La cueva del río asistirá, el próximo 28 de junio, a las IV Jornadas Internacionales de Periodismo Medioambiental

Ahora que estamos en la recta final de nuestra formación universitaria, queremos seguir formándonos y seguir aprendiendo. Hemos recibido la oportunidad de acudir a las IV Jornadas Internacionales de Periodismo Medioambiental, organizadas por el diario El Mundo con la colaboración de ECOEMBES.

En esas jornadas tendremos la oportunidad de escuchar a destacados profesionales de medios españoles e internacionales como Mar Cabra, Sara Acosta, o Javier Gregori entre otros.

Aquí puedes consultar toda la información sobre las jornadas

Acudiremos para seguir aprendiendo y ampliando nuestros horizontes periodísticos.

 

¿Qué harías con los residuos nucleares?

En España tenemos un serio problema con los residuos nucleares, un asunto que necesita que la sociedad asuma su responsabilidad sobre los residuos que ha producido y determine una solución para ellos. Las actuaciones que realicemos ahora sobre este problema marcarán el futuro de nuestra sociedad y de nuestro entorno natural, ya que estamos jugando con las posibles consecuencias biológicas, sociales y medio ambientales que pudieran producir a los seres vivos, a las generaciones futuras, y sobre la naturaleza si ahora cometemos errores en la gestión de residuos nucleares.

Sin embargo, este asunto no es prioritario en las parrillas de las radios y televisiones nacionales, tampoco en las portadas de periódicos y mucho menos en los discursos políticos habituales. Sólo se interesan más por este asunto aquellos lugares que conviven diariamente con la energía nuclear y sus residuos, ya sea porque tienen una central cerca de sus poblaciones o porque pueden albergar en el futuro próximo los residuos nucleares de toda España, una circunstancia que puede darse en Cuenca si finalmente Villar de Cañas acoge el Almacén Temporal de Residuos nucleares.

Esa opción, si se acata, contará con el rechazo en bloque de gran parte de la sociedad conquense, que, tras la pancarta de la Plataforma contra el Cementerio Nuclear, se manifestó el pasado fin de semana del 25 y el 26 de abril contra la instalación del ATC en esta provincia. Este reportaje es el relato de aquel fin de semana, con el que pretendemos poner sobre la mesa este problema y mostrar las soluciones que plantean tanto el colectivo antinuclear como el pronuclear, teniendo presente que es obligatorio encontrar una solución al problema de la gestión de los residuos nucleares, ya que afectará gravemente a las generaciones futuras si ahora no se toman las medidas adecuadas.

¿Qué hacemos con los residuos nucleares?

Fuente: @VictorGdeLucas
Fuente: @VictorGdeLucas
Fuente: http://iopscience.iop.org/0741-3335/labtalk-article/49809
Fuente: http://iopscience.iop.org/0741-3335/labtalk-article/49809

Nos habría gustado realizar este debate con dos expertos en energía nuclear, sin embargo, no fue posible ya que uno de ellos tuvo que atender compromisos laborales ineludibles y repentinos que le impidieron participar en este debate esencial para el futuro, a pesar de haberlo pactado con una semana de antelación. Queríamos pluralidad, pero buscando el consenso. Sin embargo, lo que en principio iba a ser un encuentro entre expertos en busca de soluciones para el bien común, se convirtió en una tertulia entre puntos de vista complementarios, lo que no significa que sus argumentos no sean interesantes para este debate, pero el lector debe tener en cuenta esta circunstancia, ya que, para que haya debate, deben medir sus argumentos personas que defienden posiciones contrarias, no complementarias como las que tuvimos.

A pesar de ello, les agradecemos a los dos su participación en esta primera retransmisión que realizamos el día 25 de abril desde el Centro Jóven de Cuenca. Víctor García, candidato de Los Verdes a las cortes regionales en las pasadas elecciones autonómicas de Castilla La Mancha, y Francisco Castejón, colaborador del CIEMAT e investigador en energía nuclear de fusión además de ser miembro de Ecologistas en Acción, fueron los participantes en esta tertulia, aportando un punto de vista técnico y otro político con el denominador común del ecologismo social. Francisco Castejón dijo que “el ATC no es la única solución ni la mejor” y aludió a la necesidad de “establecer un cierre de las nucleares” antes de abordar este debate. Desde un punto de vista político, Víctor García, también biólogo, aludió al “problema de trasnportar los residuos” por los riesgos de accidentes de los camiones o trenes que los transporten y habló de los sistemas de almacenamiento individuales (ATIs) de los que ya disponen las centrales como una solución “no definitiva y mejor que el ATC, aunque debería buscarse una solución definitiva”.

Entre las distintas alternativas al Almacén Temporal Centralizado, se encuentran los mencionados ATIs, además de los Almacenes Geológicos Profundos (AGPs), que Castejón no considera la mejor opción porque supondría “hacer dos desplazamientos grandes de residuos, uno para guardarlos en el ATC mientras se busca un lugar adecuado para el AGP, donde quedarían sellados para siempre bajo tierra”. Otra forma de gestión de residuos señalada en esta tertulia fue la transmutación, de la que Castejón dice que “tiene el pequeño inconveniente de que no funciona”. Este proceso intenta dar una segunda vida útil a los residuos, “que hay quien incluso habla de reciclar” como señaló Castejón, que cree que esta es la “esperanza blanca” de la industria nuclear, a lo que añadió Víctor García que “muchos llevan apostando por el reciclaje y la transmutación desde que empezó la energía nuclear” y apunta que no han conseguido nada, y que lo único que se ha hecho es “llevarlo a otros países”, realizando un colonialismo de residuos, una solución que el candidato de Los Verdes a las cortes de Castilla La Mancha no considera buena desde el punto de vista político porque “cada país debe gestionar sus residuos”.

“Todas estas formas de gestión tienen ventajas e inconvenientes, y ahora no apostaría por ninguna” dijo Francisco Castejón que, por ello, reivindicó la necesidad de debate sobre este asunto ya que “no sabemos” qué hacer, por lo que deberíamos “sentarnos y decidir” porque a algunos “les parecen más peligrosos los transportes” o no apuestan por el AGP porque no se podría acceder a los residuos “si a alguien se le ocurre alguna idea para aprovecharlos en algún futuro”. De momento, los participantes en esta tertulia apostaron por el cierre programado de las centrales nucleares “para saber con cuántos residuos contamos”, como dijo García, y meterlos en ATIs hasta que decidamos qué hacemos con ellos, resaltando además, por parte de Castejón, que “la democracia es muy importante” para resolver este problema.

Javier Díes, catedrático en ingeniería nuclear de fisión de la UPC y miembro de Yo soy nuclear

Por la vertiente de los expertos que defienden la energía nuclear, íbamos a contar con Javier Díes, ingeniero nuclear de prestigio internacional, para realizar el debate con Francisco Castejón pero unos compromisos laborales le impideron participar, por teléfono, en el debate. Sin embargo, en este reportaje quisimos recoger parte de su argumentario para que los lectores pudieran escucharlo y contraponerlo con lo que contaban Francisco Castejón y Víctor García. Por ello, hemos seleccionado algunos fragmentos de la entrevista que el catedrático de la UPC nos concedió en octubre de 2013 y que pueden escuchar a continuación.

“Que se construya el ATC es una muy buena noticia para el medio-ambiente, porque es una manera más eficiente y óptima para guardar el combustible irradiado”. Javier Díes considera muy adecuada esta instalación y critica a los ecologistas que están en contra porque, tal y como él mismo considera, “es una mejora muy clara respecto a la situación actual”.

“Hay muchas manera de elegir el emplazamiento de una instalación de estas características, pero el parlamento aprobó por mayoría absoluta que los municipios presentaran candidaturas para albergalo”, siendo Villar de Cañas el lugar elegido por el Gobierno de España para construir el ATC el 20 de enero de 2012.

Javier Díes explica cómo se produce la contaminación de los tejidos vivos a causa de los efectos de la radiactividad y dice que para evitarlo “lo que hay que hacer es que la radioactividad no salga en ningún momento al exterior” para impedir que la radiación cause la “ionización de las células” en los seres vivos.

“En un futuro igual vendremos a buscar el uranio conservado en los almacenes para producir más energía”. Es el proceso de reciclaje de los residuos nucleares o transmutación, como nos señalaba Francisco Castejón y que Javier Díes cree que serán “bancos de combustible”.

“Los ecologistas están en contra de la energía nuclear por motivos ideológicos” sentencia Díes, que también critica la planificación energética realizada en los años del Gobierno de Zapatero por la “factura de subvenciones”, añadiendo además que “hay que ser más rigurosos en la planificación energética”.

“No es conveniente que el 80% de la energía que consume un país venga de fuera”. De esta manera, Javier Díes abre el debate entorno a la cuestión de la soberanía energética y alude a la dependencia de gas con Argelia y al conflicto diplomático por este mismo problema por las tensiones entre Rusia y Ucrania.

Os dejamos la entrevista completa a Javier Díes donde podemos conocer algunos argumentos e ideas de las personas que defienden el ATC en Villar de Cañas y la energía nuclear como herramienta de futuro.

Javier Díes; Fuente: TVE 2
Javier Díes; Fuente: TVE 2

 

25 de abril

Debate sobre residuos nucleares con partidos políticos

Si buscamos los puntos en común entre los partidos que se presentaban a las elecciones, el rechazo al ATC ha sido una de las claves que ha creado un frente común contra el PP, al menos en esta cuestión. Tras los resultados de las elecciones locales y autonómicas, tenemos un parlamento de Castilla La Mancha en el que 16 diputados, del Partido Popular, estarían a favor de defender el ATC en Villar de Cañas y 17, sumando los 15 del PSOE y los 2 de Podemos, que rechazarían, a priori, seguir con la construcción del ATC. Fuera del parlamento, muchos partidos que no han conseguido representación autonómica también están en contra del ATC, y el día 25 de abril, la Plataforma contra el Cementerio Nuclear reunió a seis formaciones políticas de Castilla La Mancha en el centro joven de Cuenca para que explicaran su postura y debatieran sobre las posibles alternativas, ya que es inaplazable la gestión de residuos nucleares.

Los vídeos que les enseñamos son sólo una muestra de las intervenciones de las personas que estaban entre el público y de los miembros de los seis partidos que participaron en el debate.

En este debate moderado por Rodrigo Irurzun, miembro del Área de Energía de Ecologistas en Acción, los políticos escucharon las reflexiones, críticas y preguntas de los ciudadanos que se acercaron para debatir con estas formaciones políticas. La mayor parte del público estaba compuesto por miembros de la Plataforma contra el ATC o de Ecologistas en Acción, como Paca Blanco o Francisco Castejón, además de simpatizantes de algunos de estos partidos.

Paca Blanco, una de las ecologistas presentes en el público, dijo que “los pueblos más miserables y más tristes son los del entorno de Almaraz en Extremadura”, describiendo cómo es el entorno en el que vive, conviviendo con la Central Nuclear de Almaraz. También apuntó que hasta que “este proceso no se haga de forma transparente y democrática, ni ATC, ni ATIs ni nada”, contraviniendo así la conclusión de la tertulia entre Francisco Castejón y Víctor García. La ecologista, coordinadora del Área de Energía de Ecologistas en Acción, criticó que UPyD estuviera en contra del ATC en Castilla La Mancha pero que en otras comunidades y situaciones diga que apoya la energía nuclear.

Francisco Castejón pidió a los políticos que estaban en la mesa que se mojaran y recordó que es imposible  “separar el debate del cierre de las nucleares del debate del ATC”. También se preguntó si consideran que que el AGP es la mejor solución, además de pedirles que, si piensan que es una cuestión tan importante, que la lleven a sus discursos electorales.

Olga Bravo

Olga Bravo es concejal por el PSOE en Villar de Cañas. Ella ha llevado al pleno del ayuntamiento, que en estas elecciones locales tendrá 5 concejales ‘populares’ y 2 ‘socialistas’ , en multitud de ocasiones la postura contraria al ATC en Villar de Cañas. En este debate pudo aportar la visión más cercana al problema, ya que convive cada día con él y con las divisiones sociales que ya está ocasionando entre los vecinos del pueblo. Bravo habló de esta situación y explicó que “en un pueblo en el que hay mucha intercomunicación es muy difícil mostrarse en público y decir públicamente lo que se piensa”. La concejal socialista explicó que “se crean situaciones muy extrañas, porque nadie ha explicado allí qué es la energía nuclear, nadie ha celebrado un referéndum”, además, las tensiones sociales que señalaba antes también se plasmaban en el pleno, teniendo episodios como el del pasado jueves 27 de noviembre donde la secretaria del Ayuntamiento llamó a la concejal y a los miembros de la Plataforma “panda de manipuladores”.

Alejandro Ávila

Alejandro Ávila es el candidato de Izquierda Unida de Castilla-La Mancha para presidir la comunidad autónoma. En su programa y en sus declaraciones públicas siempre han mostrado su rechazo al ATC y su apuesta por “un nuevo modelo energético”. Precisamente, ésto último, las diferecias en el modelo energético que debería implantarse en España, es la causa por la que, tal y como lo explica el propio Ávila, impide que los partidos contrarios a la instalación del ATC en Villar de Cañas vayan unidos a las elecciones al Parlamento regional. Alejandro Ávila hablaba de “modelos productivos distintos, ya que estamos en contra del ATC pero no estamos de acuerdo en el mismo modelo energético, el mismo modelo productivo o que es necesario un fuerte sector público”, concluía. También señaló la necesidad del “cierre paulatino de las nucleares porque, sin él, no podremos dar solución a los problemas” y apuntó que no interesa por los intereses de ciertas “constructoras”. 

Sobre las propuestas del PSOE de Castilla-La Mancha sobre el ATC, en su programa electoral para las elecciones autonómicas de 2015 especifican el “rechazo” y “paralización” del proyecto del ATC en Villar de Cañas, pero no se especifican las alternativas al ATC que seguiría el PSOE para gestionar los residuos nucleares. No obstante, si se esboza un plan de desarrollo de nuevo modelo energético que tiene similitudes con los de Izquierda Unida, Podemos o Los Verdes en cuanto a la importancia que se da al mix energético y a la potenciación de las energías renovables.

Antonio Ortiz

La posición de UPyD trata de estar a medio camino de las posiciones antinucleares y las pronucleares, siendo en ocasiones confusa si comparamos las declaraciones de sus portavoces con sus documentos sobre este asunto. Si comparamos su propuesta energética y escuchamos, de boca de Antonio Ortiz, que rechazan el ATC, vemos que por un lado este partido apuesta por la energía nuclear, sin embargo, no apoya que el ATC sea la mejor forma de gestionar los residuos. Antonio Ortiz, candidato de UPyD a la alcaldía de Cuenca, explicó en este debate que su partido defiende el cierre de las nucleares “cuando sea posible”, es decir, “cuando los técnicos digan”. Revisando la propuestas de políticas energéticas de UPyD, concretamente entre las páginas 11 y 13, se habla de la gestión de los residuos nucleares. En ese documento se defiende la energía nuclear como necesaria para el sistema, estando en contra del cierre por ser “inviable” para el sistema. Además, se critican los “resiudos contaminantes de las energías solar y eólica” y se propone el ATC como herramienta para guardar los residuos “en superficie y encerrados en contenedores herméticos profundamente monitorizados”.

Clemente de los Santos

Clemente de los Santos es el candidato a la alcaldía de Cuenca por el Partido Castellano. Este partido, de corte castellanista, se centra en defender los intereses de la región por encima de todo, criticando que otros partidos dependen de las decisiones que se tomen a nivel nacional, un problema que ellos dicen que no tienen puesto que enfocan su discurso a la defensa del territorio, a la defensa de Castilla, y, en concreto, de la Provincia de Cuenca, ya que estamos hablando de este contexto geográfico y político. En este sentido, el Partido Castellano rechaza el ATC en su programa electoral de las elecciones autonómicas de 2015 (página 12), y también dice estar en contra de los almacenes nucleares en toda Castilla al grito de ¡Castilla sin nucleares! sin embargo, no proponen ninguna alternativa para su solución. Es decir, se oponen al ATC, pero no mencionan ninguna medida para gestionar los residuos nucleares, un asunto del que la sociedad debe ocuparse independientemente de si está a favor o en contra de las energías nucleares.

Víctor García

Víctor García es biólogo y candidato a diputado en las cortes de Castilla La Mancha encabezando la lista de Los Verdes en la provincia de Cuenca. Las ideas de este partido, representadas en su cabeza de lista por la provincia, ya nos las dejó en la tertulia que mantuvimos con él y con Francisco Castejón. Los Verdes no rehúyen la responsabilidad socialmente adquirida de gestionar los residuos nucleares, lo que implica gestionarlos dentro de España, es decir, nunca recurrir al “colonialismo de residuos”. Como primera medida a tomar, defienden el cierre programado de las centrales nucleares para saber “con cuántos residuos contamos” y, a partir de ahí, realizar un debate abierto donde primen las decisiones tomadas por los técnicos para elegir el lugar donde albergarlos, rechazando la opción de que se presenten los municipios de forma voluntaria ya que, “aunque se ponga el ATC en uno los municipios que han pedido albergarlo, es posible que no sea el mejor lugar desde el punto de vista técnico”. Sobre la forma de almacenarlo ya surgen más dudas, aunque se señala desde el argumentario de este partido el Almacén Geológico Profundo como una posible solución. Víctor García habló en este encuentro político sobre el objetivo de conseguir el mix energético, además de señalar la sobrepotencia instalada, que es una producción sobrante de energía que, como él mismo explicó, ya produce el sistema.

María Ángeles García

En la misma línea que las otras opciones progresistas que estaban en la mesa de debate, María Ángeles García, cabeza de lista de los candidatos de Podemos a ocupar los escaños del Parlamento de Castilla-La Mancha por la Provincia de Cuenca, explicó que el programa con el que Podemos se presentó a las elecciones autonómicas de 2015 se desarrolló contando con la ciudadanía en un proceso abierto y democrático. En ese programa se especifica, concretamente en la página 74 el rechazo de Podemos al ATC debido a que “los terrenos no valen, porque la decisión de ubicar el almacén en Villar de Cañas se hizo por razones partidistas y poco democráticas y porque se ha establecido una red clientelar que está desviando fondos públicos a intereses privados, despreciando la seguridad de la ciudadanía”. Sobre la alternativa al ATC, Podemos señala los Almacenes Temporales Individualizados que, tal y como se puntualiza en el programa, “ya los tienen Trillo y Ascó, Garoña ya ha solicitado los permisos para construirlo y el resto están en diferentes fases de tramitación para su construcción” concluyendo con que, sin el ATC, se ahorraría mucho dinero que se podría invertir en sanidad, educación o dependencia. Lo que falta por saber es si Podemos está a favor del cierre de las nucleares, ya que ésto no lo afirman en sus programas electorales de Castilla La Mancha y el de medidas globales para las autonómicas. Sin embargo, en la página 38 del programa electoral de las elecciones europeas señalan la necesidad de hacer una “moratoria nuclear” y el “cierre programado de las centrales nucleares”.

De todos los partidos que se presentaron a las Cortes de Castilla-La Mancha, fueron los seis anteriores los que participaron en el debate organizado por la Plataforma contra el Cementerio Nuclear que, días antes de las elecciones, realizó y distribuyó por las redes sociales una infografía con la que tratan de resumir la posturas de los partidos con mayores apoyos, tanto en número de votos como en atención mediática.

