Old Dixieland Band llena en el estreno de ‘Moustache’

“Hemos visto que la gente se animaba pero, aunque es algo muy bueno, también puede ser algo malo cuando llegas a un concierto y estás acostumbrado a esto y la gente no baila porque te preguntas que qué es lo que pasa, si no les está gustando”.

Estas palabras son de Diego Jiménez, uno de los músicos más activos de la escena local, conocido por su versatilidad musical a la hora de manejar distintos instrumentos y su constante colaboración con muchas y diversas bandas ciudadrealeñas. Una muestra de esa versatilidad es que a Diego, en distintos conciertos, se le puede escuchar usando las baquetas detrás de la batería de Viejo Den, o con su especialidad, el saxofón, tocando con Alejandro Cerro, María Molina, Funkytime, y muchos otros proyectos musicales más.

“Estamos acostumbrados a que esto sea así. Conciertos en los que la gente no se mueva nos ha pasado un par de veces, pero tiene que haber de todo” comenta el joven saxofonista, que ayer estuvo tocando en el Guridi con sus compañeros David Sánchez, Felipe Jiménez, y Sergio Orión. Los cuatro son los responsables del experimento musical Old Dixieland Band, y, a juzgar por la reacción del público que acudió ayer al Guridi a disfrutar de su música y de los conciertos que están dando por todas partes, parece que les ha salido bien el invento.

Sin nombreY no es para menos. No es normal que el público que apoya a los músicos locales de Ciudad Real se arranque a cantar y bailar con una banda local como ayer sucedió en el Guridí. “Siempre está la vergüenza de la gente”, dice Diego, aludiendo a la dificultad de romper el hielo con el público local, donde todos, músicos y espectadores, se conocen. Y quizá esa cercanía entre los que tocan y los que escuchan provoca esa dificultad para soltarse la melena y bailar y corear las canciones de los grupos locales.

“En este concierto he visto muchas caras conocidas, pero también muchas otras que no conocía y eso es muy bueno para nosotros porque significa que estás llegando a más gente, que estás ampliando tu círculo”, confiesa Jiménez, añadiendo que “normalmente la música local es muy cerrada y como mucho llegas a conocidos y amigos, pero poco a poco se abre el círculo y ves que gente que no son tus amigos vienen a verte y disfrutan y se lo pasan bien”.

Lo que sucedió en el concierto de Old Dixieland Band fue alentador y bastante atípico en la escena local. El Guridi tuvo una afluencia de público muy grande, y ese público se desquitó esa verguenza tradicional bailando y cantando las canciones que los “dixileros” pusieron en escena. Sin duda, gran parte de culpa la tuvo, no sólo la destreza de los músicos, sino un repertorio que, además de creaciones propias como ‘Yellowland’, traía consigo grandes clásicos como ‘When the saints go marching in’.

Fue un viaje musical alrededor del mundo que, partiendo de la New Orleans de los años 40 y, manteniendo ese aire fresco de jazz y swing, hizo pasar al público por Brasil, a través del ‘Tico-Tico’; por Rusia, con varias ‘Polkas’ o por La Mancha, haciendo un homenaje a esas tierras amarillas con esa creación propia que ya hemos mencionado y que sirve, además, de presentación de su nuevo disco.

“El disco ha tenido una aceptación bastante buena, se han vendido un montón” confiesa, cansado tras el concierto, Diego Jiménez, a pesar de estos éxitos, afirma que tienen los pies en la tierra ya que “la trayectoria del grupo se va haciendo sola” y no tienen una “ambición de estar de gira el año que viene” porque “el grupo nació de la improvisación, y así seguirá evolucionando”.

Una revisión de la escena musical de Ciudad Real

Aprovechando esta entrevista con Diego Jiménez y, teniendo en cuenta su amplio curriculum de colaboraciones con distintos grupos y bandas locales, aprovechamos para preguntarle por su opinión acerca del estado de la escena musical de Ciudad Real.

En su análisis, el saxofonista ve un lado positivo y otro negativo: “En Ciudad Real están pasando dos cosas, una buena y una mala. La mala es, a mi parecer, que hay menos bandas. Me acuerdo que cuando empezamos con Viejo Den que había dos o tres grupos en cada local, en los locales Santa María, y ahora hay locales vacíos, veo que hay menos grupos y es una pena”.

Pero la buena noticia, para Diego Jiménez, es que “los grupos que hay se están consolidando mucho”. Nos explica que cuando organizaron el Festival del Sáhara le dió esa sensación basada en que, por ejemplo, “Celtiberian es una banda que está saliendo por Europa y El Chico Amperio está creciendo mucho. Entonces, aunque hay menos bandas, lo bueno es que las que hay están creciendo mucho”.

Pero, aunque se alegra de que los veteranos estén mejor que nunca, a Jiménez le gustaría que “surgieran más bandas porque si no se pierde la base. Pero las dificultades económicas de siempre, de los bares, lo hacen difícil. Estamos viviendo otra época”.

Sobre este último debate, el de la concienciación del público y de los empresarios de que los músicos también son profesionales que deberían cobrar por su trabajo, Diego tiene claro que “hay que concienciar poco a poco a la gente de que hay que pagar”.

“Nosotros, por ejemplo, hemos puesto una entrada de cinco euros, que no nos parece ni mucho ni poco, ya que no queremos poner más porque preferimos que sea un poco barato y que venga más gente”. Pero, al margen del precio, Diego Jiménez explica que en Old Dixieland Band les gusta poner entrada “para que la gente sepa que esto también se paga, que los músicos vivimos de esto”. Y apunta que “hace unos años todos los conciertos eran gratis y creo que, a raíz de eso, estamos viviendo una época mala en la música y hay que enseñar a la gente que esto también se paga”.

El Brujas Festival de Daimiel cumple 10 años

Daimiel es un pueblo con una larga historia musical. Una historia personificada en muchos jóvenes que, durante décadas y décadas, reunían a sus amigos a los que les unía su amor por la música y sus ganas de pasarlo bien tocando con su propio grupo de rock en un garaje cualquiera para, después, mostrar los frutos de sus ensayos a la gente de su pueblo. Al menos, ese es el escenario que describe un disco, “Daimiel Sound City”, que resume 30 años de historia de la música pop y rock en la ciudad de las brujas.

Con ese corazón musical latiendo en el pueblo, se hacía necesario un espacio en el que toda esa comunidad musical pudiera dar rienda suelta a sus pretensiones artísticas. Ese gran espacio llegó en 2005, con la primera edición del Brujas Festival, un evento que cumple el próximo sábado 22 de agosto 10 años de historia y, con motivo de esta celebración, hablamos con uno de sus organizadores, Ángel Gómez (Fleky para los amigos), que cuenta cómo ha cumplido 10 años este festival.

“Las primeras ediciones las organizaba el Ayuntamiento”, recuerda Fleky, que explica que “los grupos querían tocar y el Ayuntamiento dió un medio para que los grupos pudieran hacerlo”. De esa manera, el Ayuntamiento de Daimiel organizó en 2005 el primer Brujas Festival y, partir de ahí, las personas que participaron en esa primera edición fueron el germen de la futura asociación Brujas Sound, que es la que ha organizado las siguientes ediciones.

Mover a la juventud y dar apoyo a los grupos locales

Ángel Gómez "Fleky", uno de los miembros de la Asociación Brujas Sound
Ángel Gómez “Fleky”, uno de los miembros de la Asociación Brujas Sound

En ocasiones, los jóvenes no encuentran alternativas de ocio interesantes fuera de las grandes ciudades, lo que obliga al desánimo o a la acción. En el caso de las personas que integran la Asociación Brujas Sound, el mayor objetivo que se plantean con el Festival es “que los grupos locales se den a conocer dentro del propio pueblo, que mucha gente tiene grupos y en el pueblo no lo saben”. Así, asegura el joven daimieleño, “movemos a la juventud y logramos que se den a conocer los grupos locales”.

“En el festival del año pasado hubo alrededor de 500 personas, 250 eran del pueblo, es decir, que también viene mucha gente de fuera”. Esos “foráneos”, además de venir de los pueblos de la provincia que componen esa comunidad de personas que se congregan en los conciertos de los conjuntos locales para apoyarles, como si de una familia se tratara, Fleky asegura que este Festival atrae también a público procedente de otras provincias, muchos atraídos por los conjuntos conocidos a nivel nacional que vienen a tocar al Brujas.

“Aquí en el Brujas Festival han llegado a venir varias bandas del País Vasco, de Cataluña, de Madrid… de toda España”, explica Fleky. Además, si bien es cierto que es un festival que se caracteriza por sonar a metal, en los últimos años han intentado “traer grupos de géneros variados para intentar llegar a más personas”, una fórmula que, según explica Fleky, les está funcionando.

“Este año van a tocar Los Chicos del Maíz (rap), Abulsed (death metal), Gomad and Monster (dos djs que mezclan música electrónica y metal) Syberia (progresivo) y Cobra (rock)”, como conjuntos nacionales. Sin embargo, y respondiendo a ese apoyo a la música local, en la edición del décimo aniversario “están los grupos locales Demasiado Daniel (rap) y Suny (Folk-Country)”.

Recomiendo a toda la gente venir porque es un precio asequible. Luego, aunque desconozcas los grupos, la gente que prueba el primer año repite al siguiente. Nos da un buen nombre. Hasta los grupos se divierten y nos mandan videos promocionando el X Brujas. Es un cachondeo, una fiesta”, asegura Ángel.

Las entradas se pueden adquirir online en la página web por 6 euros de forma anticipada. El precio asciende a 9 euros en taquilla. Además, en la página web del Brujas está toda la información sobre las bandas que actúan y la organización del festival: http://www.brujasfestival.com

Música en Tarancón

Escena musical en Tarancón en la actualidad
BwxwopqCIAA0s2J
En las últimas décadas, el panorama musical de la localidad de Tarancón ha ido in crescendo. La inquietud y la ambición de los taranconeros apasionados de la música han sido los principales factores que han conseguido que la situación musical actual de la ciudad sea motivo de orgullo para sus incansables músicos. Por supuesto, no se conforman con lo ya logrado. Hablamos, entre otras cosas, de un aumento del número de grupos locales, del nacimiento del festival Caño-On (el acontecimiento musical y cultural más importante que anualmente atrae a Tarancón a diversas bandas de distintos estilos y a numerosos visitantes ansiosos de buena música), del fin de semana del Carnaval de los Yeyés (otro destacado acontecimiento musical de gran impacto cultural y económico) y del notable incremento del interés musical de los habitantes, principalmente entre la gente joven.

Javi Collado, guitarrista y vocalista de los grupos locales The Coast Cats y Zas!! Candil, pinta de la siguiente manera la escena musical taranconera de hoy en día: “Es un momento bastante bueno porque está saliendo mucha gente joven con inquietud no solo a nivel musical, sino también a nivel cultural o de investigación”. Además, Javi destaca que, pese a que queda mucho por hacer, el movimiento musical de Tarancón seguirá desarrollándose: “Muchos grupos están tirando para adelante, con la inquietud de componer, de salir por ahí y grabar maquetas e historias. Estamos generando una cantera entre todos para que tenga vida la historia de la música de Tarancón”.

Por su parte, Jose Serrano es guitarrista de The Old Times, el único grupo joven que había cuatro años atrás. Jose coincide con el optimismo de Javi Collado en lo que al alza del movimiento musical se refiere. “Hoy en día hay bastante actividad musicalmente hablando y, últimamente, también en el ámbito del teatro”, señala. Asimismo, Jose califica como “brutal” el despliegue que ha experimentado el panorama musical de la localidad en los últimos  cuatro años.

Otra reconocida banda taranconera es La banda del Jaro. Rafa Moreno, el encargado de la guitarra, nos muestra su asombro cuando le preguntamos por el progreso del campo cultural y musical en “La Noble Ciudad”: “Puedo decir que estoy sorprendido por todo lo que se mueve en Tarancón. Soy de los más mayores de todos los que nos juntamos y hace veinte años había dos grupos. Ahora contamos con cinco grupos, escuela de música, gente dando clase de teatro… hay un montón de actividades culturales que, para tratarse de un pueblo pequeño, está super bien”. Rafa, incluso, se atreve a aventurar lo que el futuro le depara a la escena musical de Tarancón: “Yo creo que esto va a más porque se trata de que a la gente le gusta, le atrae y se inmiscuye. Cada vez vas viendo a más chavalillos de 15-16 años que salen con su guitarra y no paran, y siguen…”. Rafa concluye: “Para el pueblo del que hablamos, hay una escena cultural bastante buena”.

Ya hemos nombrado a The Old Times, The Coast Cats, La banda del Jaro y Zas!! Candil, pero el abanico de bandas originarias de Tarancón no acaba ahí. Knife Trick  es otro grupo local de extendida reputación. Todos ellos coinciden en señalar a El Abierto Bar como el templo de la música taranconera. El bar, por un lado, empuja a las bandas locales a darse a conocer acogiendo conciertos de las mismas y, por otro, trae a célebres bandas de fuera de Tarancón, organizando conciertos casi todos los sábados de gran variedad de estilos musicales.

Banda por banda

Ahora conocemos a los cinco grandes grupos nacidos en Tarancón, pero es conveniente profundizar un poco más en cada uno de ellos:

La banda del Jaro se decanta por el rock&Blues. Está compuesta por Rafa Moreno (guitarrista), José Luis ‘El Jaro’ Fernández (vocalista y batería), Mónica Álvarez (vocalista), José Javier Serrano (bajista) y Jorge Sánchez (guitarrista). Surgió en 2011, a raíz del festival Caño-On. El grupo mayoritariamente realiza versiones de rock clásico en inglés y español. Su repertorio oscila entre 60 y 70 canciones de versiones de rock clásico, rock’n’roll y blues. Anteriormente han formado parte de la banda ‘Sunny’ a la batería o ‘Toñín’ al bajo, pero el grupo se ha visto obligado a efectuar numerosas reformas por diversos motivos.

The Coast Cats toca diferentes estilos, entre los que se encuentran el funk, el rock&Blues, el swing o el rocksteady. Sus integrantes son Javier Collado (guitarra y voz), Emil Trinidad (batería), Jaime y Josal Paniagua (trombón bajo y alto, respectivamente), Samu de la Ossa (guitarra) y David Campos (bajo y coros). La banda surgió a partir de la fiesta del Carnaval de los Yeyés y tiene un enorme recorrido tocando versiones. Han publicado dos discos con sus particulares versiones de los temas más conocidos de los 60.

Knife Trick, anteriormente conocidos como Hardcoholikos, es un grupo centrado en hardcore (género derivado del punk) que anteriormente ya había hecho temas más orientados al rap-metal. Los miembros de la banda son Luis Miguel Abad (vocalista), Óscar Alarcón (guitarra rítmica), Javi García (guitarra solista), Raúl de Isidro (bajista) y Alberto Plaza (batería). Acaban de terminar de grabar su primer EP, Undisputed Freedom, y lo lanzarán en las próximas semanas.

The Old Times es una banda de rock alternativo. La forman Miguel ‘Colin’ Solera (guitarrista y vocalista), Daniel López (batería), José Javier Serrano (guitarrista solista y coros) y Roberto García (bajista). El grupo nació en 2011 y, entre sus influencias, encontramos a Seether, Staind, Queens of the Stone Age, Foo Fighters, Sum 41, Rise Against, Vetusta Morla o The Strokes. Dani fue la última incorporación al grupo, que anteriormente había sido un trío. Miguel le dejó la batería y se pasó a la rítmica. Pese a haber sido mayoritariamente una banda de covers, en la actualidad se encuentran componiendo los temas que formarán su primer EP.

Por último, Zas Candil es un proyecto derivado de The Coast Cats dedicado a la música folk. El grupo está formado por Javi Collado, Emil Trinidad, Samu de la Ossa, David Campos, José Alberto Paniagua, Jaime Paniagua, Lourdes Saiz, Cristina Domínguez y David Trinidad. Bebe directamente de las raíces y supone, además de un grupo, un proyecto de investigación en profundidad del folclore taranconero. El nombre proviene del grupo El Candil de Luis Rius, que supone una gran influencia y una importante base del folk local.

Relato de la historia reciente de la música en Tarancón

Bz_4hODIQAM3Yl-

El propósito del grupo Zas!! Candil (2012) es acercar el folclore popular a la gente de Tarancón. En principio, el grupo partió de canciones muy típicas de esta localidad conquense como “Mocita Aceitunera” o el “Tacón”, interpretadas en el grupo paralelo, Coast Cats, de actuaciones durante la fiesta de los años 60 (segundo fin de semana de carnaval).

Javier Collado fue el primero en tener contacto con la familia Rius -y la familia Lozano de la Pola-, donde destaca el ilustre taranconero Luis Rius Zunón, exiliado a Méjico tras la Guerra Civil. A partir de ahí, este se ha dedicado a recopilar información e investigar para difundir el folclore de Tarancón. Esta labor se complementa con la labor llevada a cabo por otros grupos. Por ejemplo, tenemos al Caño Gordo, con treinta años de antigüedad.

El nombre del grupo deriva del grupo data del disco que le regaló el hijo de Elisa Rius, hija de Luis Rius, de su grupo El Candil, que este creó en Méjico en los años 60. Utilizó canciones populares de tierra natal aunque incorporó letras y melodías de su cosecha propia. ¿Cuál era el objetivo? Incorporar el “aroma” manchego a las canciones desde el país norteamericano.

Los discos del artista llegaron a su localidad a finales de los 70, una vez fallecido, a través de la familia. Esto propició la creación del grupo folclórico más emblemático, el Caño Gordo que cuenta con cerca de siete lustros de historia. “Para los amantes del folclore del momento esos discos llegados de México fueron joyas, de ellos se sacaron las canciones que sonaban más folclóricas”, explicó en La Tribuna de Cuenca.

El nombre de este ya mítico grupo de música folclórica en Tarancón deriva del paraje la “Fuente del Caño”, situado en el casco antiguo. Sus dos fuentes surtieron de agua a Tarancón, pero su importancia como centro de reunión del pueblo. El grupo está compuesto por 52 personas: cuerpo de baile, músicos, cantantes e, incluso, el personal de atrezzo. Además, grupo también creó otra derivación para que los niños se pudiesen iniciar en el folclore, que cuenta actualmente con más de 30 componentes.

Pero los miembros del grupo Zas!! Candil no se ha quedado ahí. También han optado por rescatar canciones que nunca fueron versionadas en Tarancón como “La Nana del Pardal”. Pero este repertorio aumentará ya que la hija de Rius autorizó –el verano de 2014- que las canciones de su padre se pudiesen interpretar por el folclore de Tarancón. Su investigación y la contribución generosa de la familia Rius le permitirá divulgar material inédito.

El Caño, durante el Caño-On X
El Caño, durante el Caño-On X

Javier Collado no ha perdido nunca la oportunidad de aclarar que el objetivo de la divulgación de esta música es para “que cale en los jóvenes”, pero con la pretensión de que el estilo evolucione. Por ello, aboga por la divulgación del folclore “sin perder la esencia y respetando y apoyando el trabajo de otros grupos que llevan haciendo esto mucho tiempo”.

Por otra parte, también cabe señalar que el folclore de Tarancón es diferente al del resto de la región. Tiene piezas comunes, como las seguidillas, pero posee piezas únicas como “La puntita y el tacón”, danza que data de la época en que el municipio fue sede cortesana, con la reina María Cristina. Este folclore se caracteriza por su alegría, vistosidad y movilidad, además, de contar con letras que relatan la historia, costumbres, personajes o dichos del pueblo.

Vídeos con la colaboración de Cop-On TV .

En los círculos azules los distintos despieces.

Metodología

Caño-On y Barrios de Luna; Día OCLEM

 

 

994305_10151638422154755_2048644657_n 
Suele decirse en ciudades pequeñas como Tarancón, que rondan los 15.000 habitantes que “en este pueblo nunca pasa nada” o, “la ciudad está muerta”. Muchas veces, la apatía característica de estas frases consigue que muchos ciudadanos no acudan a los eventos culturales que se programan. Pero, en los últimos tiempos, estamos viendo cómo poco a poco se está desmoronando esa maldición a fuerza de luchar por crear y conservar la cultura de la ciudad.

En este sentido, Tarancón no es un pueblo del que pueda decirse que esté muerto a nivel cultural, Tarancón está más vivo que nunca. Un ejemplo de esto lo podemos encontrar dando una vuelta por sus calles. La Asociación Barrios de Luna, formada por decenas de personas, entre las que se encuentra Javier Collado, es una de las principales impulsoras de eventos sociales y culturales en la ciudad.

A nivel socio-cultural uno de los proyectos que llevan a cabo se llama ¿Qué pintas en la calle?, que realizan en colaboración de AMPAS de institutos de la localidad para buscar a adolescentes interesados en el graffiti y el dibujo mural. El objetivo es cambiar el gris reinante en la mayoría de las calles por un dibujo realizado por estos jóvenes. Son murales reflexivos, estéticos, de protesta… pero que sin duda apuestan por llenar de color las calles de Tarancón. Volviendo al ámbito musical encontramos otros proyectos como OCLEM y, el imprescindible para el municipio, Festival Caño-On.

El primero es un evento de cultura urbana impulsado por Barrios de Luna y Luis Miguel Abad, rapero y cantante de la banda de hardcore Knife Trick. Día OCLEM aúna conciertos, batallas de gallos, graffiti, baloncesto 3×3 e incluso breakdance. Esta primavera celebra su octava edición.

Caño On es un festival multicultural que este año celebra su undécima edición y sigue creciendo anualmente. Al principio se centraba en los conciertos pero poco a poco y a medido que han pasado los años se ha convertido en un festival para toda la familia. Antes el núcleo del festival era el Centro Escénico, donde ahora solo se dan los conciertos. Ahora es el Parque Ferial donde se vive la mayor parte del festival  Hay cuentacuentos, circo, actividades para los más pequeños y conciertos más en acústico. Todo el pueblo es parte del festival, desde los más pequeños hasta los más mayores y las actividades se reparten a lo largo de toda una semana en la que también hay un lugar para grupos locales y música tradicional.

Según Javi Collado : “el Caño-On está consiguiendo que mucha gente joven o desde edades más tempranas estén viendo un movimiento cultural e iniciativas diferentes. Durante el año no hay tanto movimiento, lo estamos cogiendo con muchas ganas para que haya movimiento en la gente joven.”

En esa semana se aprecia mucho más movimiento en la ciudad y los parques rebosan actividad cultural. En palabras de Rafael Moreno, guitarrista de La Banda del Jaro: “Ahora es un festival que mueve mogollón de gente. Viene gente de calidad y el pueblo ese fin de semana se transforma.”
Barrios de Luna se ve renovado año a año con nuevas incorporaciones y aún le queda mucho que organizar.

Fiesta de los años 60: los Ye-yes

Todos los años después del fin de semana de carnavales se celebra la fiesta de los años 60. La gente saca trajes de la época, se celebran desfiles y conciertos y la música pasa a reproducirse en vinilo en los mejores pubs.

La fiesta de los ye-yes tiene lustros de recorrido en Tarancón y atrae a gente de todos los lugares para disfrutar de una de las fiestas con más personalidad. Para los que más apoyan y disfrutan la fiesta un fin de semana es poco esfuerzo para una fiesta de este tipo: “Creo que es una fiesta interesante, pero sólo se le da coba un fin de semana y creo que la gente tendría que luchar por el vinilo y las bandas de esos estilos durante todo el año, pero bueno, también cada uno tiene la filosofía en sus locales y en sus estilos para hacerlo a su manera”, afirma Javi Collado.

Los grupos locales crean repertorios adaptados a la ocasión y en algunos casos supone un trabajo de investigación:  “A nosotros nos encanta porque se trata de recuperar canciones de hace mucho tiempo, investigar e ir desempolvando cosas nuevas. Claro, llevamos ya cuatro años dando conciertos, y ya no es siempre tocar lo clásico, como ‘La chica yeyé’ o ‘Si yo tuviera una escoba’, sino canciones más elaboradas, más buscadas, de todos los estilos.” nos contaba Rafa Moreno, guitarrista de La Banda del Jaro.

Al principio solo se celebraba el sábado por la noche, pero en la actualidad las actividades dan el pistoletazo de salida el viernes por la noche y duran todo el fin de semana. Por la mañana, se celebra un mercadillo en el que se pueden comprar pelucas, gafas y toda clase de complementos para vestirse a la moda de los años 60. Pero la verdadera fiesta empieza por la noche, con un desfile de coches y motos antiguas. Tras el desfile, un autobús que tiene un equipo de música que reproduce canciones míticas como Eva María se fue buscando el sol en la playa, recorre las calles de Tarancón seguido de todos los taranconeros que bailan y cantan estas canciones acompañando a este autobús musical.

El Abierto, el The Cavern de Tarancón

Abierto Bar y conciertos

Si Liverpool tenía a The Cavern como templo de la música, entre la escena musical alternativa de Tarancón se podría afirmar que El Abierto es ese bar de referencia para tocar y escuchar música en directo en Tarancón.  El Abierto es un punto de encuentro de los amantes de la música de esta localidad que ha visto en su escenario a artistas como Tonky de la Peña, Marcos Coll, La Raíz, María Rozalén, o Grison Beatbox, entre muchos otros. Son cientos los conciertos que se han dado cita en este bar, que hace las veces de sala de conciertos de referencia en Tarancón.

Como afirma Rafael Moreno, de la Banda del Jaro: “El Abierto se podría decir ahora mismo que es como el templo de aquí. Es el único bar que de ese tipo. La gente que se mueve en Tarancón y que le gusta ese tipo de música, que haya un bar de ese tipo, con conciertos casi todos los sábados de todos los tipos y estilos, y que eso siga funcionando me parece fenomenal. La lástima es que no haya más Abiertos.”

Javi Collado es la persona que regenta este bar con su hermano Alfredo durante más de 8 años. Cuando habla de la historia de este lugar de encuentro para los melómanos de Tarancón habla “de momentos más álgidos y otros más duros”. El Abierto, tal y como nos cuenta Collado, ha tenido épocas en las que se traían “bandas más llamativas para la gente”, pero ahora están en una etapa en la que se trae a “bandas que realmente nos gusten y, sobre todo, ver cosas diferentes”. Un proceso “más creativo”, explica Collado.

“Hubo un Abierto en otro lugar en el que estuvimos durante 7 u 8 años donde sobre todo se movía el tema musical pero más en plan pinchadas”. Javi Collado nos cuenta que en aquella época “no había Internet y toda la música que comprabas la compartías con otros”. Pero, volviendo a la esencia de este bar, que además de las pinchadas que ya había en el viejo “Abierto Hasta el Amanecer” impulsa la música en directo, Javi Collado reivindica que en  El Abierto “los grupos que vienen de fuera están encantados y el bar es un sitio de referencia a nivel nacional, sobre todo en la zona centro, y, con los pocos recursos que tenemos vienen ‘bandazas’. Por supuesto, no todo es de color de rosa, ya que “aunque es complicado también porque a veces palmas pasta”. Pero, como él mismo dice, “es lo de siempre”, y muchas veces este tipo de dificultades “es lo que te hace luchar por la música un poco en condiciones y que puedan venir grupos a Tarancón y disfrutarlos la gente que realmente nos gusta”.
Abierto Bar aúna todo tipo de estilos y sigue la filosofía de Caño-On, música de todos los géneros de tercio independiente, sin prejuicios. “Cada fin de semana tienes en El Abierto un estilo distinto para ir a ver, y eso para músicos como yo, que tocamos en distintas agrupaciones y necesitamos influencias de un poco de todo, viene muy bien.” afirma Jose Javier Serrano, guitarrista de The Old Times.