tanto la JES como el MEUC han vuelto a demostrar su defensa a la educación pública, gratuita y de calidad para ‘la clase obrera’. En sendos comunicados han reiterado el sistemático rechazo tanto a la LOMCE como a este ‘3+2’ que tiene como único objetivo la mercantilización de los grados universitarios y el crecimiento del poder de las universidades privadas. No aceptan estas imposiciones y afirman que se continuará en la lucha hasta que el Gobierno retire las reformas. También se ha pedido la dimisión del Ministro de Educación Wert, de quién no entienden su actitud al llevar a cabo Decretos sin tener en cuenta a los que están en las aulas luchando por su futuro.

Seguidamente se ha llevado a cabo la marcha encabezada por ambos colectivos, en la que han participado decenas de estudiantes, la cual ha recorrido la avenida de los Alfares, el Parque de Los Moralejos y la avenida República Argentina, con varios improvistos en circulación, ya que mientras se ha realizado la marcha no se ha cortado el tráfico, y se han llegado a formar varios atascos, tanto en la zona del campus, como en la medular conquense. La marcha ha llegado a su fín en las puertas de los Servicios Periféricos de Educación, Cultura y Deportes de la capital conquense, sin ningún altercado. Una vez allí, los estudiantes han permanecido durante varios minutos gritando consignas a favor de la educación pública para todos, la laicidad en la enseñanza y la dimisión del entramado popular, con las reiteradas exigencias que se ‘escuche a la comunidad universitaria’.

‘Educación en lucha’, este miércoles a partir de las 10:45


Desde La Cueva del Río haremos un nuevo programa radiofónico y esta vez estará dedicado al mundo de la Universidad, de nuevo, en la jornada de huelga que hay convocada en todo el Estado.

Hablaremos de la situación actual de la Universidad, tras el último Real Decreto aprobado apenas unas semanas atrás por el Gobierno, que no ha contado, ni si quiera, con la aprobación de la Conferencia de Rectores de Universidades Españoles. Queremos analizar la situación de incerteza y sobre todo de falta de información por parte de los estudiantes ante la reforma del ‘3+2’, conocer de primera mano las inquietudes y las opiniones de los organismos que pugnan día a día por los derechos y libertades de las y los estudiantes, ya no solo de niveles universitarios, si no de todos los niveles, que se vieron afectados, con la reforma de la Ley Educativa, con la aprobación de la LOMCE que tantas movilizaciones produjo.

Por eso, animamos a todos los estudiantes del Campus de Cuenca a que se unan a este programa abierto, desde el que pretendemos fomentar el debate y la información para todas aquellas personas que nos encontramos realizando nuestra formación. El encuentro será a las 10:45 en el sótano de la Facultad de Periodismo y tras las entrevistas que pretendemos realizar a diversas voces dentro del panorama universitario y educativo en general del Campus de Cuenca y de Castilla-La Mancha. Habrá un espacio de tertulia-debate sobre la lucha que se sigue pugnando en el campo educativo con un micro abierto a la participación del público.

Miércoles 25, 10:45 horas, en la Fac. de Periodismo: “Educación en lucha” una nueva emisión de La cueva del río que también retransmitiremos en Streaming en la portada de esta web.

Intervienen:

Vanesa Sáiz, vicedecana y profesora de la Facultad de Periodismo.
Cruz Ruiz, delegado del Campus de Cuenca.
Rodrigo Menor, representante del MEUC y JES.
Victor Arias, coordinador del Colectivo de Estudiantes de Ciudad Real.
Cristina Molina, presidenta Nuevas Generaciones Castilla-La Mancha.

Lorena Garrote, estudiante de la Facultad de Periodismo

Pedro Miguel Peralta, estudiante de la Facultad de Periodismo

Colabora nuestra compañera Begoña Espina en la realización del programa

Ángel Villafranca: “Toda la industria agroalimentaria está manteniendo un nivel de actividad bueno y dinámico”

Ángel Villafranca durante la entrevista
Ángel Villafranca durante la entrevista

Cooperativas Agroalimentarias de España, es “la federación que agrupa a las distintas federaciones o asociaciones regionales y el órgano representativo de todas las cooperativas”, tal y como nos explica su presidente, Ángel Villafranca, al comenzar la entrevista. La Organización tiene un carácter democrático y representativo, y mantiene los órganos de administración de cualquier cooperativa: Asamblea y Consejo Rector. La primera, formada por los socios, se encarga de elegir mediante votación al Consejo, además de al presidente. Villafranca destaca el carácter horizontal de la Entidad que preside desde mayo del año pasado, desde donde se ocupan de todos los sectores.

Dentro de los objetivos y prioridades de esta entidad está, en palabras del presidente, “la defensa de los intereses de sus asociados, en este caso las diversas cooperativas”, además de servir como órgano de interlocución para que puedan trasladar los diversos problemas, inquietudes o reivindicaciones a la Administración. Así, al mísmo tiempo se ocupan de mantener a las cooperativas en la dinámica de la actualización en todo lo que afecta al cumplimiento de obligaciones laborales y fiscales. “Eso forma parte de nuestro día a día”, certifica Villafranca.

Actualmente, la situación de crisis que azota a todo el panorama económico, también supone, tanto un problema, como una incerteza para muchos agricultores. La crisis en el campo no ha llegado como tal, considera Villafranca, “ya que vivimos prácticamente igual que antes de la crisis”. Sí es cierto que durante estos últimos años de crisis se ha pretendido disminuir en mayores niveles el excedente de producto, además de que las subvenciones a los trabajadores del campo han quedado en muchas ocasiones congeladas o incluso han disminuído. Anteriormente cuando “la economía había subido mucho”, el mundo agrícola no pudo llegar a ese nivel de subida. Ahora que ha bajado, “nosotros no lo hemos notado apenas”, apunta, argumentando que, generalmente, se ha mantenido el empleo, las estructuras y la captación de recursos, entre otras cosas. Así, por consiguiente, toda la industria agroalimentaria está manteniendo un nivel de actividad que califica como bueno y dinámico, donde “no tenemos prácticamente esa sensación de crisis como puede haberla en otros sectores de la economía española”, en matices generales.

También nos paramos a analizar la reforma de la Política Agraria Común que se ha realizado en el 2014. En lo que afecta a las cooperativas, hay un capítulo que trata sobre las ayudas directas, es decir el pago directo a los agricultores. En este aspecto “nosotros no estamos ni a favor ni en contra”, admite Villafranca. Así explica que simplemente el agricultor va a recibir el pago en función de unos módulos y ello va a depender de un histórico, en función del cultivo y otros factores. También comenta sobre uno de los capítulos de interés, sobre la posibilidad que nos da la OCM única (Organización Común del Mercado del Vino)-aprobada en 2008- de trabajar en poder tener modelos de autogestión y autorregulación de la oferta. “Evidentemente la PAC ha derivado hacia un camino que era el de no tener mecanismos de mercado”, con lo cual han de tener la suficiente previsión y realidad para poder trabajar en ganar cuota de mercado, porque es lo que le va a poder hacer vivir a nuestras cooperativas y sus socios”.

Sobre la Ley 13/2013 de fomento de la integración de cooperativas y de otras entidades asociativas con carácter agroalimentario, nos comenta que es necesario un Real Decreto,además del Reglamento que la desarrolla, para que se pueda aplicarse. “El capítulo importante de esta Ley es el cambio de consciencia, el cambio de mentalidad donde las cooperativas”, según explica, para poder afrontar los retos del mercado y de la comercialización internacional. Desde la Organización la apoyan, con el objetivo de desarrollar toda la normativa, pero todavía -aclara Villafranca- deben esperar a que se apruebe el Programa de Desarrollo Rural  para poder ver el nivel de ayudas del que se dispondrá. Independientemente, con esta Ley sí se ha abierto un debate en el cooperativismo nacional, debido a que existen cooperativas que ya han decidido dar el paso con esta medida y han iniciado procesos de integración, mientras que también hay muchas otras que están en proceso de debate y visión de posibilidades y alternativas a esa posible integración que hoy busca el Gobierno español, para disminuir el número de cooperativas.

Realmente, la entidad cooperativa no es una alternativa a las demás formas jurídicas. Villafranca pone hincapié en entender que la cooperativa es otra forma jurídica, con diferencias entre las sociedades anónimas mercantíles, las cuales tienen base en la gestión democrática, mediante asambleas, “en las que puede haber relación de voto por socio, o ponderación de votos en función de lo decidido en los estatutos”. En las sociedades mercantiles, lo más importante es el número de acciones que poseen los accionistas dentro de la sociedad. La otra parte importante, “es la gestión de una empresa, que tiene que actuar y dar resultados en el mercado, tener rentabilidad y dar cuenta a los socios de ese valor añadido de su comercialización.”

Dentro de Cooperativas Agroalimentarias de España, los órganos de decisión son los mismos que en una cooperativa cualquiera. Poseen una asamblea general- que es el órgano supremo- y el Consejo Rector. Dentro de este último, “hay cooperativas que tienen delegadas sus funciones a un director o gerente, y cooperativas que no”, matiza Villafranca. “Son exactamente iguales que cualquier otra cooperativa”. Por el hecho de ser una Entidad Prioritaria, funciona en relación con unos requisitos, como la normativa que ha establecido el Ministerio, en lo que respecta a volumen de facturación. Esta es una serie de requisitos necesarios para convertirse en cooperativa prioritaria, como explica su presidente.

 “Evidentemente la PAC ha derivado hacia un camino que era el de no tener mecanismos de mercado”, con lo cual han de tener la suficiente previsión y realidad para poder trabajar en ganar cuota de mercado, “porque es lo que le va a poder hacer vivir a nuestras cooperativas y sus socios”.

Por otra parte, las negociaciones que se están llevando a cabo en Bruselas para establecer un Tratado Trasatlántico de Libre Comercio, merecen que se tenga también este apartado en cuenta. Hoy sigue en plena negociación, y para el sector agroalimentario, en palabras de Villafranca, merece más una visión positiva que negativa, porque, según certifica, “tenemos mucho más de ganar, que de perder”. Existen unas tasas o aranceles para los productos mediterráneos, y a partir de la supresión de barreras -uno de los principales objetivos del Acuerdo-,  habrá permiso para entrar “en un mercado de más de 200 millones de habitantes, e incluso el primero o primeros del mundo, en cuanto a nivel de consumo y de potencial de compra”. Por contra, sí podría haber factores negativos en el tema de los cereales, para lo cual Villafranca es cauteloso, ya que los cereales estadounidenses están permitidos en la Unión Europea, gracias a un acuerdo de entrada de maíz americano que continúa, “aunque no tuvieramos acuerdo de libre comercio”. Es en el caso de los trasgénicos, donde “hay que ver si Europa admite que entren o no”. De momento, afirma Villafranca, “el debate está a favor, mayoritariamente, a que eso no pase”.

Otro tema de especial importancia en la actualidad es la práctica de la chaptalización, que trata de la utilización del azucar de remolacha en algunas zonas del norte y centro de Europa, para conseguir que el mosto alcance la graduación mínima “para ser realmente vino”. Según Villafranca, es una de las prácticas de las que desde el sur de Europa -Italia, España, Portugal y principalmente Grecia- “estamos en contra de ello, porque entendemos que es trasladar un producto que no cumple, para el consumidor, con toda la información de lo que se está haciendo.” El adquiere un producto, y “entiende que está elaborado a partir de la uva”, y no de remolacha. Villafranca afirma que desde los países del sur se intenta “ya no que se prohíba, que va a ser complicado y muy dificil, sino que se informe al consumidor que unos vinos proceden naturalmente de la uva, y otros elaborados a base de azucar de remolacha”.

Ángel Villafranca, además de ser presidente de Cooperativas Agroalimentarias de España, lo es también del Grupo Baco, formado por 9 cooperativas del centro de La Mancha. Recientemente, BACO y DCOOP S. Coop. And se han fusionado, tras lo cual BACO es la sección vinícola del que fué Grupo Hojiblanca. Villafranca apunta esta fusión como objetivo de posicionamiento “en los mercados internacionales, en el capítulo de la comercialización y el tener la dimensión y el tamaño suficiente”. Para ello, en Baco optaron por negociar para llegar -a finales de 2014- a un acuerdo con DCOOP para formar parte de una de las mayores cooperativas agroalimentarias de España.

“Estamos en contra de la chaptalización porque entendemos que es trasladar un producto que no cumple, para el consumidor, con toda la información de lo que se está haciendo.”

 

Este acuerdo, evidentemente, se ha dado porque se ha establecido mediante la fusión por absorción, tras la cual Baco ha pasado a ser la sección de vinos dentro del Grupo DCOOP, con sede en Alcázar de San Juan, en las instalaciones de BACO. Ese es el paso importante que hemos dado, y lo único que intentamos es ganar en la gestión, ahorrar costes e integrar productos a la hora de comercializar para que estos productos tengan una red comercial lo suficientemente dinámica y fuerte para que nos permitan llegar con suficiente calidad y eficacia para llegar a cualquier parte del mundo. El objetivo de esta fusión, como nos cuenta el ahora vicepresidente de DCOOP, “es ganar rentabilidad”. Una de las mayores preocupaciones por parte de los agricultores es el precio, la diferencia de las ventas a los gastos que son necesarios para transformar el producto, y la gestión del mismo. En ello influye el abaratamiento de los costes y la gestión del producto. “Si somos capaces de vender con mayor precio, conseguimos, por otro lado, aumentar el valor del producto”. Esta es la clave y el resultado, como explica Villafranca, de sus objetivos. Las cooperativas no son un ente abstracto, sino que están formadas por los socios, y tienen un fin que “es mantener y subir las ventas”.

Para finalizar la entrevista, pedimos a nuestro interlocutor que nos diera las claves para cambiar la situación actual de la agricultura. Villafranca certifica que “lo que habría que cambiar es la información que trasladamos al consumidor”, para ganar en transparencia e información hacia el consumidor. A medida que el consumidor se aleja del mundo rural y de la agricultura, “le falta esa información para saber cómo es el producto y de qué forma se elabora”. Por eso cree importante trasladar esa información, para que sea patente la naturaleza y esfuerzo de los productos que “salen del campo y tienen esa garantía de sanidad y trazabilidad de producto natural”.