“Para luchar contra el cambio climático debemos reducir, no sólo nuestro consumo energético, sino también nuestro consumo de carne”

Tras la conclusión de la cumbre del clima de Marrackech, todos los políticos que se reunieron para evitar el cambio climático regresan a la cotidianidad de sus países, en los que cada uno de los habitantes del planeta contribuye, de un modo u otro y en distintos grados de responsabilidad, a la destrucción o el cuidado de los ecosistemas. Julio Antonio Espadas, empresario del sector fotovoltaico al que representa desde la presidencia de la delegación castellano-manchega de la Unión Fotovoltaica Española, lucha contra el cambio climático desde el fomento de la energía solar mientras carga duramente contra las grandes empresas del sector, a las que responsabiliza de las consecuencias de la pobreza energética. No obstante, a pesar de todas las dificultades económicas y sociales, el empresario ciudadrealeño se muestra optimista y cree que la “imparable revolución energética”, junto a una cada vez mayor concienciación ciudadana, logrará desplazar a los combustibles fósiles en favor de las renovables, mientras la sociedad aprende a cuidar las zonas forestales del planeta y a reducir el consumo de carne con el fin de atajar los problemas de contaminación de la industria ganadera.
En esta entrevista, Julio Antonio Espadas analiza las relaciones políticas internacionales tras la COP 22, además de las políticas energéticas que se llevan a cabo en Europa, España y Castilla-La Mancha, además de reflexionar sobre cómo afrontar los retos para luchar contra el cambio climático.
Acaba de terminar la cumbre del clima de Marruecos, en la que se han aprobado nuevas resoluciones que se han añadido al acuerdo de París para avanzar en la lucha global contra el cambio climático. Sin embargo, ¿es suficiente lo que se aprueba en estas cumbres para frenar el calentamiento global?

En mi opinión, es un acuerdo histórico porque por primera vez la mayoría de los países se ponen de acuerdo en que el cambio climático existe y se establecen protocolos y acuerdos políticos para luchar contra él. En Marrakech se han dado los pasos para que esto sea una realidad. El problema es el nuevo presidente de Estados Unidos, que ha dicho que no va cumplir ninguno de los acuerdos que haya firmado su país, a pesar de que Estados Unidos y China se comprometieron a reducir sus emisiones.

¿Cómo afecta la victoria de Donald Trump a las relaciones internacionales sobre cambio climático?

Ha tenido un discurso muy crítico y favorable a poderes económicos como el petrolífero y el del gas, que son muy fuertes en Estados Unidos. Sin embargo, el cambio climático ya se ha convertido en un modelo de negocio rentable. Entonces, al igual que hay un lobbie en Estados Unidos que pretende mantener su estatus, ha surgido otro que es igual de rentable y que, además, preserva el medio ambiente y la salud de todos los ciudadanos de este planeta.

¿Lo que se hacía antes de Donald Trump repercutía en políticas que realmente lucharan contra el cambio climático?

El mundo avanza muy despacio y llegar a acuerdos entre todos los países es muy complicado. Pero es verdad que en los últimos años las energías renovables necesitaban recursos públicos para implantarse, pero ahora ya producen energía a un precio inferior que el petróleo o el gas y eso las ha convertido en energías mucho más rentables. Actualmente, el 90% de la energía que consumimos viene de fuentes fósiles. En España somos un país afortunado porque tenemos sol y viento. Si pudiéramos aprovecharlo seríamos un país más rico, con una energía más barata y con una industria capaz de crear empleo.

¿A día de hoy podemos desenchufarnos del petróleo y la energía nuclear?

Hoy por hoy no. Tenemos que establecer una hoja de ruta por la que acordar cómo nos vamos a descarbonizar y librarnos de fuentes de energía muy contaminantes o muy peligrosas. Con muy contaminantes me refiero a fuentes de energía que queman gas, carbón o petróleo. Y de muy peligrosas hablo de centrales nucleares en las que, como se comprobó en Fukushima, nunca son suficientes todas las medidas de seguridad para evitar desastres naturales que afecten a una central nuclear. Hoy no podemos desenchufarnos, pero sí podemos hacer un plan a 30 años para que la energía que se consuma en Europa, España y Castilla-La Mancha sea 100% renovable.

Una de las principales reivindicaciones del sector fotovoltaico es la derogación del conocido como “impuesto al sol” que aprobó el gobierno de Mariano Rajoy en su primer mandato. Sin embargo, PP y Ciudadanos firmaron en el acuerdo de investidura la derogación de esa tasas. ¿Tiene esperanza en que se cumpla ese acuerdo?

Tengo esperanza por tres motivos. El primero es que hay un acuerdo político para derogarlo firmado por 19 partidos políticos, de los cuales, 17 están en el Congreso. En segundo lugar, porque se está desarrollando un reglamento de energías renovables en la Unión Europea que será de obligado cumplimiento por los Estados miembros. En ese reglamento se prohibirá establecer barreras o impuestos a energías baratas y limpias como las energías renovables con el fin de seguir consumiendo energías contaminantes. Y en tercer lugar, porque es un clamor popular. Nadie en su sano juicio puede entender que te cobren un impuesto por producir energía para ti mismo y consumirla. Es lo mismo que te cobren por tender la ropa y no utilizar la secadora o tener tu tomatera en casa en lugar de ir al mercadona a comprar tomates. Ninguna normativa de autoconsumo en Europa es tan prohibitiva y retrógrada.

El impuesto al sol es una barbaridad que se han inventado en España para mantener los intereses de un oligopolio dominante.

¿Antes de esta reforma iba bien el sector fotovoltaico?

El sector ha pasado por tres etapas. En la inicial se plantearon subvenciones y ayudas para que pudiera desarrollarse. El problema fue de dimensionamiento político. Se sacó una normativa donde se incentivaba excesivamente y se creó una burbuja en la que se aprovecharon grandes constructoras y fondos de inversión de este país para desarrollar grandes proyectos. Luego 62.000 familias desarrollaron pequeños proyectos con pequeñas inversiones. Esa etapa se dio entre 2004 y 2008. Después vino una etapa de estabilización donde se reducían los precios de la fotovoltaica y se conseguía una energía más competitiva y más accesible para los consumidores y las industrias. Eso ocurrió entre 2009 y 2013, que es cuando se sacó la reforma eléctrica. Ahora estamos en una etapa en la que no hay competencia con las renovables porque son más baratas, más limpias, no necesitan ningún tipo de apoyo público, reducen nuestra dependencia energética, generan más impuestos y generan retroalimentación en las economías locales. No hay ningún motivo para legislar en contra de las energías renovables, y hay todos los motivos para plantear un cambio de paradigma energético y social para los próximos treinta años en España.

¿A qué se refieres con que las energías renovables no necesitan ningún tipo de subvención?

Si nosotros tenemos una vivienda en la que pagamos 15 céntimos de euro para cada vatio consumido de energía, cuando una familia pone un panel solar en su vivienda, haciendo esa pequeña inversión, el precio de la energía que consumirá será muy inferior, en torno a 5 ó 6 céntimos. Es el precio que tendría que pagar para amortizar la inversión que ha hecho por poner un panel solar en su casa.

¿Cuánto cuesta instalar una placa solar?

El problema es que esta normativa no distingue entre pequeño consumidor y gran consumidor. La administración pone las mismas normas a Endesa que a una persona que simplemente quiere colocar un panel o un módulo en su casa para ahorrar entre 120 y 140 euros todos los años. Entonces, lo más caro del precio no es la instalación, sino todos los trámites administrativos que hay que hacer para poder instalarlo. Desde que lo decides y haces el presupuesto hasta que te instalan la placa solar pasan cuatro meses, de los cuales, 3 meses y 29 días son para trámites administrativos y un sólo día para la instalación de la placa.

¿Con esta normativa tenemos que esperar tres meses?