Infografía realizada por la Plataforma Contra el Cementerio Nuclear
Infografía realizada por la Plataforma Contra el Cementerio Nuclear

Durante la campaña electoral también fue destacada la polémica protagonizada por Ciudadanos y la Plataforma contra el Cementerio Nuclear. Hubo una serie acusaciones por parte de la Plataforma por la falta de acuerdo interno dentro de Ciudadanos en cuanto a su posición respecto al ATC. Lo cuenta Alicia Avilés en el diario.es de Castilla La Mancha. Sin embargo, al margen de esa anécdota, quisimos saber la posición exacta de Ciudadanos y sus ideas para gestionar los residuos nucleares. Hemos entrevistado a Ángel Ligero, candidato de Ciudadanos a la presidencia de Castilla La Mancha, que nos contaba que apuestan por el AGP como forma de gestión de los residuos.

 

Entrevista con Rodrigo Irurzun, miembro del Área de Energía de Ecologistas en Acción

Rodrigo Irurzun: “Podríamos parar las nucleares y no pasaría absolutamente nada porque tenemos sobrepotencia instalada”

Rodrigo Irurzun, en el final de la VI Marcha hacia Villar de Cañas

Rodrigo Irurzún, como hemos señalado antes, fue el encargado de moderar el debate entre partidos políticos de Castilla La Mancha sobre la cuestión de los residuos nucleares. En la tarde del día 25 de abril, el Área de Energía de Ecologistas en Acción, de la que forma parte, realizó en Cuenca una reunión para “hacer un repaso de todos los temas que llevamos en la campaña a lo largo del año, especialmente el tema nuclear”. Siendo ya un clásico de las reivindicaciones de esta organización, Irurzun explico que este año llevan la “campaña por el cierre de las nucleares a los 30 años de vida porque cada año que pasa son más peligrosas e inseguras” y, además, consideran que “las empresas que las han construido ya han amortizado con creces su inversión”.

Rodrigo, como la mayoría de los ecologistas involucrados en este asunto, tiene claro que “lo primero que hay que hacer es proceder al cierre paulatino de las centrales nucleares” porque “con ello sabremos el volumen total de residuos a gestionar para empezar un debate tranquilo, con datos y con toda la sociedad para ver qué hacemos con esos residuos” con el fin de valorar “qué posibilidades hay de gestión y cuál es la solución menos mala”, ya que, como dice Francisco Castejón, “todas las opciones tienen ventajas e inconvenientes”.

“La radiactividad mata, es insegura por sí misma”, afirma con rotunidad Irurzun y desmontando el argumentario pronuclear. Seguidamente, explica qué características debe tener una buena zona para albergar los residuos nucleares. El activista dice que “tiene que ser una zona geológicamente muy estable y que no se inunde”, señalando además que “los terrenos sobre los que se pretende construir el ATC son inestables e inundables”, además de criticar que el proceso de elección de Villar de Cañas “no ha sido democrático”. Irurzun considera que “un proyecto de esta embergadura no puede salir adelante de esta forma” ya que “tiene que ser con un diálogo pausado, sin presiones, donde todas las voces puedan dialogar”.

Mitos y grupos de poder entorno a la energía nuclear

Rodrigo Iruruzun afirma que las centrales nucleares sólo son sostenibles económicamente por las ayudas públicas que reciben las empresas que las gestionan, ya que, sin ellas, como él mismo afirma, nunca sería rentable instalar una central nuclear ni gestionar sus residuos: “Aproximadamente el 65% del coste de la gestión de residuos radiactivos la asumimos la ciudadanía, lo que ponen las empresas que gestionan las centrales nucleares ponen es el 35%”. Basándose en esa afirmación, el ecologista dice que las centrales nucleares “son un negocio muy beneficioso” para las empresas eléctricas que las gestionan porque “los costes que supone abordar un escape lo asume la sociedad, por eso sacan un gran beneficio”.

Además de señalar esa falta de rentabilidad que, a su juicio, es intrínseca a las centrales nucleares y la gestión de sus residuos, Irurzun también rebatió otras ideas asociadas a la energía nuclear. Una de ellas es que la energía nuclear no contamina, y, aunque es cierto que las propias centrales no emiten CO2, “estamos olvidando todo el ciclo del uranio, que se extrae en minas enormes a cielo abierto, por ejemplo en Salamanca o el norte de Extremadura“. Sobre este asunto, desde Ecologistas en Acción también están “concienciando a la gente porque no debemos explotar minas de uranio” ya que, como nos cuenta Irurzun, “no es una fuente de abastecimiento energético de forma directa, además tiene unos impactos bastante grandes desde el momento de la extracción”.

“No olvidemos que detrás de las empresas nucleares, petroleras, de seguros o la banca hay muchos intereses económicos que tienen una gran influencia sobre las administraciones públicas y los medios de comunicación”

Sobre la dependencia energética del exterior, las personas que están a favor de la energía nuclear defienden esta fuente energética porque, tal y como nos contaba Javier Díes, es una forma de fomentar la soberanía energética. Sin embargo, este es otro mito relacionado con la energía nuclear, según Rodrigo Irurzun: “Mucha gente piensa que importamos electricidad de Francia, y esto no es verdad, porque exportamos más que importamos”. Además, añade que “podríamos parar las nucleares y no pasaría absolutamente nada porque tenemos sobrepotencia instalada”. Este término, la sobrepotencia instalada, es clave para entender este argumentario.

El activista ecosocial explica que “se ha llegado a esa sobrepotencia porque se estimaba que íbamos a consumir muchísima energía, algo que es imposible por los límites físicos del planeta”, comenta, explicando seguidamente que “en España ha habido un incremento gradual de la potencia instalada a partir de las renovables y el ritmo de instalación ha sido acorde a estos planes. Lo que ha habido también es que se han instalado muchas centrales de ciclo combinado que, por la bajada de la demanda por efecto de la crisis, no se están utilizando”. Sobre este asunto, también apunta a la posibilidad de prescindir de otras energías convencionales: “También se podrían eliminar las centrales de carbón, que tendrían que hacer muchas de ellas inversiones en filtros para reducir la contaminación que envían a la atmósfera”.

Derecho a la información

Para que el conjunto de la sociedad pueda participar en este debate de forma libre y no condicionada, es necesario un buen acceso a la información sobre el problema nuclear y de la gestión de residuos. Rodrigo Irurzun considera que “la sociedad está preparada, pero hay una falta de información interesada”. Esa falta de información se debe a que, en su opinión, los grandes medios de comunicación están influenciados por esas redes de poder que también influyen a las administraciones públicas: “No olvidemos que detrás de las empresas nucleares, petroleras, de seguros o la banca hay muchos intereses económicos que tienen una gran influencia sobre las administraciones públicas y los medios de comunicación”.

“Los informes del IPCC hablan de que si seguimos por este camino las temperaturas aumentarán entre 6 y 8 grados centígrados, una burrada que provocará que la vida, tal y como la conocemos, desaparezca”

Sin embargo, esto no es excusa para llegar a todos los datos. ya que se puede acceder, a través de Internet a la información que aportan tanto la vertiente antinuclear como la pronuclear. Por eso, “quien quiera puede encontrar toda la información en Internet, las dos versiones, y contrastarlas. La sociedad está madura para tomar una decisión, pero hay una sobresaturación de información”. Además, Irurzun recuerda que “los datos están en REE, en el CSN, y en ENRESA”, y que “son datos públicos y oficiales”, recurriendo siempre a ellos para construir el argumentario antinuclear defendido en Ecologistas en Acción.

La urgencia de resolver el problema del Cambio Climático

Por último, además de las cuestiones relacionadas con la energía nuclear y el ATC, en aquella reunión del área de energía también abordaron el problema del Cambio Climático: “Recordemos que el Protocolo de Kyoto terminó en 2012 y no se han cumplido los objetivos, por lo que estamamos ya con retraso”, señala Irurzun, que dice que “en la cumbre de París se tienen que tomar decisiones y llegar a acuerdos, aunque no sean todo lo ambiciosos que nos gustaría” comenta. Explica, además que “hay que concienciar a la ciudadanía porque es muy urgente, el cambio climático ya está ahí y tenemos que evitar sus peores consecuencias”.

Para ello, Rodrigo Irurzun piensa que “tienen que parar las prospecciones de petróleo y el fracking” ya que “todo forma parte de la misma fotografía y los informes del IPCC hablan de que si seguimos por este camino las temperaturas aumentarán entre 6 y 8 grados centígrados, una burrada que provocará que la vida, tal y como la conocemos, desaparezca”. “No podemos permitirnos llegar a ese escenario” exclama, para señalar seguidamente que “los 2 grados de aumento de la temperatura no es suficiente, tiene que ser de 1’5 como mucho y para eso hay que reducir las concentraciones gases de efecto invernadero en la atmósfera en 350 partes por millón (ppm) como mucho”.

Para concluir esta entrevista, le pedimos a Rodrigo Irurzun que resumiera en tres ideas las cuestiones abordadas en la asamblea. En primer lugar, señaló que “la energía nuclear es cara, peligrosa y es urgente tener un calendario de cierre de las centrales”, para después recordar que “el cambio climático es un problema urgente e importantísimo y que tenemos que ser lo más ambiciosos posibles en reducirlo” y concluir con que “la lucha por las energías renovables y contra los combustibles fósiles y la energía nuclear es una lucha contra los grandes poderes económicos que no benefician a la sociedad y que sólo benefician a unos pocos bolsillos”.

26 de Abril: Retransmisión de la VI Marcha hacia Villar de Cañas

IMG_1060

Desde que realizamos el debate entre las plataformas a favor y en contra del ATC, teníamos como objetivo realizar por primera vez un programa con energía solar. Ese reto lo conseguimos el pasado 26 de abril gracias a Juan Cuartero y sus compañeros de Solaer, que instalaron en la Plaza Mayor de Villar de Cañas una placa solar que nos abasteció de energía para poder cubrir en forma de radio online la VI Marcha hacia Villar de Cañas. La razón por la que queríamos hacer esta retransmisión en directo se debe a la importancia social de este acontecimiento, no sólo para el movimiento antinuclear, sino para los ciudadanos de la provincia de Cuenca y de Villar de Cañas y sus pueblos limítrofes. Lo que está en juego es la instalación o no del ATC, garantía de empleo y progreso en una comarca deprimida para unos, y condena para el futuro de las generaciones futuras de esta tierra para otros.

Paca Blanco, Juan Cuartero y Jesús Muñoz, nuestros acompañantes durante la retransmisión
Paca Blanco, Juan Cuartero y Jesús Muñoz, nuestros acompañantes durante la retransmisión

Durante la retransmisión nos acompañaron Juan Cuartero, responsable en España de la empresa de energía solar, Solaer, Paca Blanco, una activista histórica dentro de Ecologistas en Acción que fue capaz de derrotar en los tribunales a un complejo turístico que iba construirse en una zona de especial protección para las aves, y Jesús Muñoz, participante en Ecologistas en Acción en Daimiel, Ciudad Real. Durante el programa, también participaron algunos ciudadanos que se encontraban en la plaza mayor, sin embargo, debido a las tensiones sociales que provoca este problema, es muy difícil que los ciudadanos de Villar de Cañas hablen abiertamente de su opinión respecto a este asunto por las represalias que pueden sufrir al respecto.

En el programa, mientras José Verdú seguía la manifestación, entrevistando a los activistas, a los políticos y a los ciudadanos de a pie que la secundaron, con nuestros acompañantes mantuvimos un diálogo sobre los problemas de la gestión de residuos nucleares, rebatiendo las opiniones extraídas de la entrevista a Javier Díes y hablando sobre las posibilidades de construir un nuevo modelo energético en España. Según avanzaba la marcha, fuimos explicando su desarrollo hasta que llegó a la Plaza Mayor de Villar de Cañas en la que nos encontrábamos.

 

Crónica de la VI Marcha hacia Villar de Cañas

Por José Verdugo

La marcha salió con el cielo amenazando lluvia, encabezada por la particular pancarta que suele ir abriendo las manifestaciones en contra del Almacén Temporal Centralizado. Varios centenares de personas habían llegado momentos antes hasta la Finca Casalonga, entre ellos, representantes políticos y de otras plataformas, además de vecinas y vecinos tanto de la capital como de localidades adyacentes. El grito era el mismo: “no al cementerio nuclear”. Allí empezó esta particular manifestación, una caminata de más de 5 kilómetros, una verdadera peregrinación hasta el lugar dedicado -vallado y también vigilado- a ese ATC, a ese problema para unos y solución para otros.

Los rostros de los allí presentes mostraban poca tensión. Naturalmente, en unas semanas serían las Elecciones Municipales y Autonómicas, y confiaban en que algún cambio se podría manejar. “Ójalá”, se escuchaba entre las personas allí presentes cuando uno de ellos, Carlos Villeta, hacía una particular ceremonia de apertura, si así se pudiera llamar, para dar comienzo a esta marcha, la sexta ya. Meses atrás se habían realizado otras, con el mismo objetivo, el mismo fin: mostrar el rechazo de la ciudadanía a este proyecto tan cuestionado. Un rechazo defendido por la poca transparencia en el proyecto, las pocas garantías ecológicas y naturales, etc. La manifestación comenzaba mientras un grupo de gaiteros amenizaban la salida -y más tarde el camino-, mientras se comenzaban a desplegar las pancartas de las diferentes formaciones políticas y plataformas, además de otros símbolos y banderas. Por delante quedaba un buen camino hasta llegar a nuestro destino, Villar de Cañas.

Por el camino fuimos hablando con diferentes miembros de partidos políticos, que nos mostraban también su esperanza de que ésta fuera “la última” de las marchas y manifestaciones por el ATC, aunque reconocían, a su vez, que todavía quedaba mucho camino por recorrer. Entre estos miembros de partidos políticos, los dos más destacados, sin quitar ni un ápice de importancia a los otros, Juancho López de Uralde, portavoz nacional de EQUO, y Alejandro Ávila, candidato de Izquierda Unida-CLM a la presidencia de las Cortes de Castilla La Mancha. Con ellos también hablamos, y ambos nos dieron su particular motivo para estar allí, junto a otros cientos de personas manifestándose e intentando hacer que esa voz llegara al gobierno castellano-manchego.

Durante la marcha, que iba a buen paso, fuimos dando voz en directo a diferentes personas para que nos dieran su visión y distendieran con nosotros su opinión y el porqué de su rechazo a este proyecto. Unos lo tenían más claro que otros, pero su objetivo era el mismo: el ATC no se quiere ni en Castilla-La Mancha, ni en ningún otro sitio. Las energías nucleares, que sean sustituidas por otras más limpias, y renovables.

Entre conversaciones fuimos llegando al emplazamiento del futuro (o no) ATC, protegido por varios Guardia Civiles que se encontraban allí. Una vez postrados ante la entrada del vallado, se hizo un momento de silencio, que fue interrumpido por una voz ronca que empezó a contar las causas de esta marcha, los porqués, sus luchas, sus peticiones. Allí la gente no miraba con buenos ojos hacia ese emplazamiento, si es que llegaba a enfocar su mirada hacia ese sitio. Tras ese pequeño parón, seguimos hacia adelante, aunque ahora la marcha se había dividido aún más, con más distancia entre los pequeños grupos que la formaban. Un buen rato después, en la plaza del pueblo se comenzaron a escuchar los gritos y consignas de la cabeza de la manifestación, que tras un buen recorrido, conseguía llegar a su destino. Allí fueron llegando todas las personas que integraban esta marcha, y también otras que se fueron uniendo, para leer el último manifiesto del día, y como también rezaban, “ojalá el último” por mucho tiempo…

Entrevista con Juantxo López de Uralde, portavoz estatal de Equo

Juantxo López de Uralde y Paca Blanco
Juantxo López de Uralde y Paca Blanco

La gestión de los residuos nucleares es un problema nacional, sin embargo, la presencia de líderes nacionales de los principales partidos políticos españoles fue muy escasa. Aunque había algunas formaciones políticas del ámbito de Castilla-La Mancha, como el Partido Castellano o Izquierda Unida, el único líder de un partido político que acudió a la VI Marcha hacia Villar de Cañas fue Juantxo López de Uralde, portavoz estatal de Equo. Uralde dijo en la entrevista que le realizamos que veía que la VI Marcha se había realizado con “mayor ilusión que otras veces” porque confía en que esta vez, “sea la última”.

“El debate no es tanto qué hacemos con los residuos, sino cómo dejamos de producirlos”, explicó Uralde, que dijo que, debido a que ahora mismo no hay otra opción posible, “el qué hacer con los residuos se está resolviendo por sí mismo con los almacenes individuales de las centrales” sin embargo, seguidamente señaló que “eso es una solución a corto plazo ya que si no paramos de producir residuos estamos dejando el problema a las generaciones futuras”. Como solución, el portavoz estatal de Equo dijo que en su programa contemplan “el cierre progresivo de las centrales nucleares y un cambio de modelo energético”.

Durante la entrevista, quisimos que el representante estatal del partido ecologista pudiera intercambiar impresiones con nuestros acompañantes durante la retransmisión. Paca Blanco le señaló que estaba en contra de los ATIs: “No quiero el cementerio nuclear ni para Almaraz ni para Villar de Cañas”, y Juantxo López le contestó que tampoco está de acuerdo, pero “es la solución que se está tomando ahora”. Paca Blanco replicó y dijo que no quiere “ni ATIs ni ATCs” y que no va a entrar en ese debate “hasta que se cierren las centrales nucleares”.

Otro de los temas por el que le preguntamos, y que se abordó en el debate entre los seis partidos políticos del día 25 de abril en Cuenca, fue las polémicas surgidas entorno a las dificultades de conformar candidaturas de convergencia. “Equo no estaba en esa mesa porque ha apostado por la confluencia y estar con otros partidos para las elecciones, lo que requiere la generosidad de guardarte tu marca” explicó.

“Nosotros somos un partido en el que nuestra base ideológica es la ecología política” dijo Uralde, una ideología que, según sus propias palabras, no se basa en “que la solución sea más PIBs, sino un cambio en el modelo energético en el que el sistema no esté tan guiado por el beneficio económico, sino por el bienestar de las personas y el medio ambiente”. “Eso es lo que identifica a cada partido. Nosotros hemos decidido sumar para ganar, y esa ha sido nuestra apuesta”, zanjó, para concluir que espera “no tener que venir el año que viene”, para protestar, sino sólo a “tomarse unas cañas”.

3 Conclusiones sobre un problema inaplazable

La primera conclusión que se puede extraer después de la VI Marcha hacia Villar de Cañas es que es imprescindible que los medios de comunicación, los partidos políticos y la sociedad civil se conciencie sobre la importancia y la embergadura que tiene este problema. Si bien es verdad que es habitual ver en la prensa conquense y castellano-manchega noticias relacionadas con el ATC, puede resultar insuficiente si desde los medios de comunicación de las grandes ciudades, especialmente Madrid, que alberga a las principales cadenas de radio y televisión y las redacciones de las principales cabeceras de los diarios nacionales de España, no se lleva este asunto a las portadas de diarios e informativos.

Otra conclusión que nos deja la que ha podido ser la última protesta contra la instalación del ATC en Villar de Cañas es que es necesario que se establezcan canales de diálogo entre las dos posturas. En este reportaje hemos escuchado, sobre todo, el argumentario de la posición antinuclear, quedando el pronuclear reducido a la entrevista que nos concedió Javier Díes en octubre de 2013 (aunque nosotros hemos tratado por todos los medios que hubiera más voces pronucleares. Seguiremos intentándolo). Es imprescindible que ambas posturas se sienten en la misma mesa de diálogo con ánimo constructivo y buscando siempre el bien común. Es inútil seguir con la pelea entre antinucleares y pronucleares, ya que los residuos están ahí, esperando a que la sociedad decida qué hacer con ellos. Desde La cueva del río seguiremos intentando sentar a ambas partes para encontrar el consenso.

Por último, y esta sí que es una reclamación que se hace desde el lado ecologista, es necesario que cada ciudadano reflexione acerca de este debate y se posicione. Más allá de quién se lleve los beneficios de la producción energía nuclear y quién mantiene las centrales, es importante que todos asumamos nuestra parte de responsabilidad en este diálogo, ya que, muchas veces, casi por inercia, el consumo energético que realizamos cada día hace posible o imposible un sistema energético u otro. Si queremos cambiar el sistema, tal vez, deberíamos empezar por mirarnos al espejo y ver qué impacto tenemos nosotros mismos, en nuestra vida cotidiana, sobre la Madre Tierra, y, una vez realizada esta reflexión personal, valorar la posibilidad de realizar cambios en nuestros hábitos cotidianos con el fin de conservar lo único que nos da la vida y lo único que tenemos en común todos los seres vivos del Planeta.

 

 

 

VI Marcha hacia Villar de Cañas

El domingo 26 de abril, La cueva del río estuvo realizando un programa de radio en directo desde la Plaza Mayor de Villar de Cañas, durante la VI Marcha contra el ATC que organizó la Plataforma contra el cementerio nuclear. Ese programa lo realizamos gracias a la energía solar que nos proporcionó Juan Cuartero de Solaer. Mientras José Verdú nos contaba cómo transcurría la manifestación a pie de campo, mientras desde la Plaza Mayor manteníamos un diálogo con Paca Blanco, coordinadora del área de energía de ecologistas en acción, Jesús Muñoz, miembro de Ecologistas en Acción de Daimiel y el propio Juan Cuartero en el que reflexionaban sobre la gestión de los residuos nucleares, un problema de enorme magnitud que no sale todo lo que debiera en los grandes medios y que va condicionar el futuro de nuestra sociedad. Estamos preparando un reportaje multimedia en el que organizaremos toda la información que hemos recogido durante los días 25 y 26 de abril. Mientras, os dejamos acceso a todos los materiales audiovisuales que hemos realizado.

Más videos en nuestro canal de youtube Fotografía: José Verdú y David Sánchez En breve tendréis toda la información ordenada en el reportaje multimedia que estamos realizando. ¡Gracias por compartir vuestras ideas y conocimientos en La cueva del río!

¿Qué hacemos con los residuos nucleares?

Es un debate inaplazable y fundamental para el futuro próximo de nuestra sociedad, aunque no salga lo suficiente en los medios tradicionales. Para La cueva del río, los problemas medio-ambientales son muy importantes, pues la salud de la naturaleza determina la salud de todos los seres vivos, incluidos, por supuesto, los seres humanos.

Por eso, los residuos nucleares representan un problema muy grave. Son de sobra conocidos sus efectos devastadores sobre la salud del ambiente y los animales, por ello hay que establecer un debate plural y abierto que nos aclare cómo gestionarlos buscando el bien común de la sociedad.

Eso es lo que hemos tratado de hacer en este programa en el que habíamos invitado a Enresa (que nos dijo que no desde el principio) y a Javier Díes, que desgraciadamente no ha podido participar debido a un compromiso profesional inaplazable, aunque su disposición a participar era muy positiva. Lo pospondremos nuevamente. Mientras, podéis escuchar la entrevista que nos concedió en octubre de 2013.

En el otro lado de la balanza están Francisco Castejón y Víctor García. El primero es doctor-investigador en física nuclear de fusión y el segundo biólogo y militan en Ecologistas en Acción y Los Verdes respectivamente. No ha sido un debate con pluralidad de opiniones como deseábamos, pero eso no impide valorar su punto de vista y tomarlo con conciencia crítica.

 

Fuente: @VictorGdeLucas
Víctor García Fuente: @VictorGdeLucas
Fuente: http://iopscience.iop.org/0741-3335/labtalk-article/49809
Francisco Castejón Fuente: http://iopscience.iop.org/0741-3335/labtalk-article/49809

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Eso es lo que los periodistas les pedimos a ustedes cuando hacemos nuestro trabajo: Que sean críticos y que no se queden con lo primero que les digan, que vayan más allá. Nosotros, los periodistas, les daremos las herramientas para que puedan llegar más lejos. Como diría el maestro Rafael González: “Que nadie hable por mí”.

Mañana a las 12:00 desde Villar de Cañas seguimos con el #DebateKKNuclear

Fuente de la imagen de portada: TVEFuente de la imagen de portada: TVE

Voces contra el TTIP desde las calles de Cuenca

Medio centenar de personas han acudido a la cita que han convocado diversos colectivos y organizaciones sociales para protestar contra el tratado de libre comercio que están negociando Estados Unidos y la Unión Europea. La marcha se ha iniciado en los servicios periféricos de agricultura y ha recorrido la calle carretería y el parque de San Julián, deteniéndose en las sedes de los ministerios de economía y hacienda.

Los manifestantes clamaban contra el TTIP mientras la tarde del sábado tenía a los comercios del centro de Cuenca en plena actividad. Durante la manifestación preguntamos a algunos ciudadanos por qué se manifiestan contra este acuerdo comercial. Esto es lo que nos contaban:

Entre los manifestantes también se encontraban Ana Cruz, miembro de Izquierda Unida de Cuenca, y Carlos Villeta, coordinador de Ecologistas en Acción de Cuenca. Para Ana Cruz, el TTIP es “una traición a la ciudadanía” que pone los intereses de las multinacionales por encima de los derechos de las personas. Carlos Villeta incidía en los efectos que puede tener para la economía de la provincia, dándose la posibilidad de que en agricultura, por ejemplo, entren a competir en el mercado productos más baratos que los de la provincia porque estos últimos “se producen de una forma más sana”.

La marcha terminó en torno a las nueve de la noche frente a la sede del Ministerio de Economía en Cuenca. Sin embargo, en las mismas inmediaciones del Parque de San Julián pero en la sede de Hacienda, se realizó una representación teatral con la que se satirizaba el efecto que, según los manifestantes, puede tener el TTIP sobre los ciudadanos.

Cambiar la economía y las conciencias para salvar el planeta

Una vez más, el enésimo intento de la ONU para encontrar una solución a los problemas medio-ambientales que amenazan al sistema bioclimático del Planeta volvió a resultar insuficiente para las principales organizaciones en defensa del medio-ambiente. Mientras que los representantes políticos que acudieron a la cita de Lima 2014 se muestran satisfechos porque todos los firmantes lograron acordar un documento en el que se compromete a los países firmantes a reducir sus emisiones de CO2, para las organizaciones ecologistas, como declaraba a los medios la portavoz de WWF Samantha Smith, “es un texto increíblemente débil”1 porque no obliga a los Estados a reducir sus emisiones en cifras concretas, sino voluntarias.

París 2015 será la próxima cita mundial para avanzar en las reducciones de CO2 de cara a evitar que en 2020 la temperatura global aumente dos grados, aunque ya se ha advertido desde Naciones Unidas que ya es imposible evitar que eso ocurra (no obstante, sí afirman los investigadores de la ONU que se puede evitar que los efectos vayan a peor). En éste sentido, y temiendo nuevamente desde los movimientos ecosociales que esa nueva reunión mundial por el clima vuelva a resultar insuficiente, desde éstas organizaciones ecologistas se proponen medidas concretas que los ciudadanos pueden explorar, adoptando métodos y estrategias para luchar cada uno desde su “pequeño jardín”, desde su vida cotidiana, contra el cambio climático.

Además de ese “poder ciudadano”, también existen muchas medidas que se pueden tomar en cualquier momento por parte de los Estados y que supondrían un cambio total del funcionamiento de la economía, lo que conllevaría inevitablemente que se acabaran los privilegios de ciertas personas que se lucran al frente de multinacionales del petróleo, entre otros sectores. En definitiva, desde las organizaciones más concienciadas por la defensa del medio-ambiente se clama por un cambio cultural en las conciencias de las personas que cambie a su vez el sistema económico global con el objetivo de proteger el equilibrio natural, tan perturbado por la acción del Ser Humano en el Planeta. Pero, ¿en qué consisten esas alternativas? Y, ¿cómo llevarlas a cabo? ¿es posible o es una utopía?

Decrecer para cambiar la economía capitalista por la del bien común

“El planeta Tierra cuenta con una cantidad finita de materiales y, por tanto, la extracción y uso de los mismos no puede ser ilimitada”. Éste hecho, que parece incuestionable, es vital para entender porqué es insostenible el actual sistema de producción y consumo que sostiene la economía capitalista. Así lo aseguran Yayo Herrero y Luis González, miembros de Ecologistas en Acción, en el ensayo “Decrecimiento justo o barbarie”, publicado en la revista Viento Sur. Esta teoría económica, de la que es uno de sus principales exponentes a nivel mundial el académico Serge Latouche, propone que “puesto que no es posible un crecimiento indefinido dentro de una biosfera de recursos y sumideros finitos y que los límites ya han sido superados, el camino hacia la sostenibilidad está forzosamente marcado por la disminución de la extracción y la generación de residuos”. Por lo tanto, explican los activistas, “el reto del decrecimiento es aprender a producir valor y felicidad reduciendo progresivamente la utilización de materia y energía”.

Serge Latouche, el principal impulsor de esta teoría, explicó en una entrevista a la revista Papeles, de la fundación de educación ecosocial Fuhem, que “el proyecto de una sociedad del decrecimiento es radicalmente diferente al crecimiento negativo, es decir, al que conocemos en la actualidad”. Para el filósofo y economista francés, “recuperar una relación sana con el tiempo consiste sencillamente en volver a aprender a vivir en el mundo”. Por lo tanto, el decrecimiento se basa en un cambio cultural que, según su principal impulsor, “conduce a liberarse de la adicción al trabajo para volver a disfrutar de la lentitud, redescubrir los sabores vitales relacionados con la tierra, la proximidad y el prójimo”. El razonamiento del filósofo y economista francés concluye afirmando que “no se trata tanto de regresar a un pasado mítico perdido como de inventar una tradición renovada”.

“Recuperar una relación sana con el tiempo consiste sencillamente en volver a aprender a vivir en el mundo”, Serge Latouche

Para lograr los retos que plantea el decrecimiento, podría aplicarse la teoría económica que camina en el mismo sentido y que cada vez tiene mayores apoyos. Se trata de la propuesta del profesor de economía de la Universidad de Viena Christian Felber: La teoría de la Economía del Bien Común. Felber propone cambiar las legislaciones de los Estados para favorecer a las empresas cuyas actividades se centran en causar algún tipo de beneficio social o medio-ambiental y, por contra, castigar con mayores impuestos y trabas burocráticas a aquellas que causen algún tipo de deterioro medio-ambiental o que se lucren en negocios moralmente cuestionables como la industria armamentística. Felber explica en su libro “La economía del Bien Común” (2012) que su propuesta tiene como objetivo que la economía se ponga al servicio de los ideales democráticos que ya defienden la mayoría de las constituciones de Estados democráticos, como la española de 1978, que establece en el artículo 40.1 que “los poderes públicos promoverán las condiciones para el progreso social y económico y para una distribución de la renta regional y personal más equitativa en el marco de una política de estabilidad económica”.

Dentro de las propuestas de Felber destaca la idea de la creación de una Banca Pública, iniciativa que, por otro lado, lleva siendo defendida por multitud de personas desde hace varias décadas, como los miembros de la organización ATTAC entre los que se encuentran Vinçen Navarro, Gregorio López Sanz o Ignacio Ramonet. Esa Banca Pública o Banca Democrática que propone Felber dejaría de estar orientada a conseguir beneficios para repartir dividendos y pasaría a centrarse en la función social de la banca, que consiste en mover el dinero para que la economía real funcione, incentivando especialmente a aquellas empresas o proyectos que tengan como objetivo algún tipo de beneficio social o medio-ambiental, propiciando así modelos de negocio ecosocialmente responsables e imponiendo dificultades a aquellos que no lo sean, es decir, invirtiendo la tendencia actual de una gran parte de las empresas que compiten en la economía de mercado capitalista. Además, esa Banca Democrática no podría invertir en bolsa, ni cobrar intereses y su estructura sería democrática, convirtiéndose en un recurso del Estado para favorecer ese reparto equitativo de la riqueza que ya se defiende en la mayoría de las constituciones de países democráticos.

“Curiosamente, aunque los valores debieran ser la orientación esencial, las guías de nuestra vida, en la economía de hoy en día priman valores completamente diferentes a los valores válidos en nuestras relaciones personales diarias”, Christian Felber

Y como ciudadano, ¿qué puedo hacer?

Probablemente, todas éstas ideas parecen muy lejanas de la realidad cotidiana que viven todos los ciudadanos y que, por lo tanto, al no poder lograrse esas utopías, el destino del planeta será calentarse más y más hasta que las condiciones de vida fuercen un cambio biológico causado en gran parte por la acción del Ser Humano. Sin embargo, el ciudadano concienciado con éstos problemas no tiene porqué caer en el desánimo, ya que hay multitud de medidas que cada persona puede incorporar a su vida cotidiana para lograr el cambio cultural necesario para cambiar el sistema económico y posibilitar así la reconducción del problema global del cambio climático.

Reducir la huella ecológica

Es cierto que una persona individual no puede evitar que el resto del mundo contamine de forma peligrosa el Planeta, sin embargo, sí puede reducir su propia huella ecológica. El documental “Recetas para el desastre”3, de John Webster, cuenta la historia de una típica familia finlandesa que se propone vivir sin petróleo durante un año entero. Evidentemente, no lo consiguen completamente, pues en el mundo occidental vivimos rodeados de petróleo, sin embargo, sí consiguen aprender a vivir de un modo diferente, más pausado, más creativo y con mayores incomodidades, pero consiguiendo reducir su propia huella ecológica.

La huella ecológica es un concepto cuyo origen se atribuye a Mathis Wackernakel y a William Rees. Consiste en la propuesta de un examen sobre el impacto de la humanidad sobre la naturaleza, es decir, de los recursos naturales que utilizamos los seres humanos para nuestras actividades. Ése mismo cálculo se puede aplicar a las personas individuales, de hecho, existen multitud de medidores online que dicen a los internautas cuál es su impacto sobre el planeta en base a una serie de preguntas sobre sus hábitos cotidianos4.

Sin embargo, si nos centramos en las alternativas que ya llevan a cabo ciudadanos de todo el mundo para lograr ese equilibrio ecológico, encontramos medidas como fomentar los circuitos cortos de comercialización o extender el uso cotidiano del transporte público y la bicicleta frente al coche privado como uso individual. La primera alternativa proviene del movimiento en defensa de la Soberanía Alimentaria, que trata de conseguir que las personas puedan encontrar alimentos cultivados de forma agroecológica en lugares lo más cercanos posibles a sus zonas de residencia. Los grupos o cooperativas de consumo responsable reúnen a consumidores concienciados con éstos problemas con productores cercanos de alimentos ecológicamente responsables, incentivando la economía local-regional de las zonas en las que viven, reduciendo a su vez el kilometraje en el transporte de productos alimenticios, y, por lo tanto, la contaminación. Uno de éstos proyectos es Ecomoral, una huerta agroecológica de Moral de Calatrava (Ciudad Real) que lucha por recuperar la semilla antigua en sus productos que reparten a consumidores de pueblos cercanos y a restaurantes que cocinan con sus productos5.

En el terreno del transporte también podemos hacer grandes cambios para reducir nuestra huella ecológica. Cambiar nuestros hábitos de transporte dentro de una ciudad o pueblo fomentando el uso del transporte público frente al coche individual y privado o sustituir la bicicleta por el coche para moverse dentro de una ciudad son dos de las alternativas posibles. Carlos Villeta, presidente de Ecologistas en Acción de Cuenca6, nos contaba en La cueva del río que “la bicicleta es el transporte que puede abarcar todas las necesidades que tiene una persona dentro de una ciudad pequeña junto al transporte a pie, y en una ciudad grande, junto al transporte público”. Éste ecologista y biólogo afirma que usar la bicicleta “ahorra tiempo” en el día a día y recomienda “llevar a los niños al colegio en bici” para que “conozcan su ciudad” y que se fomente el valor de la autonomía entre ellos. Por otro lado, ésta idea no tiene como objetivo sustituir o eliminar al coche por la bici, sino fomentar el uso racional de los mismos, por ejemplo, reservando el coche para desplazamientos más largos, como los realizados entre una población y otra, y dejando la bicicleta, el transporte público y la propia caminata para los quehaceres diarios.

Cambio cultural por el equilibrio de la naturaleza

Podemos seguir repasando las miles de alternativas existentes, como la propuesta en el ámbito de la energía por la Plataforma por un Nuevo Modelo Energético basado en el autoconsumo eléctrico a través de energías renovables como las placas solares o los molinos de viento. Sin embargo, cada alternativa daría lugar para un reportaje único y distinto, lo que demuestra que no hay lugar para el desánimo y que sí se pueden tomar pequeñas iniciativas cotidianas para reducir la huella ecológica a la vez que los Estados pueden reconvertir la economía hacía un modelo medio-ambientalmente responsable. Por lo tanto, mientras los representantes políticos siguen dando pequeños pasos (insuficientes para algunos) en las cumbres internacionales por el clima, como la próxima de París 2015, los ciudadanos podemos llevar a cabo cambios de hábitos en nuestra vida cotidiana que estén enfocados a reducir la huella ecológica propia y proteger así el equilibrio ecológico de La Tierra. Estamos, pues, en una tarea de todos y cualquier acción, por pequeña que sea, puede suponer un importante aporte en la lucha por lograr ese objetivo tan necesario para seguir conservando la vida en el Planeta Tierra tal y como la conocemos.

Fuentes utilizadas en éste reportaje:

Generación Verde, Radio Nacional de España 5, 18/12/2014
http://www.rtve.es/alacarta/audios/generacion-verde/generacion-verde-cumbre-del-clima-lima/2916144/

“La ONU ofrece hoja de ruta contra el cambio climático”, Gestión, el diario de economía y negocios de Perú, 20/11/2014
http://gestion.pe/economia/onu-ofrece-hoja-ruta-contra-calentamiento-climatico-2114442

“Decrecimiento justo o barbarie”, Yayo Herrero y Luis González, Revista ‘Viento Sur’, nº 118, Septiembre de 2011
http://www.vientosur.info/articulosabiertos/VS118_Herrero_Reyes_Decrec_Justo_barbarie.pdf

“Entrevista a Serge Latouche”, Revista Papeles, nº 107, 2009
http://www.usc.es/entransicion/wp-content/uploads/2011/11/Decrecimiento-o-barbarie_Serge-Latouche.pdf

“La economía del bien común”, Christian Felber, Editorial Deusto, 2012

“Entrevista con Carlos Villeta”, La cueva del río-El Crisol de Ciudad Real, 2014
http://www.elcrisoldeciudadreal.es/2014/11/30/65549/carlos-villeta-es-curioso-que-el-gobierno-regional-no-aproveche-los-recursos-para-las-energias-renovables-que-tiene-castilla-la-mancha/

