Papasangre, un audiojuego de miedo

20141219_100959
Sergio jugando a Papasangre

Estamos preparando nuestro primer monográfico en papel sobre el mundo de los videojuegos que analizamos desde nuestra mirada social de la cultura. Uno de los contenidos que vamos a tratar en esa nueva publicación es el de los audiojuegos, que son juegos en los que el jugador se guía mediante experiencias sonoras teniendo que cumplir los objetivos y metas guiándose por los escenarios sonoros. Frente a los típicos videojuegos en los que la experiencia visual es uno de los factores fundamentales, en éstos audiojuegos, al no haber una interfaz visual o no ser ésta fundamental para la jugabilidad, hace que el usuario tenga que valerse sólo por su oído, siendo además una gran oportunidad para que personas ciegas puedan disfrutarlo especialmente.

Vamos a conocer un audiojuego llamado Papasangre, un audiojuego de miedo en el que el jugador no puede ver nada y tiene que superar una serie de laberintos cuidándose de que no le ataquen unas bestias que le acechan constantemente. Lo descubrimos de la mano de Sergio Vera, impulsor de Las Casas Ahorcadas, el club de novela negra de Cuenca, que nos explica qué características tiene que tener un juego para que sea más inversivo y accesible para todos.

 

Ésta tarde Las Casas Ahorcadas celebra un encuentro con el escritor de novela negra Carlos Salem que presentará su novela Muerto el perro. El encuentro sera a las 18:00 en el salón de actos de la Biblioteca Municipal de Cuenca. A las 00:00, el autor dará un recital de poesía en la Ronería de la Habana.

Muerto el perro Cuenca

Autor: David SanRoA

Mi primera experiencia con el periodismo fue con la Revista Redacción del IES Campo de Caltrava. Después de eso, y del taller de radio de la Universidad Popular de Miguelturra no pude parar. Creé La cueva del río en 2010 con el objetivo de llegar a convertirla en un sueño hecho realidad. Aprendo esta profesión en la Facultad de Periodismo de Cuenca y en El CRisol de Ciudad Real. Tuve un romance con la música. Ahora somos muy buenos amigos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *