Cómo evitar que tu coche explote solo

Imagina que esto te sucediera a ti: Quedas con tus amigos para hacer ejercicio, como todas las tardes, y aparcáis vuestros vehículos en un camino de tierra que está cerca del monte al que soléis ir a correr en grupo. Cuando volvéis, os encontráis a los Bomberos, la Policía y la Guardia Civil apagando el fuego que se ha producido después de que tu coche haya explotado solo, sin que nadie, (hasta que se demuestre lo contrario) haya prendido fuego a tu vehículo, cuya explosión no sólo ha destrozado tu propio coche, sino que ha carbonizado una moto, otro coche, y un árbol que estaban al lado. No es muy habitual que ésto suceda. Pero a veces ocurre. Por lo tanto, es mejor que conozcamos las prevenciones que podemos tomar para evitarlo.

El pasado lunes 10 de agosto, un coche explotaba «de manera fortuita», (al menos eso es lo que dice la Guardia Civil), en la ronda de la estación en Miguelturra. En principio, el suceso habría ocurrido de forma accidental, sin que nadie hubiera provocado la explosión, como pudo pensarse en algún momento teniendo en cuenta que hace unos años un pirómano quemaba coches en Ciudad Real y Miguelturra.

Joaquín Cañas, Técnico Superior en Automoción
Joaquín Cañas, Técnico Superior en Automoción

Ahora bien, un coche no explota, aunque sea de manera fortuita, de forma espontánea. Existen unos factores que, combinados, producen esa explosión. Para evitar que este tipo de accidentes sucedan, mientras aún están determinándose las causas concretas del coche que fue noticia el pasado lunes, hemos buscado a una persona que pueda explicarnos cuáles son esos factores y qué tenemos que hacer para evitar esa combinación fatal. Son tan cotidianos como fáciles de pasar por alto.

Damos una vuelta por el polígono industrial «El Cristo» de Miguelturra y encontramos a Joaquín Cañas, Técnico Superior en Automoción que trabaja en la ITV de Ciudad Real. Joaquín introduce uno de los factores que provocan estas «explosiones fortuitas»: las altas temperaturas que se alcanzan en verano dentro de los habitáculos. Cañas explica que «los coches van protegidos por un recubrimiento externo que sirve para que el calor no salga hacia fuera, para conservar mejor el calor en invierno y protegerlo de la meteorología de fuera.

«Pero en verano, ese calor no puede salir» y si el coche está expuesto al sol, sufriendo la temperatura ambiente que en ocasiones supera los 38 grados, en «el interior se pueden alcanzar casi 60 o 70 grados». Cañas dice que un coche calentándose al sol del verano «es como si calientas un horno, el campo cerámico impedirá que el calor salga rápidamente. En un coche, hasta que no abras la puerta, no podrá salir ese calor».

Temperatura altas + objetos cotidianos inflamables= Una combinación explosiva

Un bombero trata de apagar el fuego dentro del motor
Un bombero trata de apagar el fuego dentro del motor

«Por eso, en un coche se pueden alcanzar los 60 o los 70 grados y la chispa de un mechero puede provocar una explosión». En este momento, entra en juego otro factor que, sumado a las temperaturas de más de 60 grados, puede provocar una explosión. Objetos tan cotidianos como un mechero, un desodorante, o una colonia pueden provocar la chispa que desencadene el fuego que lleve a la explosión.

«Esos aparatos son una fuente de energía porque son inflamables», nos advierte Cañas. «Incluso un móvil, que, aunque no suelen explotar, si la batería está defectuosa o tiene algún tipo de fallo puede explotar». El Técnico recuerda que «estamos exigiendo baterías de móviles que duren largas tandas de horas. No suelen explotar, pero les estamos exigiendo mucho y si están defectuosas pueden hacerlo. De hecho, se han dado casos de personas a las que les ha explotado la batería teniendo el móvil en el bolsillo o en el bolso, sufriendo incluso quemaduras», recuerda Cañas. Sin embargo, si «esa explosión se produce en un sitio en el que no haya elementos de combustión, no pasa nada. Pero, si ocurre en un sitio donde tengas papeles, como la guantera del coche, ahí estás alimentando el fuego».

Es tan peligroso como cotidiano. ¿Quién podría pensar que una simple colonia, un mechero, o un teléfono móvil podrían acabar provocando un incendio dentro de nuestro coche? Joaquín Cañas indica que «todos esos aparatos son una fuente de energía porque son inflamables» y pone de ejemplo que un boli bic, expuesto en el salpicadero de un coche durante las horas centrales del día en pleno verano, puede empezar a doblarse.

Otras causas

A nivel mecánico es una buena medida de seguridad no abusar de los frenos para evitar que se sobrecalienten. A parte de con Joaquín, hablamos con otro mecánico, éste experto en camiones, del polígono «El Cristo» de Miguelturra que nos explicaba que un escape de gasolina dentro del motor puede mojar los cables y eso, combinado con las altas temperaturas, puede provocar una explosión dentro del motor. Éste mecánico experto en camiones nos contaba que los vehículos dedicados al transporte de mercancías llevan sistemas de seguridad para cortar la energía eléctrica cuando están en reposo y evitar que esto suceda. Joaquín Cañas, sobre este asunto, sugiere que lo mejor es llevar nuestro vehículo a nuestro mecánico habitual para que compruebe que todo funciona correctamente.

Por otro lado, fumar dentro del coche es también otro factor que puede alimentar un posible incendio dentro del vehículo. Las cenizas mal apagadas combinadas con las elevadas temperaturas del verano, también pueden combustionar si entran en contacto con cualquier papel u objeto inflamable que haya dentro del vehículo. Para prevenir eso, aparte de «no dejar objetos que lleven gas o puedan explotar como las baterías de los móviles», lo mejor que podemos hacer es «limpiar bien el cenicero del coche o no fumar dentro».

Escucha la entrevista completa a Joaquín Cañas:

Para terminar este reportaje es necesario recordar que las razones expuestas por Joaquín Cañas no tienen por qué coincidir con los factores que hicieron explotar «de manera fortuita» el coche del pasado lunes 10 de agosto. Por ejemplo, la hora a la que se produjo la explosión fue entre las 19:30 y las 20:30 de la tarde, una hora en la que, aunque haga calor, los rayos del sol no son tan potentes como a las 14:00 de la tarde en pleno agosto.

A continuación, os dejamos algunos documentos audiovisuales sobre el coche que explotó en Miguelturra el pasado lunes.

Noticia radiofónica con declaraciones del testigo

Vídeo con imágenes posteriores a la explosión

Autor: David SanRoA

Mi primera experiencia con el periodismo fue con la Revista Redacción del IES Campo de Caltrava. Después de eso, y del taller de radio de la Universidad Popular de Miguelturra no pude parar. Creé La cueva del río en 2010 con el objetivo de llegar a convertirla en un sueño hecho realidad. Aprendo esta profesión en la Facultad de Periodismo de Cuenca y en El CRisol de Ciudad Real. Tuve un romance con la música. Ahora somos muy buenos amigos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *