Juan José Sansebrín: «El Área de Prestación Conjunta beneficiaría a 100.000 habitantes entre Carrión, Poblete, Miguelturra y Ciudad Real»

La Pandorga y las próximas fiestas que celebrará Ciudad Real durante el mes de agosto, no sólo las disfrutan los jóvenes de la capital manchega, sino que también atraen a muchas personas de municipios cercanos que también buscan divertirse en las fiestas que se organizan en la capital.

Asimismo, otras ofertas culturales y de ocio, como la Semana Cultural de Corral de Calatrava o el Brujas Festival de Daimiel, son un reclamo que invita a desplazarse a muchos ciudadanos desde la capital y los pueblos de la zona para disfrutar de esas ofertas de ocio y cultura.

Uno de los problemas que tiene salir de fiesta entre unos pueblos y otros es la dificultad de transportarse. Aunque siempre se encuentra una solución en la casa del amigo de turno que permite descansar la fiesta hasta que salga el sol (o después de que haya salido), o la solución de compartir coche para regresar a casa.

Sin embargo, no sólo para salir de fiesta el transporte es un engorro para muchas personas en la comarca. También el transporte público es una necesidad para muchos ciudadanos que tienen que ir a trabajar o desplazarse por alguna necesidad repentina entre unos municipios y otros. Las alternativas de transporte público en la provincia para los que no tienen coche (o amigos dispuestos a ofrecer un asiento) son el tren regional, el autobús y el taxi.

Las dos primeras, limitadas a horarios y servicios de líneas y horarios rígidos. La última alternativa, la del taxi, tiene el problema del alto coste que supone desplazarse de un pueblo a otro en este servicio de transporte público.  Para bajar en entre un 20 y un 30 % el coste del servicio, se propone crear un Área Territorial de Prestación Conjunta, una medida que crea debate entre las distintas asociaciones de taxistas de Ciudad Real y los municipios colindantes.

Juan José Sansebrín, miembro de la Asociación de Taxistas de Miguelturra, de la que ha sido presidente durante 5 años, es uno de los taxistas que defienden esta medida, que, tal y como nos recuerda, son unas reivindicaciones que vienen ya desde el año 2002 y siempre -asegura- se han encontrado con «la negativa del Ayuntamiento de Ciudad Real».

«Ahora que hay una política de acercamiento de los políticos a los ciudadanos», ven posible que se pueda lograr. Sansebrín se refiere al cambio de Gobierno en la capital de provincia, tras el cual, se han producido acercamientos y diálogos entre Ciudad Real y sus pueblos más cercanos, tal y como se ha visto con la Batalla de Alarcos o los primeros pasos para lograr la pasarela con Miguelturra.

A falta de comprobar el dato que apunta Sansebrín, en principio, y según lo que él mismo asegura, «el ATPC beneficiará, sobre todo, a los ciudadanos», ya que, con esta medida, asegura que los usuarios del taxi «se ahorrarán un 20-30% en el servicio». Actualmente, pedir un taxi para desplazarse entre Ciudad Real y Miguelturra cuesta alrededor de 9 euros.

«El autobús interurbano es una competencia desleal»

Aunque el taxi y el autobús son transportes públicos, deben regularse conforme a la a la ley. Existen los servicios de transporte urbano, que funcionan sólo dentro del municipio, y los interurbanos, como el Autobús Ciudad Real-Miguelturra, que ofrece ese servicio para los dos municipios. La Ley 14/2005 que regula este servicio en Castilla La Mancha fija esas normas en las que se valora, en el artículo 27 del Capítulo II, los criterios para establecer servicios interurbanos.

«Lo que vemos incongruente es que haya dos líneas de autobuses entre Ciudad Real y Miguelturra, porque es un servicio interurbano que funciona como un servicio urbano, lo cual es una discriminación para los taxis porque no pueden hacer lo mismo. Estamos reclamando que es una competencia desleal y que debería llegarse a un acuerdo para solucionar estos problemas».

Sansebrín fundamenta su crítica en que «el autobús, al ser un transporte interurbano, en lugar de tener varias paradas entre Ciudad Real y Miguelturra, debería ir de punto a punto entre ambos municipios mientras no haya un ATPC». Por eso, critica que «a los taxis, que también somos un servicio público, sí se nos aplica la Ley de Transportes de CLM y a los autobuses no». Y reitera que lo que quieren es «trabajar en las mismas condiciones que otro servicio público de transporte de viajeros como el autobús».