Una acción local con enfoque global

P { margin-bottom: 0.21cm; }

Sábado verde en Ecomoral

P { margin-bottom: 0.21cm; }

    El pasado 11 de mayo, Julio Barea, activistade Greenpeace España, publicó en el blog de esta conocida organizaciónun artículo en el que se explica que el dióxido de carbono en la atmósfera ha llegado a las 400 partes por millón (ppm). “Nunca en la historia de la Humanidad se habían registrado niveles tan altos de este gas de efecto invernadero.Incluso los análisis efectuados en los hielos polares, que nos remontan 800.000 años atrás, muestran que la atmósfera terrestre nunca había alcanzado dichos valores” declara Barea. “Tendríamos que remontarnos más allá, hasta los 4,5 millones de años, en el registro fósil de la Tierra para poder ver niveles de CO2 semejantes. Lugares como la Península Ibérica eran bien diferentes a como la conocemos actualmente. Un lugar semiárido junto a un mar Mediterráneo hipersalino y prácticamente seco como consecuencia de la intensa evaporación. Las temperaturas medias mundiales eran 3-4ºC más alta que ahora (aquí superiores a los 5ºC), no había hielo en el Ártico, y el nivel del mar era entre 5 y 40 metros más elevado que el actual”.
    Leyendo el artículo de Julio Barea me entra cargo de conciencia cuando pienso en las veces que he pedido a mis familiares que me llevaran a algún sitio cercano en coche cuando podía ir andando, o cuando me he olvidado de apagar la luz al salir de mi habitación, y muchísimas acciones cotidianas más que contribuyen a generar ese nivel tan elevado de concentración de CO2. Entono el mea culpa. Sin embargo, aunque mi huella ecológica como individuo pueda ser considerablemente reducible, me indigna saber, como dice Julio Barea, que ningún Estado o Gobierno del mundo se atreva a controlar sus emisiones de CO2 por contradecir los intereses del lobby energético.
    Mafalda solía decir: “me gustaría levantarme una mañana y saber que la vida de uno depende de uno mismo”. Puede que la clave para forzar a esos molinos de viento(y valga la ironía quijotesca) a que dejen de perpetuar el modelo de crecimiento industrial que nos ha conducido a esta situación es que los ciudadanos debamos empezar por cambiar nuestra conciencia. Un cambio de mentalidad que empieza desde uno mismo. Considerar que una acción local, tiene una repercusión global… ¡Menudo gigante que tenemos que derrotar, amigo Sancho!
    El modelo económico y social que ha imperado hasta ahora y que en estos tiempos se encuentra tan cuestionado ha generado, forzosamente, que la gente tome otras alternativas ante la ineficacia burocrática. Una de esas alternativas es la de los grupos de consumo responsable y ecológico, que en contacto con productores respetuosos con el medio ambiente, tratan de construir una manera de consumir alimentos diferente al modo convencional, además de tejer nuevas redes sociales y humanas basadas en el amor por La Tierra y sus frutos. Una iniciativa cercana a los “movimientos de transición” que se propone como objetivo final intentar conseguir la Soberanía Alimentaria.
    El consumo y la producción ecológica en busca de laSoberanía Alimentaria
    Grupos de consumo de Ciudad Real organizando el III Encuentro de Ecomoral

    Para mí, el planeta es como el Titanic. No importa tu condición social o el lugar en el que vivas. Si la nave se hunde, nos hundimos todos”. Así de contundente se expresa José Esquinas, catedrático de Hambre y Pobreza en la Universidad de Córdoba y miembro durante 30 años en la FAO. El ciudadrealeño hace mención a la capacidad de cada individuo de contribuir a que esta nuestra nave no se hunda. Puede que resulte una utopía, pero en las últimas décadasmiles de personas en todo el mundo han empezado a aplicar este principio desde distintos ámbitos para mejorar su pequeño jardín.

    En las provincias de Ciudad Real y Cuenca han proliferado desde 2008 los grupos de consumo ecológico, conjuntosde personas que deciden organizarse para consumir alimentos de una manera responsable con el medio ambiente y segura con su propia salud. Pero, ¿cómo se consumen alimentos de forma segura para nuestra salud y para el medio ambiente? Ignacio Mancebo, miembro de Ecologistas en Acción de Ciudad Real, nos explica que estas personas confían en productores ecológicos cercanos a sus localidades de residencia para que elaboren los productos que después consumirán sin utilizar químicos o modificaciones genéticas en su elaboración. De esta forma, los grupos consiguen acceder a alimentos seguros ya que se evitan los perjuicios provocados por los tóxicos (fertilizantes, hervicidas y otros productos usados en la agricultura industrial) y aditivos químicos como los conservantes o los colorantes. De aquí podemos formular otra pregunta que abre un debate abierto: ¿Son los alimentos no producidos de manera ecológica tóxicos? No sabría qué contestar. Los que defienden el uso de químicos para la mejora de la calidad de los alimentos insisten en los beneficios que ha proporcionado la industria química para la sociedad, pero los que defienden la producción ecológica destacan que acaba con la biodiversidad biológica y que es un negocio para las empresas de la industria agroalimentaria. Jose Miguel Mulet, y su blog los productos naturales y Esther Vivas, periodista y socióloga, son dos expertos de ambas posturas. Escuchar y contraponer sus argumentos es un buen ejercicio de pensamiento crítico en este asunto.
    Recogida de productos en la sede de Pisto Ecológico

    Sin embargo, al margen del debate de la repercusión en la salud de los alimentos, este movimiento trata de frenar el despoblamiento rural y la excesiva dependencia de las ciudades de los recursos externos (energéticos y alimentarios). Lo que se pretende es generar una demanda de este tipo de productos para mantener su oferta, priorizando en circuitos cortos de comercialización (los más cortos posibles). De este objetivo nacen en las ciudades los huertos urbanos donde los urbanitas tratan de reaprender las técnicas agrícolas tradicionales para aprender a producir los alimentos que ellos mismos consumirán después. En los pueblos y zonas rurales es una oportunidad para que los productores autóctonos den salida comercial a su producción fuera de su municipio. Desde el punto de vista económico es una forma de alentar el comercio interior y la creación de puestos de trabajo. Desde el punto de vista del derecho a la soberanía alimentaria es una manera de participar en el cuidado y mantenimiento de tu pueblo o provincia, de sus especies agrícolas autóctonas, ya que se toma conciencia de la importancia medioambiental que esto supone, además de ejercer el derecho a decidir cómo producir los alimentos que cada comunidad humana quiere consumir.

    Redes humanas
    Puede que nos sea más fácil derrotar a los gigantes si visualizamos otras alternativas practicablesque enfrentarnos a ellos como lo hizo D. Quijote, de frente contra un muro infranqueable. Este tipo de iniciativas que tratan de luchar contra los molinos de viento de los que hablábamos antes, yque se podrían encuadrar dentro de un movimiento mundial conocido como “ciudades de transición” o transition towns tienen una repercusión cada vez más importante en las provincias de Ciudad Real y Cuenca desde 2008, aunque no actúen bajo la bandera del movimiento de las transition towns.
    En la actualidad existen varios grupos en diferentes localidades: Colectivo de Organización Local (COL) de Ciudad Real, Daimiel Ecológico, La alegría de la huertamanchega de Valdepeñas, Pisto Ecológico de Cuenca y muchos más. Estos grupos han generado una comunidad humana a nivel provincial que se concreta en diferentes tipos de acciones que fortalecen su unión y su interacción y que se plasma en Internet a través de blogs y redes sociales, por las que se organizan y comunican.
    Algunas de esas actividades son los “sábados verdes en Ecomoral”, en Moral de Calatrava, que consisten en que los miembros de los grupos de consumo van a ayudar a Ana Gómez y Mariví Rojo, hortelanas ecológicas de la localidad, en diferentes tareas del huerto. De esta manera, los miembros de los grupos de consumo toman conciencia directa del esfuerzo que supone cultivar y cuidar los alimentos, los mismos frutos de la tierra que después tendrán en su plato. Los miembros de los grupos establecen asíuna relación más cercana, de amistad, entre los productores y ellos. Se preocupan por sus problemas, sus dificultades, y valoran el fruto de su trabajo, lo quees una motivación para que los productores se esfuercen en innovar y ofrecer mejores productos a sus clientes, aunque en este caso el término “cliente” y “vendedor” no cuajarían muy bien ya que es una relación que va mucho más allá de la compra-venta de productos. Es un modo de vivir distinto no enfocado en buscar la mayor rentabilidad económica (de hecho muchos productores confiesan que si intentaran entrar en este mundo por los beneficios ya lo habrían dejado). Una forma de vida basada en el amor hacia los demás y en la creencia de que se puede construir un mundo mejor desde nuestro pequeño jardín, generando en este caso una economía solidaria.
    Labor de concienciación
    Encuentro con mujeres sabias

    Una parte de las actividades que realizan los grupos de consumo son las relacionadas con la sensibilización y la concienciación a la sociedad. Así, La alegría de la huerta manchega organizó en Valdepeñas “La semana sin tóxicos” el pasado mes de marzo, donde invitaron a expertos como Pilar Muñoz, pediatra, para que impartiesen conferencias sobre el peligro en nuestra salud de ciertos productos artificiales además de otras actividades como proyección de documentales y elaboración de talleres relacionados con la eliminación de sustancias químicas en la vida cotidiana. Daimiel Ecológico celebró sus I Jornadas Agroecológicas en noviembre, que invitaban a los asistentes a conocer este movimiento, permitiendo a los ciudadanos comprar este tipo de productos gracias a un mercadillo organizado en la ciudad.Ciudad Real, Peralvillo y Miguelturra albergaron las II Jornadas de Ecofeminismo organizadas por COL, en colaboración con la UCLM entre otras instituciones, y que trataron de hacer reflexionar a los asistentes sobre el papel de la mujer en el mundo urbano y rural a través de encuentros con mujeres sabias, mujeres con más de 60 años para que compartieran sus conocimientos con los participantes en los actos, entre otras actividades. El evento que más personas concentra son los Encuentros de productores y consumidores en Ecomoral(Moral de Calatrava) en los que se reunen grupos de consumo, productores ecológicos, y otros expertos para intercambiar ideas, sensaciones, y proyectos en común. Se celebran dos al año, uno en primavera y otro en otoño, contando con la participación de José Esquinas en el Encuentro del pasado mes de octubre. Por otra parte, en Manzanares miembros del grupo de consumo ¡A tu salud!Están construyendo el proyecto “Escuela de valor”, una finca agroecológica en la que están intentando aplicar modelos de sostenibilidad y autogestión relacionados con la agricultura ecológica. Todas estas iniciativas acaban por demostarnos que podemos hacer muchas cosas desde nuestro pequeño jardín para ayudar a solucionar los problemas medioambientales. Desde luego, un ejemplo a seguir para quitarnos el escepticismo y la apatía.

    En busca de ideas para otra economía y otra sociedad

    Supongo que os sonará de sobra aquello de que estamos en crisis, que el capitalismo produce muchísimas desigualdades sociales y deterioros mediambientales y que vivimos en un sistema económico que fomenta los valores del individualismo, la competencia y la rivalidad, y que nos lleva a valorar lo material sobre los sentimientos y las ideas. No creo que a estas alturas de la crisis os haya dicho nada nuevo. Sobre todo cuando ya andaba Quevedo hablando de la perversión del dinero en el siglo XVII con su Poderoso Caballero.
     No, no os digo nada nuevo ni nada bueno. Esto genera mucho hastío y seguir fomentando este discurso nos puede hacer creer que es imposible cambiar todos los males de este mundo. Por eso, hoy os quiero hablar desde una óptica más positivista. Sin dejar los males de este mundo hoy os quiero hablar sobre iniciativas y propuestas en el plano económico que intentan dar soluciones practicables a los problemas generados por el sistema económico actual.

    El ITF, un freno a la especulación financiera.

    Os soy sincero. Yo no sé explicar qué es la especulación. No la entiendo aunque conozco la definición teórica. Especular es compar un bien (ya sea físico o abstracto) y revenderlo después a un precio más alto que el original para obtener un beneficio. Lo entiendo desde un punto de vista abstracto pero no sabría aplicarlo. No la concibo. Luego tenemos otra especulación que tiene que ver con los rumores, que consiste en difundir divagaciones y conjeturas sobre un hecho o sus causas que no tienen nada que ver con lo realmente acontecido. Sea lo que sea, creo que Jordi Evolé  y Josef Ajram os pueden ayudar a comprenderla mejor que yo.

    En fin, espero que os haya ayudado a tenerlo más claro. Yo la verdad es que sigo viéndola muy rara. ¿Cómo voy a vender algo que no tengo? En fin…
    Este tipo de movimientos financieros ha sido muy frecuente a lo largo del siglo XX. El afán excesivo de lucro es una de las principales causas de las frecuentes crisis del capitalismo. Para responder ante ella, desde el final de la II Guerra Mundial, diferentes economistas han aportado ideas para solucionar este problema y en la actualidad, se ha llegado a convertir en una petición muy popular. Os hablo del Impuesto sobre las Transacciones Financieras, ITF.
    John Maynard Keyness, el economista famoso por apoyar la intervención del Estado para regular el mercado (Teoría General sobre el Empleo, el interés y el capital), ya empezó a plantear que era necesario reducir la excesiva liquidez de la que disponían los mercados con un impuesto sobre las transacciones financieras. Más tarde, en 1972 tras abandonar el patrón oro sobre el dólar, el economista americano James Tobin propuso un impuesto mundial sobre las transacciones financieras con el objetivo de disuadir a los especuladores. Caería en el olvido esta Tasa Tobin, sobre todo en los ochenta con Thatcher y Reagan protagonizando la gestión de la economía mundial. 
    Tras diversas crisis económicas, gente de todo el mundo empieza a organizarse para que se imponga la Tasa Tobin y detener la especulación, devolviendo a los estados la soberanía económica. Una de las organizaciones mundiales que desde 1997 ha protagonizado esta lucha es ATTAC, la Asociación por la Tasación de las Trasnsacciones financieras y la Acción Ciudadana.
    Este video os explicará de forma más pedagógica en qué consiste el ITF y este dossier contiene una propuesta de ATTAC a diferentes gobiernos del ámbito estatal español para implantarlo.
    Bancas éticas: Replantearse el papel de los prestadores de capital

    Ya hemos visto que las entidades financieras tienen una gran responsabilidad para que exista la especulación masiva en los mercados financieros. Al parecer, no es en lo único en lo que tienen parte de responsabilidad.
    Antes os he dicho que me cuesta entender el mecanismo de la especulación. Hasta hace poco me ha costado entender el mecanismo de los bancos (y no hablemos ya del propio dinero). El dinero nació como herramienta que daba un valor a lo que hacíamos y a lo que teníamos. Si queremos un determinado bien, tenemos que entregar a cambio una cantidad de dinero que represente el esfuerzo que ha costado realizarlo. Si vamos a realizar un trabajo, debemos ser recompensados con una cantidad de dinero que simbolice el esfuerzo de nuestro trabajo.
    Bien. Pues las entidades financieras (bancos y cajas de ahorro) nacieron como prestadores profesionales del dinero. Acordaban con la gente que iban a guardar su dinero para poder prestárselo a aquellos que lo necesitan. Así, el dinero no está acumulado, y su circulación permite la realización de las actividades económicas. (A mi me ha costado mucho concluir este razonamiento. ¿Cómo nació el dinero? y ¿Para qué sirve? ¿Os lo habíais preguntado antes? Si véis que me he equivocado en algo, por favor, decídmelo. Entre todos nos ayudamos para conseguir una mejor información y generar conocimiento).
    Vale. Entendido lo anterior, lo lógico sería que los bancos y cajas prestaran el dinero para cosas útiles para la sociedad. Útiles en el sentido de que ayudan al bien común, a construir, y no a destruir, ¿no? 
    No sé qué pensáis, pero a mi no me parece nada constructivo que algunos bancos presten su dinero para financiar a empresas armamentísticas cuyos clientes, seguramente, acabarán usando esas armas. Y estas herramientas no tienen otro fin que el de matar. En conflictos bélicos, en institutos, en pueblos, en ciudades, en barrios, en el campo… Muchísimos escenarios posibles en los que utilizar una herramienta destructiva. No se me ocurre ninguna utilidad buena para las armas. Puede que los misiles nos puedan ser útiles para destruir un asteroide que se acerque a la tierra, pero no sé si los fabricantes de misiles están pensando en eso cuando lo construyen.
    Pues si los bancos tienen que prestar dinero para fines útiles, ¿por qué lo prestan para financiar asesinatos? Y no lo digo yo, visitad esta página web. Y esta también. Si esto es verdad, sería motivo para quitar mis ahorros de estas entidades. Puede que antes deba ir a preguntar a sus dirigentes y trabajadores sobre este asunto y contrastar esta información, a ver qué dicen. Por lo menos en sus anuncios de televisión no dicen nada de esto y tampoco he visto nada en sus páginas web.
    Sin embargo, no todos los bancos privados parecen ser así (visto lo visto no se les puede quitar el ojo a ninguno, aunque respetamos la presunción de inocencia). En los últimos años han surgido varias entidades financieras que dicen tener un compromiso ético y que sólo prestan dinero a empresas comprometidas con el medio ambiente y el bien común. Es la llamada banca ética, cuyo nombre genera controversia por dos motivos: El primero es que su nombre implica que la tradicional no es ética, y el segundo es que esta definición sea objeto de crítica dentro del movimiento, ya que es difícil ser objetivo. (fuente: bancaetica.es).
    Algunas de estas entidades financieras son Triodos Bank, de origen holandés y con vocación europea, cop57, y Fiare Banca Ética. En el siguiente documental podréis saber un poco más de ellas y de este movimiento de las finanzas éticas.
     

     
    No obstante, hay muchas voces (y volvemos a ATTAC) que, aún aprobando lo que hacen estas bancas éticas, van más allá y piden una banca pública. Toni Gabaldón, miembro de ATTAC España, me dijo que “Triodos Bank no es una banca democrática, aunque trabaje con principios éticos”. Además, me aseguró que este banco apoyó un proyecto de Repsol que se podría encuadrar en el llamado “capitalismo verde”: Acciones que hacen grandes empresas para limpiar su imagen ante la sociedad.
    Desde ATTAC piden una Banca Pública, una Banca Democrática como la que se está construyendo en Austria de la mano de Cristian Felber, de quien hablaremos más tarde. Se trata de que el servicio prestar dinero de quien más tiene a quien menos tiene o lo precisa para un proyecto se realice bajo el amparo de una institución pública. Aquí podéis leer la propuesta de ATTAC para la Banca Pública.
    La concepción de la economía desde el bien común y la solidaridad
     Las iniciativas del ITF, las bancas éticas y la banca pública son ejemplos de una concepción de la economía basada en valores de respeto al medio ambiente, la cooperación y la solidaridad. Concebir el sistema económico como la base sobre la que se tienen que desarrollar todos los aspectos de la vida. Entenderlo, no como una competición individualista, sino como una obra que se construye en conjunto.
    Puede que escuchar eso de la cooperación pueda sonar a un rollo jippie y buenrollista pero que no tiene aplicación en la realidad. Pero viendo estas iniciativas, vemos que no es imposible hacer justicia y cambiar el mundo, como diría el famoso caballero Don Quijote.
    Lo importante ahora es visualizar este tipo de iniciativas y empezar a practicarlas en nuestro pequeño jardín. En la provincia de Ciudad Real conozco a varios grupos de consumo y productores ecológicos que sí que están cambiando el mundo desde este pequeño lugar. Son iniciativas pequeñitas que parece que no tienen importancia pero que juntas construyen un sistema social, cultural y económico enfocado a conseguir el bien común. Estas iniciativas empiezan a surgir desde la necesidad, por eso en Europa ahora tienen más fuerza. Según algunas voces, en África y Latinoamérica llevan varias décadas construyendo iniciativas para el bien común, lidiando con las guerras y las desigualdades sociales.
    Cristian Felber es profesor universitario en Viena y uno de los impulsores de la Banca Democrática en Austria. También es el autor de La economía del bien común, un ensayo que trata de recopilar todas estas ideas y darles forma compacta. ATTAC está desarrollando un documental basado en esta idea del profesor Felber.
     
     

    ¿Qué te parecen todas estas iniciativas?
    ¿Crees que ahora podemos cambiar el mundo?
    ¿Conoces otras iniciativas que ayudan a construir el bien común, incluso fuera del ámbito económico?
    Gracias por compartir vuestras ideas y conocimientos en
    La cueva del río