Exacto. El impuesto al sol es una barbaridad que se han inventado en España para mantener los intereses de un oligopolio dominante.

¿Qué tramites hay que hacer para poder instalar una placa solar en una vivienda?

Estas barreras administrativas provocan que quien quiera instalar una placa solar en su casa tenga que solicitar un punto de conexión a la eléctrica, la licencia de obras al ayuntamiento, hacer un trámite autonómico para incluir esa instalación en un registro y otro estatal en el registro estatal de instalaciones de autoconsumo. Es muchísima burocracia, que encarece muchísimo el autoconsumo y que desincentiva muchísimo más el ahorro energético.

¿Cómo son las normativas en Europa?

En todos los países, excepto España, hay buenos ejemplos. En Alemania, que no tienen ni el sol ni el viento que disfrutamos aquí, tienen 3 millones de viviendas en las cuáles viven 9 millones de personas que utilizan el sol para producir el 30% o el 40% de la energía que consumen. ¡3 millones de viviendas! … En Bélgica, Noruega, Dinamarca, Holanda, Francia, Suecia, Italia, Austria, Eslovenia, Portugal… en ningún país se han aplicado impuestos para evitar o encarecer que la gente pueda ahorrarse dinero en energía.

En Portugal, que es nuestro vecino más cercano, ¿cómo son esos trámites?

En siete días puedes tener la instalación hecha y totalmente legalizada. En España es David (45 millones de personas) contra Goliat (5 empresas). Esta es la batalla que estamos librando porque España ha invertido mucho en energías renovables desde 2004 y 2009. Cuando decimos esto nos referimos a que todos los españoles hemos puesto dinero de nuestros impuestos para incentivar este tipo de energías. Y que ahora, que empiezan a ser más baratas tras la inversión que hemos hecho, no tiene ningún tipo de lógica que nos pongan barreras que nos impiden usar esa inversión.

El Gobierno de Castilla-La Mancha anunció, hace un año, que invertiría 5 millones de euros en autoconsumo y eficiencia energética. ¿Qué frutos ha dado esa inversión?

Desde Unef hemos tenido contacto directo con las administraciones públicas. Ha habido muy buen entendimiento . La orden de subvenciones no ha tenido toda la repercusión a nivel social y económica porque había pequeños defectos en la redacción de las subvenciones que no han permitido sacarle todo el jugo a esta inversión de la comunidad autónoma. Creemos que con los cambios que se van a realizar el año que viene las ayudas van a ser más efectivas y que, con menor importe del que se ha dispuesto este año, los resultados van a ser más patentes en eficiencia energética y energías renovables. Hacer medidas como el cambio del alumbrado con energía led permite a ayuntamientos y empresas ahorrarse un 70%, además que, si se pasan al autoconsumo, descubrirán que se ahorran mucho dinero en la factura de al luz.

Entiendo por lo que dice que, pese a los 5 millones de euros invertidos, el autoconsumo no ha llegado a implantarse del todo…

Las ayudas existen. Se han publicado y se han adjudicado a todas las empresas y particulares que han cumplido los requisitos. Se han ejecutado muchos proyectos en Castilla-La Mancha pero con una mejor redacción de las ayudas se puede llegar a más personas, más empresas y más administraciones públicas, de tal manera que fuesen muchas más personas las que se beneficiasen el próximo año.

¿Los requisitos son demasiado restrictivos?

Se subvenciona en exceso. El problema de estas subvenciones es que son muy elevadas. Es como la lotería. Al haber tanta gente interesada, si cumples los requisitos y eres el adjudicatario de esa subvención,  la inversión que tienes que realizar es muy pequeña. Pero hay mucha gente que no se puede beneficiar. Creemos que estas subvenciones tienen que tener un cariz más distributivo. Es decir, que la subvención sea menor y que, con la misma dotación económica, podamos llegar a un espectro más amplio de empresas y administraciones públicas. Además, no tenemos que olvidar que una subvención es un incentivo para hacer algo. Una subvención no puede cubrir una gran parte de un coste de inversión.

¿Estas subvenciones se aprueban para contrarrestar el impuesto al sol?

No. Estas subvenciones son para la eficiencia energética en materias de calefacción e iluminación y en energías renovables. Tenemos una minoría de instalaciones que se desconectan de la red con sus propias baterías y que no tienen que pagar ningún impuesto al sol y, luego, la mayoría, que son viviendas conectadas a un panel de una compañía eléctrica y que tienen que pagar ese impuesto. En ese sentido sí contrarresta porque si no fuera por estas subvenciones a muchos particulares no les merecería la pena poner esa instalación para obtener un ahorro en su factura de la luz.

Entonces, las subvenciones sí son necesarias…

En el momento actual, las subvenciones no son estrictamente necesarias porque las instalaciones de autoconsumo son rentables por sí mismas, aún con el impuesto al sol. Hay que distinguir una pequeña empresa, una mediana empresa y una gran empresa. El impuesto al sol ha hecho que el autoconsumo sea menos interesante para una pequeña empresa y para una gran empresa. Aún así, se siguen instalando y solicitando. El impuesto al sol sí provoca que no sea nada rentable para un pequeño particular, que necesita 10 años para amortizar esa inversión. Entonces, ¿las subvenciones son necesarias para que el autoconsumo sea rentable? Pues hay que hablar con propiedad. Para un particular, sí; para una pequeña empresa, no; y para una gran empresa, no. ¿Que es un incentivo para que empresas y particulares inviertan en él? Sí.

Un asunto que ha emprendido el Gobierno de Castilla-La Mancha y que también está muy relacionado con el sistema eléctrico es la segunda fase del Plan Regional contra la Pobreza Energética. En la primera fase se concedieron más de 6.000 ayudas de 150 euros que beneficiaron a cerca de 20.000 familias. Sin embargo, ¿son suficientes las ayudas de emergencia para luchar contra la pobreza energética, o hay que seguir otra estrategia?

Actualmente, creo que las empresas eléctricas están poniendo muchas más trabas para que se cumplan las normativas autonómicas contra la pobreza energética. El resultado de esas trabas que están poniendo es el trágico suceso de hace una semana. Es una vergüenza que en un país con una de las energías más caras de Europa donde 5 compañías controlan el sector eléctrico, que mueve decenas de millones de euros cada año, haya personas que no puedan pagar la factura de la luz para iluminarse o calentarse. Para que te hagas una idea de hasta dónde podríamos luchar con las energías renovables contra la pobreza energética, en Estados Unidos a los hogares que tienen unos ingresos muy bajos por los cuales no pueden pagar sus suministros, las administraciones no les pagan la factura, les pagan placas solares para que en sus viviendas tengan, al menos, un suministro mínimo de energía digno y razonable. Ese mismo ejemplo lo podríamos trasladar a nuestro país porque tenemos una gran suerte: Tenemos sol y tenemos viento. Entonces, hay que trabajar en tres vías. Primero, una normativa más dura con las compañías eléctricas para que no se permita que ningún hogar se quede sin energía en invierno. En segundo lugar, leyes, no sólo autonómicas, sino estatales, que determinen que todos los ciudadanos tienen derecho a luchar contra la pobreza energética en las mismas condiciones. Y tercero, no vayamos a darles peces, vamos a darle la caña. Es decir, ¿qué necesitan las viviendas que están en riesgo de exclusión? ¿Necesitan tres paneles para garantizarles un suministro mínimo de energía para poder vivir de una manera digna? Vamos a dárselos para que no tengamos que pagarles las facturas, sino que ellos mismos puedan empezar a tener energía y  gestionarla de una manera eficiente y razonable.

La energía nuclear va a desaparecer en España

Junto a la energía y problemas sociales tenemos dos ejemplos en Castilla-La Mancha. Por un lado el proyecto del ATC en Villar de Cañas y por otro el proyecto de minería de tierras raras. ¿Qué opina de la implantación de estos proyectos?

No soy un experto en procedimientos para la extracción de tierras raras y no sé los impactos sociales y medioambientales que tienen ese tipo de proyectos. De lo que estamos seguros es que tiene que haber un riguroso estudio medioambiental que determine si esos proyectos afectan o no al medio ambiente y a las personas y, en el supuesto de detectar que que hay una duda razonable de que eso pueda afectar al medio ambiente o a la salud de las personas, esos proyectos no deben ser desarrollados.

Si no se construye el ATC en Villar de Cañas, ¿qué haría usted con los residuos nucleares? Porque, independientemente de que se cierren o no las centrales, los residuos están ahí y algo hay que hacer con ellos.

En el caso del cementerio nuclear pienso lo mismo que con las tierras raras. Cada año, España paga a Francia millones de euros para que mantengan esos residuos nucleares en silos que, curiosamente están colocados muy cerca de la frontera con España, con lo que si hubiera algún tipo de accidente con esos residuos, la radiación llegaría a España. Pero si se construye un almacén nuclear, ya sea en Castilla-La Mancha o en cualquier otro territorio del país, lo primero que tiene que haber es un estudio totalmente sólido respecto a que se está eligiendo la mejor ubicación para construirlo y que se están tomando todas las medidas para evitar problemas en un futuro.

¿Tiene futuro la energía nuclear en España?

La energía nuclear va a desaparecer en España. Muchas organizaciones sociales, políticas y empresariales de este país estamos luchando para que el futuro de España sea sin energía nuclear. Hoy por hoy no es planteable, pero a quince años sí. Pero, aún así, en algún lugar tendremos que dejar esos residuos. Si podemos crear empleo y riqueza en España en lugar de en Francia es planteable, pero tiene que ser con un proyecto sólido y que asegure el menor riesgo posible, aunque sepamos que el riesgo nunca es cero.

Y, hablando de impacto ambiental, la energía solar tiene poco impacto en su uso, pero ¿y su fabricación? ¿de qué modo afecta al medio ambiente? ¿Qué materiales se necesitan? ¿Cómo se extraen?

Para fabricar placas solares tenemos unas tecnologías que, actualmente, son las más respetuosas con el medio ambiente. Pero eso no significa que sean las mejores y que no tengamos que pelear y seguir avanzando porque las tecnologías y paneles nuevos sean mejores. Actualmente son respetuosos porque se basan en tres elementos: El silicio, que es un material muy abundante en el mundo. No es un mineral que tengamos que extraer de zonas en guerra o zonas pobres del planeta. El segundo elemento que usamos es el aluminio, que es un material reciclable y el tercero son conexiones eléctricas: cobre. Es decir, para que nos hagamos una idea, el consumo energético que hace falta para fabricar un panel se recupera en los primeros nueve días que se pone en marcha. Además que el 100% de los elementos que se utilizan para fabricarlo son recuperables y reutilizables. Toda actividad humana tiene impacto, pero esta tiene un impacto reducido y controlado.

Cuando hablamos de emisiones de CO2², tenemos que hablar de tres patas: El sector energético, la deforestación y la ganadería intensiva

Para finalizar, retomando el desafío de luchar contra el cambio climático, ¿usted es optimista? ¿lograremos aplicar las medidas necesarias para luchar contra el cambio climático?

Soy moderadamente optimista. ¿Por qué? Creo que se está generando una conciencia social entorno a la salud del medio ambiente que, aun no queriendo sacrificar nuestro modelo de consumo totalmente, sí que mucha gente está dispuesta reducir su ritmo de consumo para ayudar al medio ambiente. En segundo lugar, hay una revolución energética que lo va a cambiar todo. Actualmente hay una tecnología que no se puede parar. Cuando apareció el petróleo se modificó todo el sector energético a nivel mundial, desplazando al carbón. Ahora, con las energías renovables pasa lo mismo. Son imparables porque son más modulares, más baratas, más limpias y pueden llevarse allá donde se necesitan. Estamos ante una tercera revolución industrial que es, entre otras, energética. Y es una revolución que va a cambiar nuestro nivel de consumo totalmente. De todas maneras, cuando hablamos de emisiones de CO2² tenemos que hablar de tres patas: El sector energético, en el que tenemos que sustituir los combustibles fósiles por las energías renovables, pero también que hablar de la deforestación ya que se están deforestando muchas áreas del mundo que son los pulmones del planeta para darles actividad económica y se está dejando de fijar mucho carbono en la tierra, que es lo que hacen los bosques. Y en tercer lugar está la ganadería intensiva que contamina muchísimo el entorno.

Entonces, ¿cómo hay que luchar contra el cambio climático?

Tenemos que trabajar en tres vías si queremos reducir el cambio climático. En primer lugar tenemos que sustituir el modelo actual de producir energía por otro mas eficiente y más renovable. ¿Se puede? Sí. ¿Existe la tecnología adecuada para hacerlo? Sí. ¿Existe una iniciativa popular que quiere hacer el cambio? Sí. Solo hace falta que países que no quieren abrir los ojos como España, lo hagan. El segundo asunto sobre el que tenemos que trabajar es la deforestación. Tenemos que unirnos todos los países de una forma decidida y firme para proteger las zonas forestales que tiene el mundo de tal manera que subvencionemos a los países que tienen esas zonas forestales para que las protejan, para que no deforesten los pulmones del mundo para realizar actividades económicas. Y en tercer lugar, cada ciudadano debe ser consciente de que tenemos que cambiar nuestro modelo de consumo de energía y nuestros hábitos alimenticios. Actualmente, tenemos un sector ganadero que es intensivo en emisiones de metano y CO². En Estados Unidos, más del 90% del terreno cultivado sirve para alimentar la ganadería. Es decir, no es para la alimentación humana, sino para la alimentación del sector ganadero. Entonces, como consumidores, ¿qué tenemos que hacer? Evidentemente, no vamos a dejar de comer ternera, yo no voy a hacerlo, pero sí que tenemos que reducir su consumo para sustituirlo por otro tipo de carnes y otro tipo de verduras y hacer un consumo más responsable y razonable.

Vamos, que no es una cosa que dependa sólo de los políticos que se reúnen una vez al año en las cumbres del clima…

Los políticos hacen lo que nosotros les decimos. Están realizando encuestas continuamente para ver cuál es la opinión general para legislar sobre ello. Y, a veces, se antepone la voluntad general sobre los intereses de grandes empresas que no quieren que esa voluntad popular se convierta en una realidad. Pero la fuerza de todo cambio reside en las personas, en el pueblo, en la gente. Y si estamos decididos a cambiar el país y cambiar el planeta, estoy convencido de que podremos hacerlo.

La Junta envía un informe desfavorable a Quantum Minería sobre el proyecto de tierras raras

El consejero de agricultura y medio ambiente, Francisco Martínez Arroyo, ha explicado en rueda de prensa que el Gobierno regional ha enviado a Quantum Minería un “documento de alcance” en el que se explican los factores ambientales que hacen “inviable” el proyecto de minería de Tierras Raras en el Campo de Montiel. Continuar leyendo “La Junta envía un informe desfavorable a Quantum Minería sobre el proyecto de tierras raras”

El informe de la Confederación Hidrográfica apunta que la espuma del Tajo se originó por aguas residuales de Toledo

El informe que ha elaborado la Confederación Hidrográfica del Tajo para determinar el origen de la espuma en el río concluye que la contaminación se produjo en la provincia de Toledo, contradiciendo la conclusión del informe de la Agencia del Agua que lo sitúa en el río Jarama, en Madrid. Según explica el informe de la Confederación, “la aparición de las espumas se produce a partir del azud de Safont, en Toledo, sin que existan evidencias de su existencia aguas arriba”. Continuar leyendo “El informe de la Confederación Hidrográfica apunta que la espuma del Tajo se originó por aguas residuales de Toledo”