Ciudad Real, Miguelturra, Poblete y Carrión dentro de la misma Área de Prestación Conjunta

La Ley mencionada por Sansebrín, concretamente el artículo 48, dentro del Capítulo III, habla de la posibilidad de establecer Áreas de Prestación Conjunta para el servicio de taxi entre varios municipios con el fin de favorecer la cooperación en este servicio de transporte público en beneficio del ciudadano.

«En el segundo plan director de Castilla La Mancha de la Ley de 2005 ya se contemplaba crear el ATPC con Poblete y Carrión» recuerda el taxista miguelturreño, que dice que «se hicieron otras actuaciones como los autobuses ciudad directo pero no se ha realizado con los taxis, aunque estaba previsto».

En busca de ese beneficio para los ciudadanos, indica que «no es una cosa que influya sólo en el beneficio de Miguelturra, sino que beneficiaría a 100.000 habitantes entre Carrión, Poblete, Miguelturra y Ciudad Real». Y añade que «sólo habría ocho licencias más de taxis en Ciudad Real y se acabarían todas las rencillas que había hasta ahora».

Éste ha sido uno de los puntos más delicados a la hora de hablar de este asunto, ya que los taxistas de la capital y los municipios cercanos han discutido mucho en el pasado sobre el aumento de la competencia que sufrirían los taxistas de la capital si se realizara este Área de Prestación Conjunta. Ese conflicto se ha recogido en reportajes, y noticias como esta a lo largo de la pasada década:

«Siempre ha habido enfrentamientos en cuanto a cuestiones territoriales con los taxistas de Ciudad Real, -reconoce Sansebrín- pero ahora estamos trabajando por unificar el sector porque creemos que la verdadera solución está en ver qué es lo factible para el ciudadano y lograr el ATPC porque le beneficiará en que será un 20-30% más barato el servicio al no tener que cobrar al cliente el viaje de vuelta en vacío».

Además, este sector vive muchas dificultades, ya que la crisis también les ha afectado a ellos. Cuando le preguntamos cuántos usuarios reclaman un taxi en Miguelturra cada día responde que «es muy difícil determinar cuanta gente coge el servicio del taxi cada día porque ahora lo coge gente que no tiene más remedio o por una situación puntual».

Afirma que «antes, cuando trabajaba más gente, había más demanda». Pero, al haber menos trabajo, la gente lo reclama menos. Por eso, si logramos el ATPC -confía- conseguiríamos bajar el precio del taxi  y animar a que más gente use este servicio»

Mirando al futuro en beneficio del ciudadano

Sansebrín quiere dejar atrás esas viejas rencillas y luchar por la unión de sus compañeros de profesión. «El mercado es el mismo. Pero tenemos la convicción de que abriendo el término municipal, los taxistas de diferentes municipios podrán beneficiarse. Los taxistas de Ciudad Real podrán cargar en Miguelturra y viceversa, lo cual facilitará el trabajo» y «evitaríamos mucha picaresca que podría haber al estar todo regulado por taxímetro».

Una de las herramientas con las que se abre ese camino hacia la unión de los taxistas es una aplicación móvil, diseñada para competir también con aplicaciones como Blablacar o Uber, que basan su estrategia comercial en dar un punto de encuentro entre personas que necesitan un coche y personas que pueden ofrecerlo (como los amigos que se ponen de acuerdo para regresar juntos a casa después de haber pasado la noche en otro pueblo, aunque en este caso no suelen ser conocidos).

«Hay mucho intrusismo en el sector con la gente que ejerce el taxi pirata», denuncia Sansebrín. Asegura que «son coches sin los permisos que tiene que tener un taxi y llevados por personas que no son profesionales. Este intrusismo al final perjudica al ciudadano», critica.

Sin embargo, en lugar de luchar contra el avance imparable de las nuevas tecnologías, han decidido adaptarse al nuevo entorno digital y ofrecer la aplicación En Taxi, que se basa en la misma estrategia que Uber o Blablacar, pero con la diferencia de que el conductor es un taxista: «Desde la asociación provincial del taxi hemos creado una aplicación para que los ciudadanos puedan pedir taxis compartidos, con la seguridad de que son taxistas profesionales los que llevan estos coches, que tienen todos los permisos legales en regla».

Con esa aplicación, y gestos políticos como el anuncio de la nueva pasarela Ciudad Real y Miguelturra, de la que Sansebrín dice que le parece «muy bien el porque ya se comparten otros servicios como el de las basuras»; ve que «es una muestra de esta nueva cooperación entre los dos municipios» lo que le da esperanza para lograr esa unión de la profesión que tanto ansía y conseguir el Área de Prestación Conjunta «que beneficiará a más de 100.000 habitantes, junto con los de Poblete y Carrión».