Dropcoin deja de existir

Esta es una mala noticia para proyectos emergentes como La cueva del río. Dropcoin, el botón con el que los usuarios podían apoyar a los proyectos online que seguían, ha dejado de existir desde el pasado 15 de noviembre debido a que la empresa no ha tenido los resultados que esperaba.

Con la pérdida de Dropcoin desaparece una herramienta muy útil para mostrar un apoyo monetario que no es excesivamente costoso (entre diez céntimos y dos euros) y que puede ser importante para los que empiezan. Además, se da la posibilidad de aprender que una entrada en una web, aunque sea fácil de consumir, tiene un trabajo al que una persona ha dedicado mucho tiempo. Dropcoin era la herramienta que permitía dar ese apoyo. Ojalá vuelva a salir algo parecido.

Enhorabuena a los promotores por la idea y esperamos que puedan venir nuevos proyectos existosos.

Aquí dejamos la carta que ha enviado Dropcoin a los usuarios:

 

Estimado usuario,

Como principal responsable de la empresa Dropcoin Social Contributions S.L., me pongo en contacto con vosotros para confirmar el cese de la actividad de la plataforma Dropcoin.

Desde la publicación del botón el 23 de febrero hemos podido ver que el trabajo realizado, tanto en estos meses como en los años anteriores de desarrollo y análisis para ver la mejor forma de plantar la idea, parece que no han sido capaces de generar suficiente interés. Después de este tiempo, las expectativas que nos habíamos planteado en los diversos ámbitos en los que pensamos el botón podría tener posibilidades de ofrecer resultados parce que quedan bastante lejanas.

En estos meses hemos planificado algunas cuestiones para presentar el proyecto. Estuvimos en el ISOJ 2015 acompañados de la gente de JotDown y de Politikon, hemos hecho reuniones personales con diversos medios y entidades que nos interesaban especialmente, hemos hecho un mailing a más de 500 medios de comunicación online, con un seguimiento personalizado y telefónico a los medios que abrían y se interesaban por el archivo con información que les enviábamos. La sorpresa ha sido grande al ver que nos encontrábamos con más pegas, dudas, incertidumbres o respuestas del tipo, “Sí, nos parece estupendo, pero vamos a ver cómo funciona y después ya veremos”, que una actitud de verdadero interés en probar una herramienta que, como vosotros sabéis bien, era gratuita y no comprometía absolutamente a nada.

Mi pretensión principal ha sido siempre que el botón tuviese una posibilidad de quizá con el tiempo ir “educando” a un porcentaje de usuarios para que pudiesen decidir implicarse de forma simbólica con las cuestiones que a ellos de forma personal les interesaran, sin recurrencias, de forma puntual y asequible. Eso era simple y principalmente Dropcoin, ese ”me gusta” sonoro. Lo que pretendíamos era la implicación de un 1%, no pensamos que fuese algo descabellado.
Si hubiésemos podido ir mostrando algunos resultados positivos no tengo duda de que con el tiempo habría sido posible tener un efecto contagio y confirmar ese efecto “educador” en un porcentaje de usuarios mayor del que eran nuestras expectativas desde el inicio; pero, para que eso pueda darse, además de gente que desarrolle y haga una gestión eficiente de la herramienta que permita ese tipo de implicación del usuario, hacen falta espacios web que permitan y sugieran implicarse con ellas a sus interesados dando entidad y confianza a ese gesto sencillo que proponíamos con el botón.
Tenemos ejemplos de que el botón funciona, hay webs que han conseguido esperanzadores resultados, pero hemos entrado en una fase de estancamiento con la que personalmente no me siento motivado para seguir poniendo un esfuerzo en una idea que, para conseguir que pueda tener alguna opción de funcionar de forma mínimamente significativa, hace falta una dedicación de tiempo y una inversión que ya no estoy en disposición a seguir ofreciendo.

Iniciamos este proyecto con la idea clara de que los primeros meses nos darían una información objetiva de la aceptación y de las posibilidades que esta idea podría tener. Era en parte el motivo principal de poner tiempo e inversión en esta idea, si no funcionaba, el hecho de intentarlo cubriría la curiosidad que fui teniendo y no supondría un compromiso demasiado exigente, el reto era sin duda asumible y motivador; si funcionaba, habría motivos para la expectación y para buscar formas de escalar una idea que siempre pensamos podría tener posibilidades. Pero la realidad que hemos vivido en estos primeros ocho meses me hace tomar la decisión que os transmito en este mail.

Queda agradecer de forma extraordinaria a la gente que puso tiempo, confianza e interés en colocar, utilizar o hablar del botón, agradecer la consideración que habéis tenido con esta idea y con el trabajo que hemos puesto en ella. Esperamos haber estado a la altura de transmitir la seriedad y el rigor que merece haber sido responsables de manejar las aportaciones que vuestras propuestas han provocado en la gente que os lee, os sigue y os valora.

El botón podrá estar presente hasta el día 15 de noviembre, dejamos unos días para que lo retiréis de la forma en que estiméis oportuna. Quizá os apetezca comunicar la noticia con un agradecimiento a vuestros usuarios que hayan podido utilizarlo. Creo que toca agradecer a quién puso nuestro botón, pero también a quien aportó con él su gesto, y creo que ese agradecimiento corresponde tanto a las webs que proponían el gesto como a Dropcoin, por eso dejamos un par de semanas para que hagáis lo que estiméis oportuno. El día 16 desaparecerán todos los botones.
Evidentemente, enviaré otra carta que vaya a los “dropcoiners” que se registraron en nuestra página que muestre el agradecimiento, y, como no podía ser de otra manera, el rigor que merecen los datos que escribieron al confirmar ese registro.
Para recibir vuestras aportaciones podréis solicitarlas por mail enviándonos una cuenta corriente con los datos de facturación para hacer la transferencia y emitir la factura correspondiente.
Podréis solicitar la transferencia hasta el día 31 de diciembre, queremos cerrar el año 2015 y no iniciar actividad alguna en 2016 para poder finiquitar la sociedad con la mayor sencillez posible. Si necesitáis cualquier aclaración, por favor no dudéis en poneros en contacto conmigo en el email inaki@dropcoin.es

Una vez más, de parte de todo el equipo que ha hecho posible Dropcoin, muchas gracias por la confianza que nos habéis ofrecido, queda decir que simplemente esperamos haber estado a la altura de ese gesto.

Saludos agradecidos.

Iñaki Sebastián.
Responsable y principal accionista de Dropcoin Social Contributions S.L.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *